QUE ENTRE LOS INSULTADOS TE VEAS…!!!

QUE ENTRE LOS INSULTADOS TE VEAS…!!!

A muchos de mis lectores (y lectoras), no les gusta que yo insulte a los sátrapas que destruyeron o ayudaron a destruir a Venezuela. Se molestan mucho: ¡muchísimo!

Por ejemplo… ahí tienen a Ratonski. Muchos, todavía, se molestan cuando insulto a Ratonski. Por cierto, Uds. no lo saben, pero Ratonski signfica “rata roja” en polaco. ¿Qué tal?

Ratonski apareció ayer denunciando ante el mundo la anulación, por parte de la ANC, de ese garabato que se llamaba Asamblea Nacional Bolivariana… el “Departamento de Asuntos sin Importancias de Venezuela”. ¡Estaba fúrico!

Pero jamás aceptó Ratonski, que en su nombre se firmó la DESCARADA “Acta de la Traición”, donde se aceptó que más de un millón y medio de “electores fantasmas” (inexistentes) en el padrón electoral, no afectaría – negativamente – los resultados de las elecciones en Venezuela. Aquella acta se firmó en septiembre de 2012, a instancias de Guanabacoa. Muchos venezolanos, todavía hoy, no la conocen.

https://www.youtube.com/watch?v=dlt5Nc5vDGk

https://www.youtube.com/watch?v=njoNSoXKayc

www.archivosemanal.com/miedo

Desde el año 2007 que recibimos un informe de la CIA, comenzamos a denunciar que Ratonski sería el candidato bufo frente a Chávez, en la farsa programada para 2012, CINCO AÑOS DESPUÉS…!!! Ahí están todas mis publicaciones, entre videos y artículos fechados entonces:

http://www.archivosemanal.com/cia

Ratonski sabía que Chávez había perdido… pero él, Ratonski, se apresuró a aceptar que aquella farsa electoral de 2012 fue limpia como un silbido… más limpia que el talón de una lavandera: ¡HDLGP!

Ratonski, además, sabía que el infeliz de Maduro había perdido en la farsa electoral de 2013, cuando ya los Castro le habían modificado la salud al hoy-Comandante Galáctico. Ratonski pataleó un ratico… y “se dejó deso”.

Ratonski sabe, PERFECTAMENTE BIEN, que en el fulano “Plebiscito de Papel Cebolla”, participaron mucho más que esos 7.6 millones que aceptaron sus organizadores: ¡pero no dijo absolutamente nada!

Ahora Ratonski denuncia al mundo la eliminación, ayer, de la Asamblea Nacional Bolivariana: ¡y muchos de mis lectores (y lectoras) se horrorizan cuando lo insulto!

Ahí tienen el caso de “Cara e’vieja”, el socotroco de Henry Ramos Allup, cuñado de DOS “bolichicos” y yerno de un sinvergüenza que se cansó de hacer negocios con el régimen de los Castro en Venezuela. Muchos de mis lectores se horrorizan cuando insulto a “Cara e’vieja”. ¡Es un mundo distorsionado!

Por ahí me salió ayer la tía de otro “bolichico”, horrorizada con mis insultos: ¡fin de mundo! Dios me libre meterme con su sobrino, porque – según ella – perdería credibilidad. Habría que recordarle que los locos NO TENEMOS CREDIBILIDAD… así seamos respetuosos.

Lo que yo no me puedo explicar, por más que me esfuerze, es cómo puede haber tantos y tantos y tantos venezolanos (y venezolanas) con “síndrome de Estocolmo”. ¿O serán que todos son culpables de conchupancia en mayor o menor grado?

Ahí tenemos, por ejemplo, los negocios que pululan en Miami, donde se envía mercancía a Venezuela bajo el sistema “puerta-a-puerta”. ¡Eso es un chanchullo conchupante! Todos los días nace un nuevo negocio de este ramo… y se anuncian, descaradamente, en las vallas a lo largo de las autopistas.

Cuando uno manda algo por esa vía, NO PAGA IMPUESTO… no pasa por las manos de los inspectores aduanales venezolanos ni de la Guardia Nacional. Llega – con vaselina – al destino, sin pasar por “home”. ¿Cómo es posible tal maravilla? ¡Porque es un negocio del régimen! Luego se quejan cuando encuentran en El Imperio Mesmo una mansión perteneciente a un enchufado. ¡Parecen locos!

Cuando uno manda un paquete “puerta-a-puerta” a Venezuela, además de pagar cuatro veces más, está fomentando la corrupción y enriqueciendo a aquellos que están matando a tantos muchachos en Venezuela. ¡Así de sencilla es la vaina! Pero eso no es malo. Malo son mis insultos.

Son tan arrechos los venezolanos… y las venezolanas, que me critican arropados en la bandera vene-cubana de OCHO ESTRELLAS. ¿Qué tal? OJO: ¡y eso se ve en esto que ellos llaman “comunidad internacional”! Aquí en el exterior, la gente ve cómo los venezolanos gritan por estar oprimidos por los Castro… pero aceptan participar en las farsas electorales montadas por ellos desde Guanabacoa. ¿Cuál es el mensaje que se recibe? ¡Vaya Ud. a saber!

Invito a mis lectores (y a mis lectoras) a que me envíen una lista de todos aquellos sátrapas a quienes he insultado a lo largo y ancho de mi “apostolado literario”; lista que publicaré en este muro. Vamos a ver quién mereció o no esos insultos… y si es de rectificar: ¡rectifico!

Miami 19 de agosto de 2017

Robert Alonso

En la conferencia de Miami (2013), Henrique Capriles, no solamente se negò a aclarar la firma…
YOUTUBE.COM

¿TIEMPOS DE DISFORIA?

¿TIEMPOS DE DISFORIA?

Los bipolares se alternan entre la “euforia” y la “disforia”. Cuando están “de buenas”, están atravesando por la etapa de la euforia. Cuando están “de malas”, se internan en la disforia.

A Venezuela le diagnostiqué el trastorno de la bipolaridad. Unas veces bañada de euforia y otras: sumida en lo peor de las disforias. Así se lo hice saber al socotroco de Bayly, pero él lo agarró por el lado festinado y jocoso… con la única intención de descalificarme, por supuesto.

https://www.youtube.com/watch?v=rB1Yj7FArnk&t=20s

A Jaime, quien se auto-calificó de bipolar… le advertí que de la manera en que los valientes, heroicos y suicidas muchachos enfrentaban al castro-estalinismo internacional, no lograrían liberar a la pobre y abandonada Venezuela. Le aseguré, además, que no se podía contar con una “implosión militar”, porque el pueblo, mayoritariamente, no estaba respondiendo a la lucha. Solamente unos cuantos muchachos, entre millones de jóvenes, se alborotaron y más de un centenar pagó con su vida el estéril e improductivo intento libertario.

Para la próxima euforia, si siguen haciendo lo mismo que en los años 2014 y 2017, seguirán muriendo jóvenes y el castro-estalinismo será abonado con la sangre de los muertos, porque con cada muerte, se fortalece el régimen de los Castro en Venezuela, ya que se debilita la moral del pueblo opositor al mermar los ánimos de lucha. Eso, también, se lo señalé a Jaime, quien colaboraba – ad honorem – con los Castro, mostrando las fotos de los muchachos caídos, generando así mayor depresión colectiva en un pueblo cuya moral había que elevarla: ¡no deprimirla!

La publicación de los muertos, le señalé a Jaime durante los comerciales, es mortal para mantener en alto la moral de lucha, condimento imprescindible para liberar a los pueblos oprimidos y subyugados bajo una tiranía, en especial una tiranía del grado tan amoral y genocida como el castro-estalinismo internacional. Le recordé a Bayly, durante los comerciales, que él, en su programa, no podría mostrar fotos y/o videos de los soldados norteamericanos que a diario mueren en Afganistán y en Irak, porque está TOTALMENTE PROHIBIDO por la censura de guerra del gobierno norteamericano. De publicar una sola foto de un solo soldado norteamericano caído en batalla, cerrarían la televisora de la cual come ese “periodista” peruano.

El venezolano, en su inmensa mayoría, no aguanta “dos pediditas” para pararse en una cola y votar. Los Castro le descubrieron la maña a los venezolanos: ¡y les dieron por la vena del gusto!

La sublevación de más de 100 días en esta vuelta, fue aplacada, en un principio… gracias al garabato del fulano “plebiscito de papel cebolla”, cocinado en Guanabacoa y promovido por “los mudos” perteneciente a La MUD: la quinta columna del régimen de los Castro en Venezuela. Millones y millones y millones (¡más de 10 millones… aunque “los mudos” aseguren que no llegaron a los 8) mordieron el cordobán y salieron a votar alegremente en dirección de los “cinco” puntos cardinales… y a lo largo y ancho de los “seis” continentes (aunque Paquito diga que son más). Los Castro los estaban esperando en la bajadita, rematando con lo que más les gusta a los venezolanos: ¡un proceso electoral para escoger a los fulanos alcaldes y gobernadores de cartón!

¡A votar, que llegó Tio Rico!

Miami 16 de agosto de 2017

Robert Alonso

No automatic alt text available.

No aprendemos …LICENCIA DE OPOSITOR

LICENCIA DE OPOSITOR

Muchos lectores me han preguntado cómo hago yo para “pegarla” tanto con mis “vaticinios”. Cómo es posible que jamás me equivoque. Muchos, incluso, me han preguntado cuál es mi secreto para poner la bala en donde pongo el ojo, en materia de la realidad venezolana.

La respuesta es tremendamente sencilla. No hace falta esforzarse mucho para “pegarla”. No hace falta emplear más allá de las cuatros neuronas reglamentarias con las que Dios nos mandó al mundo. Les voy a decir cuál es mi “gran secreto”.

El primer factor a observar, para JAMÁS EQUIVOCARSE con respecto a la realidad venezolana, es partir del principio que Venezuela está ocupada por los Castro y bajo la total y absoluta disciplina del castro-estalinismo internacional. Si no se parte de esa realidad, estamos más pelado que la rodilla de un chivo viejo.

Es más… yo diría que ese primer factor abarca el 90% de mi secreto. Muchos dicen que en Venezuela mandan los Castro, pero lo dicen de la boca para afuera. El que alegue tal cosa (lo cual es totalmente cierta) y pretenda liberar a Venezuela del castro-estalinismo internacional por la vía del voto… firmando o lanzando peñones detrás de un escudo de latón, tiene el perol en Catia y está meando para Petare; tiene la bacinilla en Hialeah y está meando para Kendall.

Hay que ser consecuente con lo que se asegura. Si estamos seguros de que en Venezuela mandan los Castro, entonces no podemos dar saltos marométricos a la primera de cambio. O es chicha… o es limonada. O es magnesio o gimnasia… molusco o crustáceo. Pero no pueden estar mezclando peras con manzanas, porque la liga no cuadra.

Bien. El primer factor es el más importante: aceptar, sin vueltas de carnera, que Venezuela está bajo la total y absoluta disciplina castro-estalinista. Si observan ese primer factor, difícilmente se van a equivocar… aunque yo me equivoqué una sola vez… la vez que creía estar equivocado: ¡y no lo estaba!

El segundo factor es un tanto más difícil. Se trata de CONOCER los vericuetos del castro-estalinismo internacional. Para lograr ese punto, bueno sería comenzar por caletrearse el “Manual del Castro-Estalinismo Internacional”, escrito por Don Cojones de la Mancha, cuyo Artículo No. 1 reza: “…vuélenle la cabeza, ya mismo, al primero que, dentro de unos 20 años, pudiera convertirse en un peligro para la revolución”.

Muchos, muchísimos lectores me han criticado, porque yo ataco a todo el mundo… a todos los fulanos líderes que se hacen pasar por opositores. Al principio de mis ataques, recibo el palo parejo, pero con el pasar del tiempo, muchos comienzan a reaccionar y a aceptar que no estaba pelado. Un ejemplo de eso fue cuando, en el año 2007, comencé a denunciar al Dr. Herman Escarrá. Cinco años después, todos los venezolanos despertaron y se dieron cuenta de la clase de HDLGP que era ese personaje.

El castro-estalinismo no perdona… no es permisivo en lo más mínimo. Partiendo de ese “principio”, debemos entender que todos aquellos líderes de la oposición, son – en realidad – unos muñequitos de goma… unos caballitos de Troya: ¡unos cipayos!

Ajá… entonces: ¿cómo se explica la persecución a todos esos alcaldes “opositores” que están cayendo desde hace unos días como postalitas?

La explicación la encontrarán, con lujo de detalles, en el video que les publico a continuación, donde el Comandante Marlon Gutiérrez (jefe político de la Contra nicaragüense) habla de la “licencia de opositor”. Lo que está sucediendo por estos días en Venezuela, no es más que una de las tantas etapas por las que los regímenes castro-estalinistas transitan. Al final no quedará de pie ni el gato viudo. Cuando caduquen todas las licencias de opositor de esos torombolos de la falsa oposición y se vengan a dar cuenta, estarán más engarzados que bagre en chinchorro.

Como diría mi fallecida abuela Carmelina, QEPD: “¡así paga el diablo a quienes le sirven…!”

Miami 8 de agosto de 2017

Robert Alonso

.@RobAlonso RECORDANDO VIEJOS ESCRITOS…

RECORDANDO VIEJOS ESCRITOS…

Comment les Démocraties Finissent

El problema no es criticar por criticar. Nuestro ánimo es aportar la crítica constructiva donde entendemos se comete un importante error. Por ejemplo, ante nuestras propias narices está naciendo una corriente tan absurda como aquella en la cual nos quiere encasillar – uniformemente — la mayoría de nuestros políticos tradicionales. Ante lo peligroso e inconveniente de empeñarse obstinadamente en la teoría que asegura que aquí va a haber referendo revocatorio limpio y transparente, está floreciendo una corriente — radicalmente opuesta — la cual nos invita a convertirnos en soldados de infantería y con nuestras escopetas, chopos y machetes, salir a enfrentar a las Fuerzas Armadas entregadas al cartel extranjero que desde Cuba maneja Castro. ¡Ojalá pudiéramos!

Por ahí me salió un lector comparándome a Jean-Francois Revel, quien hizo de la crítica universal su deporte. Revel escribió “Italianos al Desnudo”, donde señalaba que los italianos jamás han ocupado un lugar prominente en sexualidad ni en cocina. Su obra “En France” (“En Francia”), indignó a los franceses al demostrarles su chovinista desconocimiento del resto del mundo. Para ponerle la tapa al pomo, en su libro “Ni Marx ni Jesús” provocó la irritación de los intelectuales izquierdistas de todo el mundo al proclamar que la única sociedad verdaderamente revolucionaria en la última parte del siglo XX no era la Unión Soviética, ni China, ni Cuba, ni Kampuchea… sino Estados Unidos.

Pero lejos de molestarme con la absurda comparación, el amigo lector lo que hizo fue elevarme el ego, pues Jean-Francois Revel fue un importante profesor de filosofía convertido en periodista, ex editorialista y director del prestigioso semanario L’Express, y además de hacer muchas travesuras literarias que le ayudaron a cosechar cualquier cantidad de enfurecidos críticos a lo largo y ancho del mundo intelectual (y no tan intelectual), escribió también un aleccionador y escalofriante libro titulado “Comment les Démocraties Finissent” (“Cómo Mueren Las Democracias”), una obra espectacular que si le cambiamos algunos eventos, países y protagonistas por otros, la pudiéramos reeditar para que encaje en la enajenada realidad de la Venezuela de hoy.

En una oportunidad el amigo Revel montó en cólera ante la apreciación generalizada de muchos “kremlinólogos” occidentales quienes aseguraban — solemnemente — que el entonces recién llegado al poder en la Unión Soviética, Yuri Andropov, era un hombre muy civilizado porque leía novelas norteamericanas y bebía güisqui escocés, por lo tanto estaba a punto de liberizar el sistema soviético. Revel recordaba entonces que a la muerte de Lenin, en 1924, los analistas políticos del occidente felicitaban al mundo porque el poder soviético quedaba en manos de un “pragmatista moderado”: ¡José Stalin!

La obra de Revel, “Comment les Démocraties Finissent” está llena de impresionantes ALERTAS. Tal vez en eso nos parecemos un poco… digo yo, modestia muy aparte. En su libro Revel decía que nada asegura que la democracia pudiera ser eterna, sobre todo si ella persiste en negarse a prestar atención a las lecciones de la historia y – sobre todo – si se continuaba confundiendo DESEOS con REALIDADES. No pongo en duda hoy que todos nosotros DESEEMOS participar en un referendo revocatorio que saque del poder al Sr. Chávez para poder hacerlo preso, enviarlo a La Haya, condenarlo por crímenes de lesa humanidad y guardarlo para siempre al lado del Sr. Milosevic, su colega en desmanes. Pero, ¿es una aspiración basada en la realidad?

Acepto absolutamente el sentimiento de rabia e impotencia de la gran mayoría de los venezolanos ante la agresión y humillación producida por una “potencia” extranjera de pacotilla que produce en nosotros el deseo de querer salir a las calles – hoy mismo – con un revolver en la mano a enfrentarnos a las tanquetas artilladas con cañones de 60mm. Pero, ¿podría cristalizarse ese sueño en una aceptable y factible realidad?

Revel advertía que por una combinación de ceguera y timidez, las democracias habían dejado — desde la Revolución rusa — que las dictaduras comunistas dispusieran todas las jugadas y fijaran la mayoría de las reglas en los asuntos internacionales. Vemos en Venezuela cómo el régimen CASTRO-COMUNISTA de los señores Chávez y Castro, dicta las pautas y fija las reglas en los asuntos políticos domésticos, al tiempo en que intenta y sueña con hacer lo propio más allá de las fronteras cubanas y venezolanas.

El Sr. Jimmy Carter se “cogió los dedos” con Leonid Brezhnev, a quien consideraba un pragmático amante de la paz y quedó dolorosamente sorprendido cuando ocupó Afganistán. El Presidente Carter hubiera DESEADO otra cosa muy diferente en torno a los acontecimientos que cambiaron al mundo; confundió DESEOS con REALIDADES. Tal vez no se hubiera llevado tal sorpresa, opinaba Revel, si hubiera recordado – por ejemplo – cómo en 1921 los soviéticos extinguieron la libertad de la joven república de Georgia en el Cáucaso, donde en una previa elección democrática los bolcheviques habían obtenido sólo 24,513 votos de un total de casi 900.000 emitidos. El Ejército Rojo, respondiendo a lo que llamó “los deseos de los georgianos”, invadió el país, ahogó en sangre la resistencia y anexó el territorio a la Unión Soviética. Algo muy similar sucedió en 1940 con las repúblicas bálticas… y todos estos desmanes se hicieron ante los ojos de la Liga de Las Naciones, representantes – entonces – de lo que hoy conocemos como la “comunidad internacional”.

Decía Revel que como las democracias habían desistido de desafiar a los soviéticos por haber invadido territorios, los comunistas de todas partes llegaron a considerar que cualquier cosa en el mundo no comunista era caza no vedada. Entre las reglas que según Revel los países democráticos aceptaban en mayor o menor grado, estaba aquella en la que los comunistas escogían el lugar y el momento de la confrontación, lo que les daba inmensas ventajas tácticas. Vemos en Venezuela cómo el Sr. Chávez nos prepara cada domingo – en su programa “Aló Presidente” – la agenda de la semana por venir, escogiendo el tema de discusión, entretenimiento y “guaraleo”, mientras nos mete cubanos del Batallón II de Infantería y envía jóvenes venezolanos a Cuba para ser entrenados en las técnicas de las “Brigadas de Acción Rápidas”, inteligencia, contra-inteligencia, tácticas de confrontación y defensa urbana, etc.

Decía Revel que Lenin, en una discusión un tanto agria con su canciller Chicherin, en 1922, le recordó que el Partido empleaba el pacifismo para desintegrar al enemigo, a la burguesía. Revel señalaba que nada era más grotesco que el repetido anhelo de los estadistas occidentales por creer a los dirigentes soviéticos cuando estos afirmaban estar ansiosos por lograr la paz, sin embargo, antes de comenzar cualquier negociación, se aseguraban siempre de pedirnos concesiones por delante — sin mencionar en absoluto las del lado comunista – para convencerlos de nuestra buena fe. Franklin Roosevelt cayó por inocente en las trampas de Stalin cuando en Yalta le dio al soviético lo que éste le pidió, con la infundada esperanza de que Stalin le daría algo a cambio. Ya vimos el papelazo en el cual culminó la llamada y costosísima “Mesa de Negociaciones” presidida por el Sr. César Gaviria y vemos hoy al Diputado Maduro hablar de paz como si se hubiese convertido, en la tarde de ayer, al evangelismo.

No obstante todas estas advertencias, aseguraba Revel que no había una necesidad objetiva de que las democracias mueran, puesto que éstas ofrecen a sus ciudadanos más comida, comodidades y oportunidades de realización personal que cualquier otro sistema de gobierno en la historia. Sentenció Revel – cual profecía – que aún con todos esos baches de ignorancia y errores, un sistema tan superior como la democracia prevalecería – al final — sobre el comunista… y fue así, salvo en países tan cavernícolas como Cuba y Corea.

Pero concluyo al igual que Revel. Si los venezolanos insistimos en malentender al CASTRO-COMUNISMO y negarle sus apetencias de imperialismo rojo… y dejamos que el bando contrario fije las reglas; seguimos soñando con pajaritos preñados, creyendo que con utópicos métodos electorales vamos a sacudirnos de este monstruo de diez mil cabezas o lo podemos hacer – fuera de “LA GUARIMBA” — con un chopo en la mano y cuatro perdigones calibre 16, nos estaremos colocando en la misma posición de los atenienses en el siglo IV a. de C.

Demóstenes, el gran orador, advertía constantemente a sus conciudadanos que el poderoso vecino de Atenas, Filipo II de Macedonia, no había creado un ejército formidable con fines netamente pacíficos. Les decía Demóstenes que la vigilancia eterna era el precio de su libertad.

Los atenienses de entonces escuchaban con cortesía, pero al cabo de pocos años se aburrieron de Demóstenes y de sus insistentes advertencias de ALERTAS sobre Filipo II. Era más cómodo creer en otros oradores – algunos de ellos pagados por el propio Filipo II y otros verdaderamente sinceros – que decían que el rey de Macedonia buscaba la paz universal… y lo siguieron creyendo hasta que Filipo II y su formidable ejército invadieron Atenas en el año 338 a. de C. Los atenienses no recobrarían la libertad sino 2170 años después.

Caracas, 19 de junio de 2003
Robert Alonso

El problema no es criticar por criticar. Nuestro ánimo es aportar la crítica constructiva donde entendemos se comete un importante error. Por ejemplo, ante nuestras propias narices está naciendo una corriente tan absurda como aquella…
INFOMEDIGLESIAS.BLOGSPOT.COM

.@RobAlonso “EL GUARALEO INTERNACIONAL”

“EL GUARALEO INTERNACIONAL”

Al pasar las décadas, un periodista hispano – Pablo Gato –
publicó un libro titulado “El Plan Hatuey”, basado en las declaraciones dadas a la CIA por el piloto castrista Rafael del Pino, “héroe de Bahía de Cochinos”, quien en 1987 se le escapó a Fidel Castro en una avioneta y aterrizó en Cayo Hueso, el punto continental más al sur de Estados Unidos.

El General del Pino (piloto estrella de los Castro por muchos años), reveló un plan a través del cual, en un escenario extremo, Fidel Castro ordenaría el envío de una avioneta artillada con un misil tierra-aire, que volaría a baja altura y le dispararía a la planta nuclear, Turkey Point, desde una distancia media de 45 millas. El ataque produciría centenares de miles de muertos y un desastre ecológico similar al ocurrido en Chernobyl, el 26 de abril de 1986. La isla de Cuba (los Castro incluidos), volaría en mil pedazos, por supuesto.

La planta nuclear de Turkey Point es propiedad de la “Florida Power Line”. Está ubicada en Homestead, a unos 40 kilómetros de Miami. Para el año 2010, en un área de 16 kms de la planta, vivían unos 160mil seres humanos y a unos 80 kms de ella, habitan poco menos de 3.5 millones. De haber una fuga, la nube nuclear podría llegar a Canadá.

Según el General del Pino, la amenaza de Castro de volar Turkey Point, sería la clave del por qué ningún presidente norteamericano ha ordenado la invasión a Cuba, isla que se encuentra a 90 millas de las costas de La Florida.

Decía mi abuela Carmelina, QEPD: “… quien puede lo mucho, puede lo poco…” Si el gobierno norteamericano está dispuesto a atacar al Imperio Castro-Estalinista en Venezuela: ¿por qué no descongelar el Capítulo III de la Ley Helms Burton de un solo plumazo presidencial?

Para el beneficio de mis lectores con corta memoria, o que no leyeron mi artículo sobre el Capítulo III de la Ley Helms Burton, les comentaré que se trata de una ley “burundanguera”, salvo en el capítulo tercero, según el cual – entre otras cosas – cualquier buque o aeronave que visite Cuba, no podrá atracar o aterrizar en Estados Unidos por un período demasiado prolongado.

Cuando los Castro analizaron ese capítulo, movieron sus piezas – principalmente en Europa – y lograron que el entonces-presidente Bill Clinton (quien firmó la mencionada ley, luego de haber sido aprobada por la Cámara de Representantes y el Senado), congelara el ahora-famoso Capítulo III (Chapter III).

Desde Clinton hasta Trump, todos los presidentes norteamericanos (Clinton, Bush, Obama y ahora Trump), han mantenido congelado ese capítulo, luego de una “inspección” llevada a cabo cada seis meses.

Descongelando el Capítulo III de la Ley Helms Burton, no haría falta invertir un solo dólar de los contribuyentes norteamericanos… no moriría un solo soldado norteamericano y el Imperio Castro-Estalinista caería en una semana, puesto que ninguna naviera, ni línea aérea de carga, estarían dispuestas a llevarle porquerías a Cuba, para luego no poder hacer lo mismo a territorio norteamericano. Descongelando el Capítulo III de la Ley Helms Burton, no solamente Trump liberaría a Antonio Ledesma y a Leopoldo López… liberaría a dos pueblos: ¡el cubano y el venezolano!

La Ley Helms Burton (Helms Burton Act), se promulgó el 12 de marzo de 1996 y desde entonces, el Imperio Castro-Estalinista se ha fortalecido enormemente, pues dicha ley es un “saludo a la bandera”… salvo el capítulo tercero.

“Quien hace lo mucho: hace lo poco”. ¿Por qué Trump, hace unas semanas, no fue capaz de descongelar el Capítulo III de la Ley Helms Burton? ¡Porque no está dispuesto a cambiar el orden establecido en la región! !Por eso! Además, él sabe que liberando a Cuba de los Castro, se libera a Venezuela del castro-estalinismo… y eso podría traer consecuencias tremendamente serias.

Venezuela no solamente les pertenece a Cuba y a los Castro. Quien crea eso, solamente conoce la punta del iceberg. Venezuela, desgraciadamente, les pertenece, además: a los rusos, a los chinos y a los iraníes. Trump sabe que puede jurungar la cadena, pero jamás se metería con el mono.

Algo más: ¡Venezuela, TAMBIÉN LES PERTENECE A LOS GRINGOS! Ya muchos no se acuerdan, pero un alto porcentaje de la explotación de la Plataforma Deltana, donde se encuentran los yacimientos de gas natural más grandes del planeta Tierra, lo explota la Chevron, empresa que le pertenece al Clan Bush. Ya muchos se olvidan que Chávez les otorgó esa concesión a los Bush (y a muchas otras empresas multinacionales), de manera ilegal, a dedo… sin contar con la aprobación de la entonces-asamblea.

http://comoseperdiointroduccion.blogspot.com/

Los venezolanos, primordialmente en el Sur de La Florida, se han convertido en una fuerza electoral impresionante y todo indica que esa fuerza se irá incrementando con los años. Hay que sembrar en la comunidad venezolana en esa región, para cosechar votos en un futuro no-muy lejano. Un excelente sembrador de ilusiones y de promesas es el joven político Marco Rubio, quien no descarta llegar a la Casa Blanca algún día… ¿con la ayuda de los venezolanos de La Florida y del resto de Estados Unidos? En consecuencia, el primero en sacarle punta a la tragedia venezolana ha sido, y será: el Senador Marco Rubio… de origen cubano, por cierto. Sin embargo, jamás lo hemos visto presionar, DESDE EL SENADO, para que los presidentes norteamericanos (Trump incluido), descongelen el Capítulo III de la Ley Helms Burton. ¿Por qué?

Hablando de cubanos. Yo, que soy cubano, me acuerdo cómo se emocionaban mis padres y sus amigos, cada vez que se producían eventos a través de los cuales, los gobernantes norteamericanos se aprovechaban para sembrar “fans” (fanáticos).

http://coraminasi.blogspot.com/

Hoy me llegó un video donde una vocera del vice-presidente norteamericano está advirtiendo que Estados Unidos no dejará solos a los venezolanos en su lucha por recuperar la libertad. Ese cuento es más viejo que “sentarse” agachado.

El 29 de diciembre de 1962 – a casi dos años de la traición (por parte del gobierno norteamericano de entonces) de Bahía de Cochinos – el presidente John F. Kennedy, acompañado de su joven y linda esposa Jacqueline, abarrotó el antiguo estadio del Orange Bowl, en Miami y SE CANSÓ de prometer libertad a los infelices, ilusos, ingenuos y nobles cubanos de entonces. De hecho, la Jacqueline se lanzó un emotivo discurso en español, que hizo llorar a decenas de miles:

https://www.youtube.com/watch?v=72z2025GyBE

John, siendo presidente de Estados Unidos, no solamente prometió luchar por la libertad de Cuba (hace hoy poco menos de 55 años). Kennedy prometió que la bandera de la Brigada 2506 (la brigada que invadió Cuba en abril de 1961), ondearía libremente en suelo cubano, antes de que él dejara la presidencia. Bueeeeeee… según todos sabemos hoy, Fidel Castro no lo dejó cumplir su promesa, porque se lo “echó al pico” antes de abandonar la Casa Blanca.

La bandera de la Brigada 2506, por cierto, tuvo que ser recuperada por un bufete de abogados, ya que el gobierno norteamericano se negaba a entregarla para que ondeara en el Museo de La Brigada 2506, en la llamada “Sagüecera” (South West) de la Pequeña Habana, en el corazón de Miami.

https://www.youtube.com/watch?v=bgWRxNUR494

Hoy, a casi 55 años de aquel discurso que guaraleó al exilio histórico cubano, escuchamos otro… no tan radical, de boca de una empleada de la Casa Blanca:

https://www.youtube.com/watch?v=n0YnCS9qzQU

A lo largo de mi apostolado de alertas al pueblo venezolano, que comenzó en 1985 (hace 32 años), me han atacado duramente al preguntarme por qué los venezolanos deben escuchar a un cubano, cuando los cubanos no han podido liberar a Cuba del mismo enemigo que ha venido depredando y destruyendo a Venezuela, durante casi ya dos décadas.

Bueno. Mi respuesta ha sido siempre la misma. Los cubanos somos “doctores en fracasos”. Si alguien sabe de fracasos, frente al Imperio Castro-Estalinista, somos los cubanos. He intentado ALERTAR a los venezolanos, para que no fracasen frente al mismo enemigo… aunque mejorado y corregido, gracias a nuevas experiencias y los años transcurridos.

Los venezolanos acaban de entrar en la etapa del “Guaraleo Internacional”. En esta etapa pueden pasar décadas. Es una muy-cruel etapa en la que el grueso del pueblo se sentará a ver cómo los norteamericanos llegan a liberarlos. ¡Hasta las ranas podrán echar más pelos que El Náufrago de Quino!

Miami 2 de agosto de 2017
Robert Alonso

.@RobAlonso ¿CONOCES A TU ENEMIGO?

¿CONOCES A TU ENEMIGO?

Las guerras tradicionales son brutas. Claro que existe la estrategia, pero éstas se basan en la fuerza bruta. Por supuesto, los informes de inteligencia constituyen un elemento sumamente importante para lograr la victoria, pero al final del día, es la fuerza bruta lo que cuenta.

En las guerras modernas, guerras desiguales o “guerras asimétricas”, la historia es totalmente distinta. Gana la parte que emplee mejor el cerebro. Sin embargo, para diseñar una estrategia adecuada, dentro de una ¨guerra asimétrica”, el factor principal es el conocimiento que se tenga del enemigo y saber, exactamente, cuáles son nuestras limitaciones.

La llamada “comunidad internacional” (los países del Primer Mundo o “mundo industrializado”), apoyará a quien levante el teléfono en el palacio de gobierno de un país gobernado por una tiranía, indistintamente del grado de crueldad o genocidio del tirano… a menos que se dé uno de dos escenarios, o ambos escenarios a la vez.

El primer escenario sería que la tiranía en cuestión esté afectando los intereses de la región… o de algún país del llamado “Primer Mundo”. El segundo escenario sería que en esa tiranía hubiera un líder verdaderamente-opositor que estuviera a punto de hacerse con el poder.

Una muestra del primer escenario es el producido por el sandinismo en la región centro-americana, con el desplazamiento desmedido de ciudadanos nicaragüenses hacia países vecinos, como Honduras, El Salvador y Costa Rica… lo que generó, con el apoyo internacional, la Guerra de Los Contra, que duró 10 años.

Una muestra del segundo escenario es el producido durante “la guerra” en Cuba de los Castro contra Batista. Cuando el gobierno de Eisenhower vio que Fidel lograría la victoria en un breve lapso de tiempo, le quitó el apoyo a Batista y se lo dió a Castro.

Ninguno de esos dos escenarios se puede aplicar a la Venezuela actual. Veremos “guapería” de muchos países en contra del régimen de los Castro en la patria de Bolívar, pero todo eso es para “engañar al público”. Una muestra de ese descarado engaño es el recién decreto de Trump, congelándole a Maduro sus “cuentas privadas” (personales) que (supuestamente) tiene en EE.UU., cuando Trump, Raimundo… y todo el mundo saben que el socotroco colombo-venezolano no tiene cuentas en el Imperio Mesmo… y, de paso, ningún norteamericano (que no sea uno que otro narco), hace negocios privados con el “presidente” venezolano.

Pero más allá de esas pequeñeces sin importancia, hay que conocer al enemigo.

Siomi, “La Guarimbera Mayor” y quien les escribe, nos casamos (por la iglesia) en octubre de 1974. Nuestra Luna de Miel comenzó en New Orleans, siguió en San Diego (California), continuó a través de varias ciudades del Estado de Washington, para subir hasta Edmonton, en la provincia de Alberta en Canadá. De ahí comenzamos a bajar hasta Nueva York y de La Gran Manzana aterrizamos en Atlanta, Georgia… para culminar nuestro viaje en La Sagüecera de Miami.

Estando en Atlanta, coincidimos con la pelea Muhammad Alí (Cassius Clay) Vs. George Foreman, por el título mundial de los pesos pesados. La contienda se dió en Zaire y fue transmitida en circuito cerrado a lo largo y ancho de Estados Unidos. Siomi y yo compramos los boletos en lo que sería “el poliedro” de Atlanta y asistimos a ese magno evento deportivo mundial.

La mayor parte de la pelea fue bastante fastidiosa. Muchos de los que estaban viéndola desde sus sillas en “el poliedro” de Atlanta, se levantaron y se fueron furiosos. Alí no lanzaba puños… solo unos de vez en cuando, como por no dejar. El 95% de la pelea lo pasó Alí en las cuerdas, recibiendo puñetazos de Foreman. El público abucheaba la pasividad de Alí, de 32 años, frente a un muchacho – Foreman – de 25, quien… para entonces, era el campeón mundial de la máxima categoría de los pesos.

De repente, a los 2:58 minutos del 8vo round, cuando ya su contendor no daba más del cansancio, Alí le soltó un derechazo a Foreman que lo llevó a la lona. Hasta ahí llegó George.

Muhammad Alí, posiblemente el mayor boxeador profesional de todos los tiempos, había escogido una estrategia, basándose en el conocimiento que tenía de su contendor, George Foreman.

Alí sabía que Foreman se cansaba cuando sus oponentes dejaban que lanzara puñetazos. Escogió, Alí, la estrategia de cansar a Foreman, a costa de recibir cualquier cantidad de peligrosos “piñazos”. Sabía que era un riesgo, pero para ganar: ¡hay que arriesgar!

Fue así como Muhammad Alí recuperó, luego de haber estado casi 4 años fuera del cuadrilátero… y de un breve retorno a las cuerdas, el título de campeón mundial de todos los pesos.

Es IMPERATIVO que los venezolanos conozcan a su enemigo, el castro-estalinismo internacional… y que escojan una estrategia adecuada, de cara a la “guerra asimétrica”. Marchando, votando, lanzando piedras tras escudos de latón, no lograrán otra cosa que incrementar la triste lista de muertos y la gran depresión colectiva que hoy destruye la moral de millones de seres humanos que ya no pueden más.

Es hora de pasar al retiro a los fulanos agentes de la perniciosa, traidora y MISERABLE falsa oposición, para darle luz verde al liderazgo compartido o “liderazgo colectivo”, bajo los verdaderos postulados de la resistencia cívica.

Otra cosa sería, como hubiera dicho CAP: “auto-suicidio generalizado y sostenido”.

Miami 1ro de agosto de 2017
Robert Alonso

** NO COPYRIGHT INFRINGEMENT INTENDED ** Follow me on Facebook – https://www.facebook.com/jeffjacksonbestboxing/Support me on Patreon – https://www.patreon.

LA “OPOSICIÓN” QUEDÓ SUB-CAMPEONA

LA OPOSICIÓN QUEDÓ SUB-CAMPEONA

Durante aquella locura de la Guerra de Las Malvinas, me encontraba en Argentina. Acababa de regresar de Comodoro Rivadavia, donde llegaban los marineros y aviadores argentinos abatidos por la insuperable fuerza militar británica. Era más que evidente que Argentina estaba ya liquidada, sin embargo, al llegar al aeropuerto de Buenos Aires, se respiraba un aire de triunfalismo INENTENDIBLE. Al final del cuento, los argentinos quedaron sub-campeones.

Hoy, abriendo mi correo, Twitter y Facebook, regresé a la época de aquella guerra – Argentina Vs. Gran Bretaña -, al leer algunos mensajes de triunfalismo enviados, sabrá Dios, por quién… o quiénes.

La peor medicina para los venezolanos, en estos momentos que vive el sufrido y DERROTADO pueblo de Venezuela, es el triunfalismo. Siempre he dicho que jamás seré ni pesimista ni optimista, pues ambos son sentimientos INFUNDADOS. Lo que indica la lógica es ser REALISTA. La realidad es que entre el chavo-madurismo-castrismo declarado y esa falsa oposición congregada en La MUD, los han montado en la olla. Jamás han estado peor, desde que los Castro montaron a Hugo Chávez en Miraflores. El escenario no puede ser MÁS ADVERSO. La palamentazón ha provenido desde todos los flancos posibles. NO hay nada que celebrar. Ni siquiera podrán decir que “… lo buen que tiene esto, es lo malo que se está poniendo”.

NO son pocos aquellos que piensan que “a mal tiempo, buena cara”. No son pocos aquellos que piensan que lo mejor para los venezolanos es darles un poco de “optimismo”, aunque sea en forma de humo ante una fuerte ventolera. Pero otros son perversos. Otros saben que generar falsas esperanzas, en estos momentos tan, pero tan críticos, sería cuchillo para las gargantas de cada venezolano, cuando comiencen, poco a poco, a caerse de sus camas y despierten.

Ojo… no todo el mundo puede soportar el realismo. Quienes menos soportan el realismo son los cobardes. Si tildamos de cobarde al pueblo venezolano, decirles la verdad no ayudaría en lo más mínimo. Por el contrario, si – en efecto – el pueblo venezolano ES mayoritariamente cobarde, no habrá nada adecuado que decir, sugerir o hacer… más allá de sugerirles que apaguen la luz y arranquen con la cabuya en la pata.

No sé. Tal vez fue mi crianza o mis experiencias de joven. La mayor de ellas, que vienen al caso hoy, la publiqué en el siguiente capítulo de mi libro “Cómo se Perdió Venezuela”:

http://comoseperdio12.blogspot.com/

Son dos las sugerencias que les puedo regalar a mis lectores venezolanos, que hoy – más que nunca – se habrán dado cuenta de que mis advertencias, desgraciadamente, han estado bien fundadas, a lo largo de este apostolado de alertas que comencé en el año 1989.

1. Manden a la mierda a la MUD y a los “muderos” lo antes posible.

2. Dejen el triunfalismo y pongan los pies firmes sobre la tierra.

La única esperanza que les queda hoy, está reflejada en aquella poesía anónima que solía recitar La Abuela Carmelina, cuando uno creía que podía mantenerse en la cima, eternamente y sin mayores esfuerzos:

“Esta vida es un relajo en forma de gallinero… y aquel que sube primero, se hace pupú en los de abajo. Pero si se sube un pavo, de peso no-muy ligero, puede que se rompa el gajo y, entonces, se irá al carajo: ¡aquel que subió primero!”

Miami 31 de julio de 2017
Robert Alonso

En 1966 mis padres me enviaron a estudiar al pequeño pueblo de Deer Park, en el estado de Washington, en Estados Unidos. Un pueblo de 3mil habitantes cuya escuela secundaria (high school) tenía el peor equipo de fútbol “americano” del noreste de ese estado. Hacía una década que no ganaba un solo jue…
COMOSEPERDIO12.BLOGSPOT.COM