EL CUENTO-CHINO DE LAS OCHO ESTRELLAS

EL CUENTO-CHINO DE LAS OCHO ESTRELLAS

Con la NECESARIA ayuda de los líderes de esa fulana “oposición” (Ratonski, MariCori, Heidi, Leo, Toñito Ledezma y paremos de contar) les han venido cambiando, poco a poco y SIN VASELINA, su historia patria, la cual – de paso – ya es bastante confusa y trajinada.

Así, a ciencia-cierta, la creación de la bandera tricolor venezolana (y el significado de los colores), a diferencia de la cubana, está rodeada de leyendas. De hecho, se dice que la primera bandera fue diseñada por el precursor de la libertad, el Generalísima Francisco de Miranda, pero aquella – según muchos historiadores – era exactamente igual a la bandera alemana, ya que él estaba obsesionado con el imperio germano: negra, roja y amarilla. Esa bandera (alemana) es conocida hoy por muchos historiadores, como “la bandera de guerra de Miranda” y data del año 1800.

http://es.wikipedia.org/wiki/Bandera_de_Venezuela…

La franja negra, en algún momento de nuestra historia (hay diferentes versiones), cambió para la amarilla y se llegó a explicar de la siguiente manera, basado en el supuesto amor que Miranda le tenía a Catalina II de Rusia, quien era más fea que pegarle a una madre por la espalda… y tenía unos 60 años cuando se enamoró de nuestro primer prócer:

El amarillo significaba el color del pelo de Catalina. El rojo, el color de sus labios y el azul, el color de sus ojos. Claro que es una explicación un tanto erótica para la historia de una incipiente nación, así que nos vendieron otra explicación:

El amarillo representa las riquezas de Venezuela… pero Venezuela, entonces, no era rica. Además, qué tiene que ver el color amarillo con la riqueza, a menos que la relacionemos con el oro, que – para entonces – no “existía” (no se había descubierto) en Venezuela.

El azul representa el color del mar Caribe… entendible y el rojo, más entendible, la sangre derramada por nuestros libertadores. Pero aquí tenemos un grave problema. Si partimos de la creencia histórica que fue Miranda quien la diseñó y la amarró al mástil principal del buque “Leander”, en la PRIMERA expedición libertadora de Venezuela: ¡TODAVÌA NO SE HABÌA DERRAMADO UNA SOLA GOTA DE SANGRE LIBERTADORA!

En cuanto a las estrellas. A lo largo la historia republicana de Venezuela, le han quitado y añadido estrellas a la bandera un montón de veces.

http://es.wikipedia.org/wiki/Bandera_de_Venezuela…

http://es.wikipedia.org/wiki/Bandera_de_Venezuela…

http://es.wikipedia.org/wiki/Bandera_de_Venezuela…

http://es.wikipedia.org/wiki/Bandera_de_Venezuela…

http://es.wikipedia.org/wiki/Bandera_de_Venezuela…

http://es.wikipedia.org/wiki/Bandera_de_Venezuela…

http://es.wikipedia.org/wiki/Bandera_de_Venezuela…

http://es.wikipedia.org/wiki/Bandera_de_Venezuela…

En 1863, 30 años después de la muerte de Bolívar, se le encasquetaron 20 estrellas a la bandera, una por cada provincia, cuando se creó la FEDERACIÒN DE LA REPÙBLICA.

http://es.wikipedia.org/wiki/Bandera_de_Venezuela…

En un principio, fueron SIETE las provincias que, en 1811, declararon la independencia de Venezuela: Caracas, Cumaná, Barinas, Barcelona, Margarita, Mérida y Trujillo. De ahí que en el llamado Congreso de Cariaco, el 17 de mayo de 1817, se consideró incluir las SIETE estrellas en el pabellón nacional. Guayana NO HABÌA PARTICIPADO en la firma de la independencia, por lo tanto, se dejó fuera de la mención y no fue representada por estrella alguna.

http://es.wikipedia.org/wiki/Bandera_de_Venezuela…

Un evento que no hizo mella en la historia fue la inclusión de una nueva estrella, LA OCTAVA, que Bolívar intentó cuando Guayana se conformó como una nueva provincia venezolana. Eso fue a raíz de la Campaña de Guayana, en 1817… pero la “fiebre” duró cuatro años, cuando fue anulada la idea el 4 de octubre de 1821, por el congreso de Cúcuta.

Ahí, en ese llamado “Congreso de Cúcuta”, está la clave de todo este asunto de las 7 o de las 8 estrellas.

El Congreso de Cúcuta fue convocado por el propio Bolívar. En él participaron figuras importantes de entonces, como el General Santander, Antonio Nariño y otros. El congreso fue instaurado por Antonio Guarama. La idea del congreso fue hacer realidad el sueño UNIFICADOR de Simón Bolívar y para definir los principios que superarían las instituciones políticas, económicas y sociales, heredadas tras 300 años de vida colonial.

En ese congreso se sancionó la constitución, INSPIRADA EN EL SUEÑO BOLIVARIANO, la cual defendería los derechos civiles y las garantías sociales del pueblo colombo-venezolano… se definió la fisonomía democrática de esos países y se selló, A PERPETUIDAD (para siempre), el fraterno entendimiento bolivariano.

Se trató de un congreso NETAMENTE BOLIVARIANO, con la participación PRIMORDIAL de Simón Bolívar, acompañado de una comisión de diputados y de su estado mayor general. Fue en ese congreso, BOLIVARIANO, donde se eliminó la BANDERA DE 8 ESTRELLAS que Bolívar había creado cuatro años antes y se aceptó una totalmente distinta. Debemos entender que Bolívar estuvo de acuerdo con el decreto a través del cual se establecía – OFICIALMENTE – una nueva bandera.

http://es.wikipedia.org/wiki/Bandera_de_Venezuela…

Al desintegrarse La Gran Colombia, el 19 de noviembre de 1831, UN AÑO DESPUÉS DE LA MUERTE DEL LIBERTADOR, hubo una fiesta de diseño en torno a la bandera venezolana. No fue hasta el 15 de julio de 1930, con la promulgación de la “Ley de Bandera, Escudo e Himnos Nacionales”, que se diseñó la que se conoció hasta que llegó la noche. Una bandera tricolor, de tres franjas de igual tamaño: amarilla, azul y roja, con SIETE ESTRELLAS blancas colocadas en semicírculo sobre la franja azul. Esta bandera fue inspirada en la aprobada, POR BOLÍVAR, el 12 de mayo de 1817, conocida como “La Bandera del Gobierno Federal”.

http://es.wikipedia.org/wiki/Bandera_de_Venezuela…

Esta bandera tenía las mismas tres franjas del mismo tamaño, la amarilla, la azul y la roja… a la cual se le añadieron SIETE ESTRELLAS de color azul, que fueron colocadas sobre la franja amarilla y en posición circular. Como ya he dicho, esas estrellas representaban la SIETE PROVINCIAS que firmaron el Acta de la Declaración de Independencia, el 5 de julio de 1811.

Luego, en 1954, se le incluyó a la bandera de 1930, el escudo de Venezuela. Esa es la bandera que todos los venezolanos libres reconocen como LA LEGÍTIMA:

http://es.wikipedia.org/wiki/Bandera_de_Venezuela…

Luego, el 9 de marzo de 2006, bajo la bota castro-estalinista, se aprobaron ciertos cambios “menores” a los símbolos patrios. Fue entonces cuando al hoy-difunto sátrapa se le ocurrió la genial idea de “hacerle honor” al Libertador, incluyendo una octava estrella al pabellón nacional. Solo que hay un detalle, más que histórico… ya que hemos visto que el propio Libertador consideró abolir la bandera que él mismo sugirió tras la Campaña de Guayana, entre 1816 y 1817. Chávez, para JALARLES BOLAS A LOS CUBANOS, corrió la versión en la Cuba de los Castro, que la octava estrella significaba la SAGRADA hermandad entre Venezuela y Cuba y así se los hicieron ver a los cubanos de la isla. A lo largo y ancho del territorio cubano, vemos vallas en donde aparecen las dos banderas (la venezolana y la cubana) con siete estrellas dentro de la venezolana y una octava que salta a la estrella solitaria de la bandera cubana, por cierto, diseñada – en 1849 – por un venezolano: el General Narciso López.

http://historiactual.blogspot.com/…/el-abismo-venecubano.ht…

Como sabemos, también se cambió la dirección en la cual corre el caballo del escudo.

El primer escudo de Venezuela que contempló la inclusión de un caballo galopando fue el diseñado y aprobado en 1864. Se trataba de un caballo que corría hacia su izquierda (hacia su derecha, si lo vemos bajo nuestra subjetiva perspectiva). Aquel caballo iba mirando hacia delante.

http://es.wikipedia.org/wiki/Escudo_de_venezuela…

Luego, por alguna razón que la historia – tal vez – desconoce, en 1930, le pararon el trote al caballo y lo pusieron a mirar hacia atrás, aunque seguía – trotando – hacia su izquierda.

http://es.wikipedia.org/wiki/Escudo_de_venezuela…

Como los comunistas tienen que ir cambiando todo, especialmente la historia, en el año 2006, Chávez puso al caballo a galopar nuevamente, pero en dirección totalmente opuesta. Según él, el caballo corría hacia su izquierda, es decir, hacia el “socialismo” (hacia el comunismo). En realidad, el caballo de Chávez, se dirige hacia su derecha, solo que viéndolo desde nuestra óptica, está galopando hacia la izquierda rancia radical y destructora.

http://es.wikipedia.org/wiki/Escudo_de_venezuela…

No pocos de mis lectores me porfían que el “Caballo de Chávez” está corriendo hacia la izquierda. Logré encontrar una manera de explicárselos de la siguiente manera.

Supongamos que Uds. están parados en la acera sur de la Av. Fco. de Miranda en Caracas, la cual corre de o este a este. Al frente le queda el Ávila (que ahora se llama Warairapara… o alguna mierda parecida). El Ávila (para mí se llamará así hasta que me muera) les quedará al norte. A la izquierda les queda Catia (es decir, el oeste) y a la derecha les queda Petare, es decir: el este.

De repente ven un caballo espantado, desbocado, que corre de Catia hacia Petare, por la propia Av. Fco. de Miranda: ¿hacia dónde va ese caballo… hacia la derecha o hacia la izquierda?

Pero resulta que el caballo venía bajando por la Av. Ppal de La Castellana, en dirección norte-sur. Llegó al semáforo de la Ave. La Castellana con la Av. Fco. de Miranda y dobló hacia Petare: ¿hacia dónde dobló el caballo, hacia SU derecha o hacia SU izquierda? Todo depende de SU ubicación y de dónde es que viene corriendo ese caballo… ¿no?

Ahora. Más allá de la historia, quienes quieren ver restituida la INDEPENDENCIA de Venezuela de cualquier agresión, invasión u ocupación extranjera, SE HAN RESISTIDO a ese cambio promulgado, traidoramente, por la Asamblea Nacional Bolivariana, el 9 de marzo de 2006. Quieren ver al caballo como estaba antes y al pabellón tricolor con sus SIETE ESTRELLAS, pues esos son los símbolos que la identifican a Venezuela como soberana… antes de que les cayera esa noche oscura y trágica.

Si fuese por darle por la vena del gusto al Libertador, Venezuela se tendría que llamar “La Gran Colombia” y tendrían que regresar a los postulados del Congreso de Cúcuta. La bandera venezolana, en ese caso, tendría, SOLAMENTE, tres estrellas y sería de la siguiente manera:

Una franja amarilla mayor que las otras dos (roja y azul). En la esquina izquierda, sobre la franja amarilla, tendría un indio armado de flechas, mirando hacia un buque español que llega de occidente (¿o del oriente?)… un sol naciente (¿o poniente?), tres estrellas sobre un cielo azul, dos manos entre ramos de olivo y un caimán en boca de caño, con las fauces abiertas esperando a ver qué le cae entre sus dientes

http://es.wikipedia.org/wiki/Bandera_de_venezuela…

Así las cosas, mis queridos lectores.

Miami 18 de octubre de 2018
Robert Alonso

 @RobAlonso RATONSKI, “EL MARRANO”

RATONSKI, “EL MARRANO”

En el período español comprendido entre los siglos XV y XVII, muchos judíos sefardíes, para preservar un estatus, e incluso – en algunas épocas – la vida misma, fingieron haberse convertido al cristianismo, dándole paso así a lo que los teólogos califican de “criptojudaísmo”. A esos judíos se les llamaba, despectivamente: “¡marranos!”

El “marranismo” fue, incluso, aceptado por la jerarquía del judaísmo, bajo el argumento que los judíos podían – e incluso debían – fingir convertirse a otra religión si creían en peligro sus vidas y estaban exentos de cumplir aquellas prácticas del culto que pudieran delatarles; sólo se les exigía – en última instancia – que mantuvieran la fe en sus conciencias.

Enrique Capriles Ratonski se convirtió al “marranismo” en Venezuela para obtener votos. Fue así como se declaró devoto de la margariteña Virgen del Valle. Por supuesto, si los votantes venezolanos, en lugar de ser mayoritariamente católicos, hubiesen sido mayoritariamente “cristianos evangélicos”: ni de vaina hubiera escogido a la virgencita oriental para darle forma a su “marranismo”, pues los evangélicos, basándose en el IMPRESIONANTE y MONUMENTAL DESPLANTE que le hiciera Jesús a su madre (y a sus hermanos carnales: Santiago, José, Simón y Judas) – según Mateo 12:46-50, Marcos 3:31-35 y Lucas 8:19-21, no adoran ni veneran a la Madre de Jesús.

Segurito estoy que Ratonski comparte esa creencia que recogió el evangelista Juan y que publicó en el versículo 22 de su capítulo 4to, “…la salvación viene de los judíos”. Como buen político judío y FARISEO, él – Ratonski – no quisiera que se le cerraran las puertas del cielo, una vez que “pase el páramo” en este planeta. Él, seguramente, entiende – como lo entendía Jesús – que para “salvarse” hay que ser judío. Esa “adoración” y “veneración” que él dice sentir por La Virgen del Valle: ¡es de la boca para fuera!

Lo cierto es que nadie lo ha acusado de hereje. Si yo difiero en algo de “la palabra”, me caen encima en cayapa… pero a Ratonski nadie lo toca, porque él DICE SER devoto de la Virgencita del Valle.

Miami 19 de octubre de 2018
Robert Alonso

EL COLETAZO DEL “GLORIA AL BRAVO PUEBLO”

EL COLETAZO DEL “GLORIA AL BRAVO PUEBLO”

El artículo que acabo de publicar ha generado cualquier cantidad de comentarios, como era de esperarse. Gracias a una lectora llamada Annemarie Lehofer recibimos el audio que – INMEDIATAMENTE – les he publicado aquí. Es la música inspirada en Johannes Chrysostomus Wolfgangus Theophilus Mozart, más conocido por su “nombre artístico” como “Wolfgang Amadeus Mozart”, quien murió el 5 de diciembre de 1791, es decir: 19 años ANTES de que Juan José Landaeta o Lino Gallardo pudieran haber escrito la música del hoy-himno NACIONAL de Venezuela.

Ahí les dejo la perla gracias a Annemarie y a la moderna tecnología de las “redes sociales”.

Por otro lado, se nos presentó un ZOCOTROCO… ANORMALO e IMBÉCILO que atienden por el remoquete de Richard Brooks, quien se molestó, inmensamente, ante la sugerencia de la “posibilidad” de que Jesús de Nazareno no sea, en efecto, Dios.

Cuando Jehová Dios le entregó – cara a cara – los Diez Mandamientos a Moisés, en el cuarto de ellos le dijo, expresamente, lo siguiente: “honrarás a tu padre y a tu madre”. Sin embargo, con el pasar de los siglos envió a su supuesto único hijo (digo “supuesto” porque en el Pentateuco no se menciona el envío de algún “hijo” al mundo) – quien también, para muchos cristianos, es Dios – a la Tierra y ese personaje, a quien conocemos con el nombre de “Jesús”, se lanzó con esta perla que ha recogido el evangelista, San Mateo, en el versículo 34 de su capítulo décimo (Mateo 10:34): “No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada. Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre y a la nuera contra su suegra”. Lo de la disensión de las nueras en contra de sus suegras lo entiendo perfectamente: ¿pero y lo demás?

Le pedimos al amigo Richard Brooks que nos explique esa guarandinga y se nos hizo el loquillo. Todavía estamos esperando su explicación. ¿Será que Jehová Dios tiene un doble discurso como la María Corina Machado, quien un día dice que participar en las farsas electorales de los Castro en Venezuela es legitimar al régimen y al otro día ella se lanza como candidata y promueve esas farsas? NO lo sabemos, pero mucho le agradeceríamos a Richard Brook… o a cualquier “entendido”: ¡que nos lo explique!

Miami 16 de octubre de 2018
Robert Alonso
https://www.youtube.com/watch?v=KGoEbfFu4Fc

@RobAlonso EL GLORIA AL BRAVO PUEBLO

EL GLORIA AL BRAVO PUEBLO

Se dice que el himno nacional de Venezuela, el “Gloria al Bravo Pueblo”, se compuso en el año del Señor de 1810, hace 208 largos y tormentosos años. Los eventos de los fulanos “paracachitos” de nuestra Finca Daktari, sucedieron el 9 de mayo de 2004: ¡hace 14! Todos los días leo o escucho una versión diferente sobre los hechos que hicieron posible la destrucción de nuestro hogar, en la Zona Rural de El Hatillo… y muchos, ni siquiera han escuchado “la historia”. Si se ha distorsionado la verdad en 14 años: ¿qué podríamos esperar de la VERDADERA HISTORIA del himno nacional de Venezuela?

Esa canción, que una vez se conoció como “La Canción de Caracas”, la “Canción Patriótica” e, incluso, como “La Marsellesa Venezolana”, no fue “oficializada” como el himno nacional de Venezuela hasta que Guzmán Blanco, “El Ilustre Americano”, le diera ese título en 1881: ¡unos 70 años de su supuesta composición!

Guzmán Blanco, por cierto, fue el creador del “bolivarianismo”, así como Pablo fue el creador del “cristianismo”. Ambos personajes se cansaron de inventar cuentos chinos. Luego, con los años y hasta con los siglos, se fue modificando la historia. Constantino I El Grande, UNOS CUANTOS SIGLOS MÁS TARDE, elevó a Cristo al panteón de los dioses, tal como los griegos hicieran con Hércules… y algunos virtuosos maestros venezolanos de la música metieron sus manos para “mejorar” el himno nacional de Venezuela: Eduardo Calcaño, en 1881; Salvador Llamozas, en 1911 y Juan Bautista Plaza, en 1947. Hasta Hugo Chávez le quiso hacer una modificación. Al final del cuento, tanto como sucedió con el “cristianismo” y con el “bolivarianismo”, los “intérpretes” y los “renovadores” pusieron los caldos morados.

Hoy los teólogos ya no saben asegurar si Cristo era o es Dios… o el “hijo” de Dios o qué cosa es o fue. Tampoco los historiadores venezolanos nos han podido asegurar quién o quiénes compusieron el himno que hoy los venezolanos tienen por suyos.

Guzmán Blanco ORDENÓ que se dictaminaran los autores del “Gloria al Bravo Pueblo”. La letra se le adjudicó a Vicente Salias, un patriota reconocido más allá de toda duda y la música, a Juan José Landaeta, quien pertenecía a la “Escuela de Música de Caracas”, actividad central del “Oratorio Arquidiocesano de Caracas”, que fue fundado por el propio Padre Sojo, tío abuelo – éste – de Simón Bolívar. Ambos, Salias y Landaeta, eran patriotas: ¡y bolivarianos!

Hasta ahí el cuento que les han echado a los pobres, infelices, ingenuos y NOBLES venezolanos. Pero “la cosa” no pareciera ser tan sencilla. Estudios que vienen desde entonces, indican que la letra pudiera haber sido escrita por Don Andrés Bello y la música por Lino Gallardo.

Guzmán Blanco, tan “bolivariano” como Chávez, no quería darle mucho crédito a Bello, porque ese maestro era medio realista: ¡o realista y medio! En cuanto a Gallardo… además de cojear de la misma pata que Don Andrés: ¡era pardo! ¡Horror! ¿Un pardo compositor de la música del himno nacional? ¡Ni de vaina! ¡Zapateen pa’otro lado! Por cierto, los chilenos aceptan que su himno fue escrito por el venezolano Andrés Bello y en él se repiten ciertas frases que se encuentran en la canción original, que luego de haber sufrido varias modificaciones, persistían en el “Gloria al Bravo Pueblo”. Todo pudiera indicar que la mano de Don Bello estaba metida en “La Marsellesa Venezolana”.

Ajá… hasta ahí todo va bien. Unos cuantos cuentos-chinos sobre los autores y nada más. “Pecata minuta”, hubiera dicho nuestra Abuela Carmelina, QEPD. Sin embargo, “la cosa” se hincha tremendamente… y aquí es donde hay que recomendarles a los nacionalistas venezolanos que dejen de leer.

La música del “Gloria al Bravo Pueblo” es un evidente plagio a una canción infantil, EXTREMADAMENTE POPULAR en España: ¡la madre patria! Ahora no me acuerdo muy bien del título, pero hablaba del “huerto del tío Manuel”. Por cierto, la cantábamos en mi “kindergarten” de Tita Ferrer en Cuba. La primera vez que escuché el “Gloria al Bravo Pueblo” ya en Venezuela, a mis once años de edad, me pregunté: “¿dónde habré yo escuchado antes esa canción tan pegajosa?” En tal sentido, ni Juan José Landaeta ni Lino Gallardo escribieron la música del himno. ¡Sabrá Dios y todas las vírgenes, quién la escribió!

Pero “la cosa” se hincha, TODAVÍA MÁS. ¡No fue una canción tan-tan patriótica! Fue una canción en favor de la corona española. ¿Cómo la ven Uds.? Yo se los advertí a los nacionalistas venezolanos.

Todo comenzó cuando “EL USURPADOR” (mencionado por ese remoquete en la versión original del himno) – José I Bonaparte… también conocido como “Pepe Botella” por su afición a la caña – USURPÓ el trono de España y sacó a patadas limpias al Rey Fernando VII, quien tenía una cara de comemierda que no podía con ella.

Fernando VII reinó, en un primer término, entre los meses de marzo y mayo de 1808 y no retornó al trono de España hasta mayo de 1814. Parece que los venezolanos, y especialmente los caraqueños, ADORABAN a Fernando VII, entre quienes se encontraba la propia hermana mayor de Simón – María Antonia Bolívar Palacios – lo que hacía que El Libertador “mascara vidrio”. Los venezolanos, según la canción que hoy nos ocupa, eran respetuosos de “La Ley”: ¡de la ley de España! Por eso la acotación: “la ley respetando la virtud y el honor”.

“Pepe Botella”, Jose Bonarte – “El Usurpador” – impuso “duras leyes” que los venezolanos deploraron. Es así como en el primer párrafo de la canción original (que luego fue eliminado en épocas de Guzmán Blanco) se menciona el “darnos duras leyes el usurpador…” Ese “Usurpador” no era Fernando VII, porque para 1810… Fernandito estaba en el exilio: ¡era José Bonaparte!

Parece, sin embargo, ser cierto que un grupo de venezolanos aprovechó la usurpación del trono español, por parte del hermano de Napoléon Bonaparte, para independizarse de la corona española… pero esa es otra historia que no viene al caso con la letra del “Gloria al Bravo Pueblo”.

Fueron los caraqueños quienes dieron el ejemplo en favor del entonces-rey español (a quien Bonaparte le había USURPADO el trono)… de ahí “el ejemplo que Caracas dio”. Los caraqueños para la fecha, por cierto, NO HABÍAN DADO EJEMPLO ALGUNO EN FAVOR DE LA INDEPENDENCIA DE VENEZUELA. Según Bolívar, a todos los tenían engañados, MISERABLEMENTE. En tal sentido, el 15 de febrero de 1819, en su discurso de la inauguración del Congreso de Angostura en lo que es hoy Ciudad Bolívar, “El Libertador” aseguró que por el engaño a los venezolanos los habían engañado más que por la fuerza. No es de extrañar que Bolívar se sintiera más a gusto en la parte española colombiana, donde terminó muriendo. Así las cosas, se puede entender lo permisivo que han sido los venezolanos de hoy para con El Zocotroco cucuteño: ¡Nicolás Maduro Moros!

Es impresionante la inmensa capacidad de engaño que tiene el grueso de los venezolanos. Es un asunto, podríamos decir: genético. El engaño está históricamente descrito, incluso, por el propio “Libertador”, quien tal vez echó mano de esa estrategia para engatusar y engañar a no pocos de sus conciudadanos.

El engaño contemporáneo ha facilitado la ocupación castro-estalinista de Venezuela, por lo que es menester abrir bien los ojos y emplear, por lo menos, una de las cuatro neuronas que Dios les dio a los pobres, infelices, ingenuos y NOBLES venezolanos, para que – de aquí en adelante – al que venga con cuentos chinos: ¡se le pinte una inmensa paloma!


Letra original de “La Marsellesa Venezolana”

Gloria al Bravo Pueblo que el yugo lanzó,
La Ley respetando la virtud y honor.

1

Pensaba en su trono que el ardid ganó,
Darnos duras leyes el usurpador.
Previó sus cautelas nuestro corazón
Y a su inicuo fraude opuso el valor.

2

Abajo cadenas, gritaba el Señor,
Y el pobre en su choza Libertad pidió.
A este santo nombre tembló de pavor,
El vil egoísmo que otra vez triunfó.

3

¿Qué aguardáis patriotas, hijos de Colón?
¡Marchad tras nosotros y viva la unión!
Y si el despotismo levanta la voz,
Seguid el ejemplo que Caracas dio.

4

Gritemos, con brío, muera la opresión,
Compatriotas fieles, la fuerza es la unión.
Y desde el empíreo el Supremo autor,
Un sublime aliento al pueblo infundió.

5

Unida con lazos que el cielo formó,
La América toda, existe en nación.
Temedla tiranos, que el orbe adoró,
Ya jura ser libre, ya os ve con horror.

16 de octubre de 2018
Robert Alonso

@RobAlonso ¡ESTAMOS RODEADOS!

¡ESTAMOS RODEADOS!

El exilio histórico cubano se salvó de la infiltración castrista en Miami durante muchos años. En Miami “del comienzo” (años 60’s y 70’s), al cubano que mostrara una oreja media-rojita en Miami, le “modificaban su salud” sin muchas contemplaciones. Luego, a partir del “Éxodo del Mariel” (1980), todo fue cambiando. Hoy en día hay más cubanos castristas en Miami que en Cuba.

Los Castro fueron aprendiendo sobre la marcha y, tan pronto pudieron, inundaron Miami con infiltrados castro-estalinistas venezolanos, eternos comunistas… ¡miembros del G2! Todos ellos han “agarrado la vega pa’corral”, como dirían los llaneros en Venezuela, y viven de lo mejor en el Imperio Mesmo. No solo eso: ¡son los nuevos líderes del “exilio” venezolano en Miami!

De Miami hacia el norte, Estados Unidos está SATURADO de infiltrados castro-estalinistas venezolanos. Muchos de ellos son hoy las nuevas “vedettes” del “exilio”. Ahí tenemos, por ejemplo, a Ramón Muchacho… un CONCHUPANTE-SAPO COOPERANTE del régimen de los Castro en Venezuela, quien desde su condición de alcalde del municipio más anti-chavista de ese país, se cansó de “sapear” (chivatear) a cualquier cantidad de “guarimberitos”, muchos de los cuales hoy tienen más de cuatro años detenidos en el SEBIN, sufriendo grandes torturas, tanto físicas como psicológicas… y hoy, hasta mi amigo Jaime Bayly, lo promueve como un político a quien hay que aplaudir.

Pero no solamente tenemos que mencionar al fulano Muchacho… con un envidiable “pico de plata”. Hay muchos, muchísimos más. Está, por ejemplo, uno de los fundadores del Foro de Sao Paulo, Pablo Medina… y su “adorable” hermanita, quienes ahora están muy activos sembrando pendejadas en las pobres, infelices, ingenuas y NOBLES mentes de los venezolanos de la fulana “diáspora”. Como la memoria de la inmensa mayoría de los venezolanos es extremadamente corta, ya se ha olvidado que Pablito fue el representante civil del movimiento que llevó a Chávez a Miraflores, haciendo posible la total y absoluta destrucción de Venezuela.

El actual embajador de Venezuela en Cuba, Alí Rodríguez Araque, ha enviado a sus parientes al Imperio Mesmo. Su hija, Alejandra “Bigai” Rodríguez, tiene negocios en Miami. Tiene en Texas a un sobrino haciendo desastres y su primer hijo, el veterinario Carlos Federico Rodríguez Garantón, vive más en Estados Unidos que en Venezuela.

¡Estamos rodeados! Uno de los nuevos líderes del “exilio” venezolano en Miami es un tercio llamado Freddy Moros: ¡PRIMO HERMANO DE NICOLÁS MADURO MOROS! Es del combo de Pablo Medina y su “adorable” hermanita. Freddy tiene un hermano, llamado Rafael, quien le sirve de “secretario”. Se la pasan para arriba y para abajo organizando eventos “libertarios” con el ETERNO COMUNISTA: ¡Pablo Medina!

Pero nadie tan peligroso como un fulano llamado Leopoldo Martínez Nucete, un venezolano que se ha logrado ubicar en el Comité Nacional del Partido Demócrata de Estados Unidos. Fue servil en la campaña electoral de la COMUNISTA Hillary Clinton y allegado, en su momento, al presidente musulmán, Barack Hussein Obama II. Es pana de Billy… el consorte de la Hillary y ex amante de la Lewinsky.

Leopoldo Martínez vive de lo más bien en Washington DC, desde donde preside el fulano “Centro para la Democracia y el Desarrollo de las Américas” y es, además, editor de “IQ Latino”.

Martínez Nucete ha declarado, en varias oportunidades, que “la oposición” venezolana está controlada desde Miami. ¿Cuál oposición? No existe tal oposición venezolana. Ese, precisamente, es el discurso del régimen de los Castro en Venezuela. Hecho el pendejo, Leopoldo Martínez se está haciendo eco de la propaganda castro-estalinista… y metiéndoles – con vaselina – ideas absurdas a los pobres, infelices, ingenuos y NOBLES venezolanos.

Ojo… no se trata de un imberbe, como lo son Freddy Moros… y el propio Pablo Medina, entre muchos. Este personaje, Martínez Nucete, es egresado de Harvard. No podemos decir que se trata de un pobre, ingenuo, ignorante y NOBLE venezolano más. Si no es ANORMALO, ingenuo y noble: ¿qué es?

¿Cómo podríamos definir a un venezolano, dentro de una posición de peso, que haya cooperado con el gobierno de Obama y con la campaña electoral de la Hillary? Uds. tienen la palabra. Lo cierto es que este fulano, el tal Martínez Nucete, ha asegurado que cuando Obama estaba en la Casa Blanca, Nicolás Maduro gozaba de una “legitimidad de origen”. ¿Qué tal? Martínez Nucete se limpió el trasero con la DOBLE NACIONALIDAD de Maduro… y legitimó, de un guamazo, la farsa electoral “Ratonski-Maduro”, del año 2013. ¡Ah! Este individuo, sin embargo, ahora alega que el Zocotroco cucuteño perdió legitimidad luego de la farsa electoral del 20 de mayo. ¿Cómo la ven Uds.? Ahora, para Martínez, Maduro es ilegítimo: ¡antes no!

Martínez Nucete fue miembro de esa vaina que mientan “Asamblea Nacional Bolivariana”, con el apoyo de Primero Justicia, entre 2000 y 2005… lapso dentro del cual habrá comido cochino del bueno. Un buen día preparó sus maletas y aterrizó en Washington DC, donde hizo carrera en la política estadounidense. ¡Pendejo no es!

Ahora bien. No siendo pendejo… y con un título de Harvard University, este individuo… que Dios me lo guarde, asegura que la ÚNICA salida para Venezuela es una “salida negociada” con el régimen de los Castro. Es decir: negociar con los cubanos castristas la liberación e independencia de Venezuela. ¿Qué les pareeeeeeece? ¿Será loco? ¡Noooooo! De loco, este personaje: ¡no tiene un solo pelo!

Cada día me convenzo más que tendrán que pasar, por lo menos, 10 generaciones bíblicas (400 años), para que Venezuela – si es que para entonces existe – pueda ser libre y soberana.

Miami 13 de octubre de 2018
Robert Alonso

Nota: la foto que incluimos debajo de estas líneas hoy, es del jamás-bien-ponderado Freddy Moros, primo hermano del Zocotroco, uno de los líderes del “exilio” venezolano en Miami y cachanchán de Pablo Medina. ¡Estamos rodeados!

PHOTO-2018-10-13-03-43-45.jpg

@RobAlonso LAS REACCIONES DEFENSIVAS

LAS REACCIONES DEFENSIVAS

Para aquellos que todavía no lo saben… en Venezuela: ¡no hay resistencia! Eso que mientan “resistencia” en Venezuela es una de las tantas fábulas que les han metido por la cabeza a los pobres, infelices, ingenuos y NOBLES venezolanos.

Los movimientos de RESISTENCIA… de verdadera RESISTENCIA, obedecen a unos postulados: a una mecánica. Tiene sus reglas. La única “resistencia” que hay en Venezuela es la resistencia debajo del sol, cuando se hacen colas para comprar cualquier cosa. En Maracaibo, por ejemplo, donde el sol es implacable: ¡la resistencia es más fuerte! Hay que ver lo que significa resistir ese sol marabino, por horas y horas y horas… y al final, cuando se llega a los artículos que estaban vendiendo: ¡ya se agotaron!

Los verdaderos movimientos de resistencia IGNORAN AL RÉGIMEN y, al mismo tiempo: ¡lo retan! Suena extraño eso de ignorar y retar… es más o menos como el “misterio” de la Santísima Trinidad: ¡tres dioses en uno! ¡Jajajaja!

El primordial objetivo de un movimiento de VERDADERA resistencia es levantarle la moral a ese pueblo subyugado por una tiranía. La baja moral es el principal enemigo de la LUCHA DE RESISTENCIA. No se puede levantar la moral, de cara a una tiranía… y especialmente de cara a una tiranía castro-estalinista, si la moral está generalizadamente baja. Los conductores de los movimientos de resistencia deben velar porque se observe esa primera regla: ¡levantarle la moral al pueblo!

La peor manera de conducir al “colectivo” con la finalidad de levantarle la moral, es asumir REACCIONES DEFENSIVAS. En tal sentido, no se debe denunciar los desmanes del régimen… no se debe protestar ante el régimen. Ambas cosas se encasillan en lo que se conoce como “REACCIONES DEFENSIVAS”.

Los líderes ANORMALOS (o HDLGP) les han hecho creer a sus seguidores que hay que denunciar al régimen ante la fulana “comunidad internacional”. Como tales denuncias no llegan a un carajo, el pueblo se deprime, entendiendo que están en un total y absoluto estado de indefensión. Eso es lo ÚNICO que se logra denunciando las atrocidades del régimen ante la “comunidad internacional”: ¡incrementar la depresión colectiva y generar un total y absoluto estado de indefensión!

Claro… esos líderes IGNORANTES Y ANORMALOS, cuando no HDLGP, dirán que hay que denunciar. Unos líderes inducen a sus seguidores a denunciar y a protestar, porque no saben un carajo. Otros lo hacen porque obedecen a una agenda… para beneficiar al régimen. MariCori, Ratonski… Ramón Muchacho, Ledezma, Julio Borges, Ramos Allup y muchos otros, promueven las denuncias y las protestas, es decir: las REACCIONES DEFENSIVAS. No sabemos si lo hacen por ignorantes o por mal-paridos.

En la lucha de RESISTENCIA, muchas cosas que parecen lógicas: son contraproducentes. Yo lo comparo con ese médico chimbo, egresado de una universidad de “logroño” en Guanabacoa, que ante un cuadro de dengue hemorrágico, le receta aspirinas cada 4 horas al paciente. En dos días lo desangra y en tres: ¡lo mata! OJO: y eso que la aspirina es el medicamento más consumido en el planeta Tierra.

Bien. Tomando en cuenta lo anterior, pasemos al “caso” del “suicidio” de Fernando Albán, QEPD. El pobre se vino a ser famoso después de “suicidado”. Nadie entiende el ensañamiento con ese individuo inocuo para la tiranía de los Castro en Venezuela. Era, como diría mi Abuela Carmelina, QEPD: ¡un alma de Dios!

Ha habido protestas y cualquier cantidad de denuncias. Hasta al Vaticano llegaron las denuncias… es decir: ante las oficinas del mismo Cristo, Nuestro Señor… si partimos de la base que el papa es el vicario de Cristo (Dios) en la tierra. En tres platos: han denunciado al régimen ante el propio Eterno, El Infinito. Vamos a ver qué va a pasar.

No va a pasar ABSOLUTAMENTE NADA. En un principio los cubanos protestaban por los fusilamientos en Cuba… y denunciaban las matanzas antes todos los organismos mundiales. Castro llegó a fusilar a unos 70mil cubanos y se murió tranquilito en su cama. Pol Pot, en Camboya, aniquiló a más de UN MILLÓN de camboyanos… y se murió tranquilito en su cama. Ortega va por el mismo camino.

Los venezolanos, en su inmensa mayoría, están de acuerdo que en Venezuela rige un régimen narco-terrorista, bajo la disciplina del castro-estalinismo internacional. Si es cierto que el régimen de ese país es TERRORISTA: ¡NO LO AYUDEN A PROMOVER EL TERROR!

Los Castro, mandando a “suicidar” al pobre Albán, les han mandado un mensaje directo al pulmón a millones y millones y millones de venezolano: ¡el que se resbale, pierde! Ya van a ver Uds. como el “suicidio” del infeliz Albán quedará para la historia y de aquí a unos meses se olvidarán del caso, como se han olvidado de Franklin Brito e, incluso, de Oscar Pérez… de quien todavía no se sabe si vive o está totalmente muerto.

El 9 de marzo de 2010, hace más de 8 años, publiqué un trabajo titulado “La Caja de Resonancia del Terror”, cuya lectura hoy les vuelvo a recomendar. En el video de hoy mostramos un ejemplo de cómo se contribuye con la divulgación del terror que se genera en Cuba. Se trata de un clip transmitido por “La Poderosa” en su segmento mañanero que informa sobre los acontecimientos cubanos. La denuncia que se escucha en el audio que enviaron de La Habana, no llegó a nada, pero cumplió con el objetivo de aterrorizar a todos aquellos quienes, desde la isla, la escucharon.

http://cajadelterror.blogspot.com/

Uno de estos días… por allá bien lejos, los venezolanos van a aprender, pero primero tendrán que morirse todos esos CONCHUPANTES COOPERANTES que tiene por líderes “opositores”, porque con esos bueyes, mal podrán arar.

Miami 12 de octubre de 2018
Robert Alonso

DETENGAMOS ESTA SINRAZÓN!  DETENGAMOS ESTA SINRAZÓN!  

DETENGAMOS ESTA SINRAZÓN!
Hoy mas del 83% de la población venezolana se encuentra en situación de pobreza, eso hace que diariamente esa gran mayoría de venezolanos se las ven duras para resolver la adquisición de los alimentos, solo tienen para medio comer,  lo que arroja como consecuencia  desnutrición y en muchos caso por esa causa, la muerte, los mas afectados los niños y los ancianos.  Igualmente se produce la perdida de vidas  porque no se consigue dar atención a casos curables solo por el hecho de que no se da la debida dotación de  medicamentos a los centros de salud, así, mueren los enfermos oncológicos, los transplantados,, los enfermos de VIH e incluso cualquiera que adquiera una infección y no pueda tratarla…  Todo ello se ha pretendido negar en la pasada Asamblea General de las Naciones Unidas, bajo el argumento de que es una guerra económica la que impide el libre desarrollo  de la actividades de intercambio de Venezuela. Sin embargo sabemos, la corrupción y las drogas son las que han ocasionado las sanciones a ciertos personeros del régimen, ellos son los verdaderos causantes de la guerra económica.    Y es que el hundimiento de la economía venezolana obedece a una política de destrucción que establece las líneas  en el guión cubano,  solo que no e es únicamente la cúpula cubana quien se aprovecha de las riquezas de Venezuela,  no,  de las riquezas de Venezuela se aprovechan muchos  empresarios y funcionarios con los que el régimen  ha convenido la entrega de la Faja del Orinoco, el carbón  y el  Arco Minero.  Así, de la misma manera que se destruyo la industria eléctrica, se ha  venido destruyendo  la industria petrolera llevada a la situación en que esta, abrirle camino a nuevas “inversiones” mediante empresas mixtas, toda esta sinrazón existente  es el resultante de acuerdos  que para nada tienen que ver con  las verdaderas necesidades de un pueblo noble como el venezolano.  Desde CABALLO DE MADERA  levantamos nuestra voz contra esta peculiar manera de hacer política económica que  con total alevosía y  paulatinamente va mostrando su rostro genocida, Así se destruyo la industria nacional y hoy día, enchufados del régimen reciben dolares preferenciales para traer comida a precio internacionales, es así como productos alimentarios adquiridos con  descuento porque están vencidos o a punto de vencerse,  llegan al país para ser distribuidos a través de las llamadas bolsas de comida o cajas clap.  Era de la producción post petrolera, así se le ha llamado, productos alimentarios de pobre calidad  con los cuales se negocian elecciones.
EQUIPO EDITOR CABALLO DE MADERA