.@RobAlonso ¡SE COMPLICA “LA COSA” PARA VENEZUELA!

¡SE COMPLICA “LA COSA” PARA VENEZUELA!

La política mundial, política al fin, es tremendamente dinámica. Desde que los Castro llegaron al poder, han sabido capotear grandes crisis que los han mantenido en vigencia, viendo pasar por la Casa Blanca a doce presidentes estadounidenses.

Cuando Rómulo Betancourt llegó a la presidencia en Venezuela, en 1959, Castro – siendo Betancourt presidente electo – lo invitó a sumarse a su revolución. Don Rómulo le respondió que él no estaba interesado en una revolución, si no en una evolución… y ahí comenzó, para Castro, su primera crisis. Decidió fomentar guerrillas con la intención de apoderarse de Venezuela y sus riquezas, además de un territorio estratégico para el sub-continente americano y El Caribe.

En abril de 1961, Castro se vio al borde de su desaparición, cuando una fuerza de más de mil cubanos anti-castristas invadió Cuba por la Bahía de Cochinos con el apoyo del gobierno de los Kennedy. El proyecto había sido “cocinado y aprobado” por el presidente Dwight Eisenhower, predecesor de John F. Kennedy, pero modificado al punto de desastre y traicionado, in situ, por el entonces-gobierno estadounidense.

Ese mismo año, en noviembre de 1961, el presidente Betancourt rompió relaciones con Cuba siguiendo una política llamada “La doctrina de Betancourt”, de no tener lazos con los gobiernos que habían llegado al poder por medios no electorales. El siguiente enero, Venezuela votó para expulsar a Cuba de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

En octubre de 1962, Estados Unidos – ¡por fin! – descubrió en la isla de Cuba, bases soviéticas en las que se habían instalado misiles con cabezas nucleares capaces de desaparecer a cada ciudad de ese país, a excepción de Seattle, por encontrarse fuera del alcance de los mismos. Esa crisis pasó a la historia con el nombre de “La Crisis de Octubre” o “La Crisis de los Misiles”, que puso al planeta Tierra al borde de una destrucción total. La crisis se resolvió, satisfactoriamente para los Castro, con el “Acuerdo K-K”: entre Khrushchev y Kennedy.

La primera “Misión Internacionalista” cumplida por las “Fuerzas Armadas Revolucionarias” (FAR) de la Cuba castrista, se desarrolló entre octubre de 1963 y abril de 1964, respondiendo a la solicitud de ayuda del máximo dirigente argelino, Ahmed Ben Bella, ante el ataque perpetrado por el ejército marroquí al territorio argelino. El contingente cubano estuvo integrado por 686 efectivos, en composición de un batallón de tanques y unidades de artillería y de aseguramiento.
El mando argelino-cubano planificó y organizó una operación ofensiva contra el territorio marroquí, denominado “Operación Dignidad”, la cual no fue necesaria ejecutar, ya que las partes llegaron a un arreglo después del cual las tropas cubanas regresaron a Cuba.

En julio de 1964, Rómulo Betancourt solicitó con éxito que las sanciones de la OEA fueran impuestas a Cuba después del descubrimiento de un cargamento de armas en una playa venezolana, abandonado por cubanos castristas para uso de las guerrillas de la Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN), que buscaban derrocar al gobierno constitucional de Betancourt con la intención de establecer un régimen marxista en Venezuela.

En 1966 el oficial cubano Arnaldo Ochoa, quien luego sería fusilado por Castro, con el comandante guerrillero venezolano Luben Petkoff, tomaron un bote en Pinar del Río con destino a las costas de Falcón, Venezuela, en una de sus expediciones más secretas. Junto con otros 15 militares cubanos fueron enviados por Castro para fortalecer las guerrillas de Douglas Bravo que luchaban contra el gobierno de Raúl Leoni, la cual terminó en una pérdida estratégica importante a gran costo humano. Los venezolanos entrenados por Cuba fueron desembarcados en julio de ese mismo año.

En mayo de 1967 el ejército venezolano interceptó en las playas de Machurucuto un desembarco de oficiales cubanos y guerrilleros venezolanos liderados por Guillermo Soto Rojas. Una vez que Betancourt y su sucesor Raúl Leoni dejaron el cargo, Venezuela se identificó cada vez más con el Tercer Mundo, la actividad guerrillera disminuyó y Castro “renunció” a la exportación de su revolución, lo que permitió un acercamiento tentativo con el gobierno venezolano. Las relaciones diplomáticas fueron restauradas en 1974 por el gobierno de Carlos Andrés Pérez, se reanudaron las entregas de petróleo y Venezuela abogó por la readmisión de Cuba a la OEA, algo que a los Castro no les interesaba por considerar que la OEA era (y sigue siendo) el “Departamento de Asuntos Sin Importancia del Continente Americano”.

En octubre de 1973, Fidel Castro intervino en el conflicto de Siria. Cuba envió 746 combatientes, respondiendo a la solicitud de ayuda realizada por el gobierno sirio con motivo del fracaso de la ofensiva desatada por Egipto y Siria, el 6 de octubre de 1973, para tratar de recuperar los territorios ocupados por Israel durante la Guerra de los seis días, en junio de 1967.

Con los efectivos cubanos se conformó un regimiento de tanques, que después se integró en la “47 Brigada de Tanques” cubano-siria. El 29 de octubre, un día después del arribo del primer grupo de cubanos, Siria aceptó la “Resolución 338 del Consejo de Seguridad de la ONU” que decretaba el cese al fuego entre sionistas y árabes. No obstante, el mando cubano-sirio planificó seis misiones combativas a cumplir por la “47 Brigada de Tanques”, las que no fueron necesarias ejecutar.
El 15 de enero de 1975, el contingente militar cubano partió de regreso a Cuba, arribando a la isla el 4 de febrero, dándose por concluida la misión. Dos días después se les brindó un recibimiento oficial en La Cabaña, donde habló Fidel Castro.

La misión en Angola, denominada “Operación Carlota”, fue la más importante cumplida por las Fuerzas Armadas Revolucionarias Cubanas, pues abarcó desde agosto de 1975 – cuando partió hacia ese país el primer grupo de cubanos – hasta mayo de 1991, cuando regresó a Cuba el último grupo de combatientes: ¡16 años más tarde! A lo largo de esos dieciséis años, los internacionalistas cubanos participaron, conjuntamente con los combatientes de las FAPLA y la SWAPO, en las más importantes acciones combativas libradas en Angola, donde murieron decenas de miles de jóvenes cubanos y cientos de miles regresaron a Cuba mutilados, tanto física como mentalmente.

Paralelamente a la misión en Angola, un contingente militar cubano se desplegó en la región de Punta Negra, República del Congo, con la misión de actuar como apoyo de las tropas que defendían Cabinda (Angola).

Codificada como “Operación Baraguá”, comenzó en enero de 1978 en Etiopía una de esas tantas “misiones internacionalistas”, cuando llegaron los cubanos a ese país africano las primeras tropas cubanas para enfrentar la confrontación de las fuerzas armadas de Somalia, iniciada en julio de 1977. Primeramente, los cubanos se incorporaron a la defensa de la ciudad de Harar y posteriormente participaron en la contraofensiva etíope, la cual concluyó el 11 de marzo de ese año, días después de haber sido tomada la ciudad de Jijiga. La misión se prolongó hasta septiembre de 1989 y en ella participaron 41 mil 730 militares cubanos.

Además, las FAR cumplieron misiones de colaboración militar (asesoramiento) en más de diez países. En todas estas misiones participaron 385 mil 908 combatientes cubanos. Los Castro participaron en conflictos políticos o armados en Chile, Bolivia, El Salvador, Nicaragua, Colombia, Panamá y Grenada… además de influir en los gobiernos de Jamaica y de Guyana. ¡Lindos chicos… peeeeero!

Dicen que todos los días sale un pendejo a la calle: ¡y el que se lo encuentre es de él! Los Castro se encontraron a Huguito Rafael Chávez Frías, a través de su hermano Adán. Gracias al pacto firmado entre CAP y Castro, a finales de 1978, para “reunificar” a la familia cubana en Venezuela, Fidel invadió la patria de Bolívar infiltrando a miles de cubanos altamente entrenados y con experiencia militar adquirida en todas esas fulanas “misiones internacionalistas”. Le tocó al ingenuo de Luis Herrera Campíns honrar ese acuerdo invasor que CAP firmó con Fidel Castro, a quien admiraba con locura. Fui nombrado “comisionado presidencial” y le reportaba, directamente, al ministro de la secretaría de entonces: Gonzalo García Bustillos.

Muy pronto nos dimos cuentas de que todo formaba parte de un proyecto para invadir e infiltrar, silenciosamente, a Venezuela. Unos meses más tarde le sugerí al ministro García Bustillos que eliminara el acuerdo… pero ya era demasiado tarde. A través de la “Casa de la Amistad Cubano-Venezolana”, los Castro habían invitado a centenares de jóvenes venezolanos a Cuba, entre los cuales fueron “beneficiados” Adán Chávez y Nicolás Maduro. Los cubanos castristas minaron a Venezuela, infiltrando en ese país hasta el Movimiento Scout, pasando por la iglesia católica, los partidos políticos y, sobre todo: ¡el estamento militar! El resto ya todos Uds. lo saben.

Es evidente, más que evidente, que los Castro han sabido jugar exitosamente en el tablero político internacional. De eso que no les quepa la menor duda. Cuando por fin se adueñaron de Venezuela por la vía fabianista-electoral, nadie en ese país tenía la más mínima idea del tamaño y de la clase de enemigo que enfrentaban… y comenzaron a tirar tiros al aire a ver si caían los patos: ¡pero por esa laguna jamás habían volado patos!

Una cuerda de muchachitos de “Primero Justicia”, partido que se creó, INCREÍBLEMETE, a partir de un programa de televisión con el mismo nombre, se constituyeron en líderes para liberar a Venezuela de uno de los regímenes más mañosos, amorales, infrahumanos y genocidas que ha conocido la humanidad. Los Castro, con suficiente experiencia, fueron creando líderes “opositores” para darles “guaral” (cuerda) a los anonadados venezolanos. En el año 2000 colocaron a Francisco Arias Cárdenas de candidato bufo “en contra” del entonces-incondicional Hugo Chávez. En 2006 se cuadraron a Manuel Rosales y luego acordaron el engaño con un “marrano” (judío, supuestamente, converso al cristianismo), Henrique Capriles Radonski, quien entregó su victoria electoral en dos oportunidades: 2012 y 2013.

Muy pronto estos “muchachos” (y no-tan-muchachos), se dieron cuenta de que no podían con el monstruo y se prestaron para conformar lo que hoy se conoce como “LA FALSA OPOSICIÓN”, la cual yo vengo denunciando desde el año 2003, cuando comenzaron a llamarme LOCO.

Cuando ya no quedaban líderes “opositores” con huesos sanos en Venezuela, los Castro comenzaron a construir a la “Violeta Chamorro venezolana”: María Corina Machado, quien es hoy la única voz “opositora” que escuchan millones y millones de venezolanos.

María Corina Machado no tiene un “discurso libertario”. Se mueve en “campaña electoral” al más puro estilo de “La Cuarta” en un país total y absolutamente controlado y subyugado por el narcocastro-estalinismo internacional, donde el que menos grite, lo “suicidan” lanzándolo de un décimo piso sin ventanas. La Machado no ha expuesto su “plan de liberación”. Habla de “cosas” como “El Capitalismo Popular”, que nadie – ni ella misma – entiende. Sale en videos cocinando casabe y cosas por el estilo: ¡pero no dice cómo piensa ella conducir la liberación de Venezuela de uno de los regímenes más atroces del planeta! Mientras tanto, como los Castro han hecho con líderes anticastristas cubanos, le están dando “guaral”… hasta que llegue la hora de quitarle su “licencia de opositora”. Si quieren saber qué hicieron los Castro para mantener vivo el movimiento sandinista en Nicaragua cuando ya la guerra civil en ese país la habían perdido frene a los “Contras”, revisen este capítulo de mi libro, “Cómo se Perdió Venezuela”:

http://comoseperdio3.blogspot.com/

A todas éstas y ante un cuadro de total sentimiento de indefensión absoluta, el pueblo de Venezuela, en su inmensa mayoría – como hizo el pueblo de Cuba durante décadas – está esperando la invasión de los “americanos”, que en ese país le llaman “inherencia humanitaria”. A falta de palos del cual ahorcarse, los venezolanos “creen” (esperan… desean: ¡aspiran!) que va haber una “transición pacífica, constitucional y democrática”; cuento-chino que les han metido en sus cabezas estos líderes de papel. María Corina, por cierto… cuenta con que al producirse tal “transición”, ella estará encabezando la lista de los “presidenciables”. El grave problema es que los venezolanos, en su inmensa mayoría, no conocen la trayectoria de los Castro y que como al “macao” (un famoso y agresivo molusco que abunda en Cuba), habrá que darle fuego en sus culos, para que suelten a Venezuela.

Entonces, en el horizonte solamente se perfila una intervención militar por parte del gobierno de Estados Unidos, propuesto y promovido por los halcones que rodean al presidente Donald Trump, a quien la mayoría de los venezolanos (al menos en EE.UU.), parece detestar. En contra de esas esperanzas se ha pronunciado ya el vicepresidente estadounidense, Mike Pence.

Con los nuevos acontecimientos producidos por el enjuiciamiento, condena y concierto del Tuerto Andrade, se abrió una esperanza de invasión a Venezuela y el panorama se vio medianamente esperanzador. Miles de millones (millardos o billones) de dólares se han repartido para sobornar periodistas y políticos de la supuesta oposición… más muchos más repartidos para generar terrorismo que pondrían en peligro la seguridad de los “americanos”. Por un momento era lógico pensar que los “americanos” iban a aplicarle a Maduro, lo que le aplicaron a Noriega en Panamá.

Para poner el parche antes de que salga el hueco, los Castro – ni cortos ni perezosos… y ni pendejos que ellos fueran – comenzaron a mover sus piezas sobre ese nuevo tablero internacional. En primer lugar, convencieron a los rusos para que enviaran destructores de última generación a Cuba… para defender “la revolución” y patrullar el área del Caribe (Venezuela). Al mismo tiempo, se lanzaron con una jugada magistral: un acuerdo con Turquía para que este país terminara de raspar la olla minera en Venezuela, llevándose todo el oro que puedan depredar, junto con otros minerales de gran importancia estratégica. Eso lo hicieron a sabiendas de que EE.UU. cuenta con Turquía para mantener una base aérea en Incirlik, instalaciones necesarias para la defensa de un posible ataque de misiles enemigos. ¡Pendejos no son!

La única opción que tienen los venezolanos de ver una “inherencia humanitaria” en Venezuela es salir masivamente a trancar a Venezuela de rabo a cabo con los carros que todavía existen en ese país en vías de extinción. Una vez trancado el país… ¡que se prenda “La Sampablera” y que todos los infiernos se desaten! Pero tendrán que liberarse – primero – de esos líderes, como la María Corina Machado, quien está – como caimana en boca de caño – esperando la solución pacífica, democrática y constitucional, para verse en el espejo con la banda presidencial hecha en España.

¡SE COMPLICA “LA COSA” PARA VENEZUELA!

Miami 5 de diciembre de 2018
Robert Alonso

@RobAlonso “LA SAMPABLERA”

“LA SAMPABLERA”

Francisco Herrera Luque, a pesar de haber sido “ñangaroso”, fue mi novelista favorito venezolano. Afortunadamente tengo en mi exilio todas sus obras. Mi pasión era el estilo en que Pancho narraba sus “historias noveladas”: Boves, El Urugallo; En la Casa del Pez que Escupe el Agua; Los Amos del Valle; La Luna de Fausto; El Vuelo del Alcatraz… y, por supuesto: La Historia Fabulada (volúmenes I, II y III).

Herrera Luque, además de escritor, fue psiquiatra. Nació en la Caracas de 1927 y murió en esa misma ciudad poco antes de caer la noche en Venezuela: en 1991. Tuve el gusto de pasar con él una tarde frente a nuestra Cabaña 29 del club Playa Azul, en el litoral central de Venezuela.

Otro de mis personajes favoritos lo fue el actor, director, guionista y productor de cine: el norteamericano Orson Welles, quien había nacido en 1915 y fallecido en 1985, cuando había cumplido ya sus 70 años de edad.

El domingo 30 de octubre de 1938, Orson Welles estremeció a su audiencia radial norteamericana, con una producción impresionante, la cual pasó a la historia como “La Guerra de los Mundos” (“The War of the Worlds”, en inglés). Welles había adaptado para la radio una novela que Herbert George Wells había publicado, con el mismo título, en 1898.

La producción de Orson Welles, dirigida y narrada por él, salió al aire en vivo y en directo, en la noche de Halloween: el domingo 30 de octubre de 1938. ¡Fue aterrador! El episodio, además, se hizo famoso por demostrar el poder de los medios de comunicación, ya sea por que causó el pánico en su audiencia o por el fenómeno posterior de la creación del mito que millones de estadounidenses se asustaron con la invasión de extraterrestres.

Unos 47 años más tarde, intentando emular a Orson Welles, dirigí y escribí una serie para la televisión que se hiciera famosa en Venezuela, transmitida por RCTV, llamada “Lo Increíble”. Esa misma serie, con el nombre de “A Fondo”, la llevé a WAPA TV en Puerto Rico y de regreso a Venezuela, la continué en Venezolana de Televisión, titulada “Más Allá de la Comprensión”. A través de esos programas pude corroborar el poder de la comunicación social y sus medios. Fue una experiencia extraordinaria.

Manuel Juan Carvajal, el crítico de la TV y radio más “ácido” de la Venezuela de 1984 (hace 34 años), me honró con los comentarios que hoy les publico debajo de estas líneas. Carvajal, en mi ilusión juvenil (tenía yo, entonces, 34 añitos), me hizo sentir como el Orson Welles cubano-venezolano del momento. ¡Ja!

Hoy, pensando que me saldrá – más o menos bien – he querido repetir el estilo de Welles, salvando las distancias, con esta “obra” que he titulado: “LA SAMPABLERA”

EL NUEVO HERALD
Miami 12 de enero de 2019

Ante el descaro del gobierno de Nicolás Maduro de irrespetar la constitución bolivariana en el día de anteayer, 10 de enero, el pueblo de Venezuela comenzó a tomar las calles en las primeras horas del día. A golpe de las once de la mañana y de manera espontánea, muchos habitantes de la ciudad capital comenzaron a dejar sus vehículos automotores en medio de las vías: calles, avenidas y autopistas. El ejemplo fue seguido, de inmediato, por las grandes ciudades del país… Maracaibo, Valencia, Barquisimeto, Maracay, San Cristóbal, Cumaná, Carúpano, Ciudad Bolívar, etc. Ya para el mediodía, las mayores ciudades del país estaban total y absolutamente paralizadas por los vehículos que sus propietarios habían abandonado en las vías públicas, a sabiendas de que en pocos meses esos vehículos no tendrían valor alguno, debido a la falta de repuestos y de gasolina… tal como ha sucedido en todos y cada uno de los países ocupados por el comunismo internacional.

No se registró confrontación alguna. Los propietarios de los vehículos que sirvieron para esta monumental e histórica paralización de un país, abandonaron sus carros y se refugiaron en sus viviendas, también conocidas como “guarimbas”, ya que éste vocablo tiene el significado de “refugio” en uno de los dialectos ancestrales caribes de Venezuela. Hasta las avanzadas horas de la noche no se registraban bajas, mutilados ni detenidos. Las “fuerzas del orden” han sido incapaces de ejercer sus funciones, debido a que las vías públicas están totalmente bloqueadas por centenares de miles de carros que sus propietarios han abandonado, anárquicamente, en la mayoría de las calles, avenidas y autopistas del país.

Aprovechando la TOTAL Y ABSOLUTA paralización de estas ciudades, grupos de jóvenes anárquicos se han dado a la tarea de darles candela a las sedes que representan el poder del gobierno, tales como inmuebles pertenecientes al PSUV, alcaldías, ministerios, notarías, etc. Extraoficialmente se informó que la embajada y el consulado de Cuba están en llamas, como lo están los hoteles llamados “Alba”, en pleno corazón de Caracas y se habla de ataques contra otras embajadas de países “socialistas”, colaboradores del gobierno que ha destruido a Venezuela. El caos anárquico se ha extendido a las sedes de los partidos “opositores”, que han colaborado con el régimen, como Acción Democrática, COPEI, Un Nuevo Tiempo, Voluntad Popular, Primero Justicia, entre otros.

Hasta el momento se desconoce el paradero de muchos de los actores de la tragedia venezolana, entre los que podríamos mencionar a los altos funcionarios del gobierno, pero también a los representantes de lo que hoy llaman “La Falsa Oposición”: María Corina Machado, Henry Ramos Allup, Henrique Capriles Radonski, Leopoldo López, entre muchos otros que permanecían en Venezuela. Líderes de esa falsa oposición, como Antonio Ledezma y Julio Borges, entre otros, salvaron su integridad por haber abandonado Venezuela con anterioridad a este impresionante pandemónium.

Se desconocen los paraderos de los altísimos responsables directos de la tragedia venezolana, como Nicolás Maduro, Cilia Flores, Diosdado Cabello, Jorge y Delcy Rodríguez, Tareck El Aissami, Rafael Lacava, Vladimir Padrino López, Aristóbulo Istúriz, Tareck William Saab, Iris Varela y muchos otros. Se cree que no han podido abandonar Venezuela, debido a la imposibilidad de trasladarse a los aeropuertos, ya que todas las vías están trancadas y ni siquiera pueden transitar los pilotos afectos al gobierno, lo que nos recuerda cómo Milosevic, “El Carnicero de los Balcanes”, tuvo que entregarse a los tres días de haber comenzado en Serbia un “carrazo” bastante similar al que hoy vemos en Venezuela… ¡aunque no tan intenso! Milosevic fue enviado a La Haya y antes de ser condenado por haber masacrado a más de 600mil seres humanos, en lo que él llamó una “limpieza étnica”: ¡murió (o lo murieron) como una cucaracha en su celda!

El caos anárquico es indescriptible. Venezuela entera está en llamas. Los bomberos ni siquiera pueden llegar a sus estaciones y de llegar a ellas, los camiones cisternas no pueden recorrer las vías para aplacar los miles de fuegos, que ya para el anochecer se contaban por miles a lo largo y ancho del país.

Se desconoce al líder de esta sublevación. Es de suponer que la ciudadanía ha asumido lo que el Dr. Gene Sharp llamaba el “liderazgo colectivo” o “liderazgo compartido”, dado que la inmensa mayoría de los venezolanos ha entendido que ha sido engañada por esos que se llamaban “líderes opositores” y que ya está claro que eran cipayos del gobierno que engañaban a sus seguidores para anestesiarlos con falsas promesas, orientándolos hacia marchas inocuas, donde los ponían a tocar pitos y raca-racas… promoviendo “firmazos” y participación en falsos procesos electorales, a sabiendas de que todo estaba diseñado para el fraude, como se comprobó con las ya-famosas “actas traidoras”. Sin embargo, una organización, cuyo nombre no se ha dado a conocer, llamó a la redacción del Nuevo Herald para asegurar que en Venezuela tiene un contingente de miles de jóvenes venezolanos, dispuestos a prenderle candela a todas aquellas sedes de organismos, organizaciones, empresas y países que han colaborado – directa o indirectamente – con la destrucción sistemática de Venezuela, destruyendo millones de familias y el futuro de los jóvenes venezolanos.

La ciudadanía está a buen resguardo en sus respectivos hogares, en sus “guarimbas”. Se sabe que la gran mayoría de los venezolanos está armada, por lo que ni siquiera se puede apreciar motorizados de las bandas criminales, que en Venezuela llaman “colectivos”.

La Conferencia Episcopal ha lanzado un “grito de auxilio” a la comunidad internacional para que intervenga, humanitariamente, en Venezuela… a fin de ponerle fin a esta dramática situación jamás vista en país alguno, a lo largo y ancho de la historia de la humanidad. “Este es el resultado de casi 20 años de ignominia, de abuso, DE ENGAÑO y de opresión. El pueblo venezolano no tenía las armas para enfrentar al E.C.O. (Ejército Cubano de Ocupación), pero encontró el perfecto armamento para liberarse de los Castro: ¡sus carros!”, aseguró para las agencias internacionales de noticias el presidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela: Mons. José Luis Azuaje Ayala.

Esta crisis afectará – enormemente – los intereses de la región. Centenares de miles de venezolanos se están desplazando hacia los países fronterizos, Colombia y Brasil. Las autoridades de ambos países son incapaces de contener la impresionante avalancha de desplazados, debido a lo extenso del territorio fronterizo. Por otro lado, Estados Unidos contempla una gran distorsión de los precios del combustible, elevando el costo de la gasolina y del diesel a niveles históricos jamás imaginados… una distorsión que pudiera extenderse a nivel mundial.

La Lloyd de Londres anunció la inmediata anulación de todos sus seguros con navíos petroleros que toquen puertos venezolanos, por considerar que son “puertos inseguros”, lo que significa que de Venezuela no saldrá crudo hacia ningún país del globo terráqueo, sacando del mercado mundial el crudo que poco o mucho, sigue exportando – a duras penas – Venezuela.

Durante los últimos meses, los venezolanos les pedían a grito a los “americanos” que invadieran Venezuela, como invadieron Panamá y Grenada, para liberarlos de tan aberrante y destructivo sistema, pero no encontraron respuesta… a pesar del peligro que supone para la seguridad de EE.UU, un gobierno que financia al terrorismo internacional. Ante tal estado de indefensión, los venezolanos tomaron la decisión de sublevarse, a pesar del sacrificio que esa sublevación supone para todos y cada uno de los venezolanos que todavía viven en ese país.

Por otro lado, El Nuevo Herald pudo enterarse de que mañana 13 de enero, a primera hora, una comisión especial de seguridad internacional se reunirá en la ONU para tratar el impresionante problema de Venezuela y tomar medidas dirigidas a resolver tan grave crisis, a la que ya han bautizado como “LA SAMPABLERA”


Seguiremos informando…

Miami 30 de noviembre de 2018
Robert Alonso

La comunicación social debería de ser una “ciencia exacta”

PARA QUE LO ENTIENDAN

La comunicación social debería de ser una “ciencia exacta”, pero no lo es. Se los digo yo que tengo casi MEDIO SIGLO en el “medio”. Cuando estudié comunicación social en la Universidad de Aberdeen, en Escocia, no me enseñaron la “película completa”. Una cosa es lo que piensa el burro (el comunicador social) y otra, muy distinta, la que piensa quien lo monta: “el lector o receptor de la comunicación”.

En 1989, Fidel Castro había masacrado ya a más de 70 mil cubanos en el paredón de fusilamiento. En Venezuela había más de 300 mil cubanos exiliados. Teníamos accesos a los medios de comunicación social. Todo venezolano de criterio – ¿los hubo alguna vez? – había escuchado los desmanes de los Castro. Entre los años 60’s y 70’s, los Castro se cansaron de matar venezolanos y de intentar adueñarse, no de Venezuela: ¡de las riquezas – no renovables – de Venezuela! Y, sin embargo, la crema y nata de la intelectualidad venezolana, casi mil “intelectuales”, le dieron la bienvenida a Venezuela a Fidel Castro en los primeros días de febrero de 1989, mediante el “Manifiesto de Bienvenida a Fidel Castro”. Más tarde, unos once años después, se estaban lamentando de la ocupación de Venezuela, por parte de Fidel Castr: ¡a quien le habían dado la bienvenida!

¿Cómo calificar a los venezolanos representados en esos “intelectuales”? ¿De ANORMALOS, ANORMALAS, IMBÉCILOS, IMBÉCILAS, acéfalos y acéfalas? ¡CÓMO! Coño, carajo: ¿cómo? Que alguien me lo explique. Estoy abierto a toda clase de explicaciones. Se trató de la CREMA Y NATA de la intelectualidad venezolana. Los profesores universitarios de las mejores universidades del país… de los fulanos “comunicadores sociales” que generaban opinión. ¡Que alguien me lo explique!

Ah… pero luego los Castro se adueñaron de Venezuela y la volvieron mierda. Entonces todos los venezolanos se volvieron anti-castristas y lo que es mucho peor: ANTI-CUBANOS. El grueso de los venezolanos detestó a todo lo que oliera a Cuba, incluyendo a los cubanos dignos ANTI-CASTRISTAS, quienes por décadas luchamos por Venezuela… por la democracia y la libertad de Venezuela; quienes, como yo, les advertimos que el peligro del narcocastro-estalinismo estaba a la vuelta de la esquina. El enemigo a combatir y a odiar, según los venezolanos, no estaba en las filas de Acción Democrática, en las filas de COPEI o del MAS: ¡partidos todos SOCIALISTAS! Los enemigos estaban dentro de todo lo que fuese cubano: ¡castrista o anti-castrista!

Pero los pobres venezolanos llevan casi 20 años siendo conducidos al matadero por los “socialistas” de AD, COPEI y el MAS… y ahí no hay enemigos. Una socialista social-cristiana ha sido ahora reconocida por la BBC como una de las mujeres más influyentes del planeta Tierra: ¡y todos los venezolanos brincan en una sola pata! Es como si hubiese ganado el cetro de Miss Universo una nueva venezolana.

Más aún: una venezolana, como la fulana Valentina Quintero – firmante de esa aberración histórica de manifiesto de bienvenida a Fidel Castro – es mencionada por la BBC (no sé cómo) como una de las mujeres más influyentes del planeta: ¡y los venezolanos lanzas cohetes al aire!

Entonces, los venezolanos (y las venezolanas), son – mayoritariamente – ANORMALOS, ANORMALAS, IMBÉCILOS, IMBÉCILAS, acéfalos y acéfalas. ¡No me cabe la menor duda!

Miami, 20 de noviembre de 2018
Robert Alonso

MUJERES INFLUYENTES

MUJERES INFLUYENTES

La BBC ha publicado una lista de las 100 mujeres más influyentes del planeta Tierra. En verdad que no sé en qué se basaron. ¿Influyentes del planeta? Hay que ver cómo se dan gusto, “argunos”, engañando – MISERABLEMENTE – a media “humanidad”. ¿Influyentes? ¡Por favor! Uno sale a las calles de Estados Unidos y les pregunta a los transeúntes cómo se llama la esposa de Donald Trump: ¡y el 99.99% no sabría responder! Es más… uno hace una encuesta – entre todos los terrícolas – sobre quién fue la “Madre Teresa de Calcuta” y si el 1% responde “correctamente”, habría que darse con una piedra en los dientes. De hecho, nadie sabe – exactamente – quién fue la “Madre Teresa” (amiga de Fidel Castro, por cierto). Para muchos era una santa, pero para otros: ¡UNA HDLGP!

Pero bueno… ahora los venezolanos, millones de ellos, están “brincando en una pata”, porque entre las 100 mujeres más influyentes del planeta se encuentran, según la BBC, dos venezolanas: La MariCori Machado y la fulanita Valentina Quintero.

¡Háganme Uds. el favor! ¿A quién carajo se le ocurrió elegir a la “sifrina de ocasión”, Valentina Quintero, como una de las mujeres más influyentes del planeta Tierra… del Universo sideral. ¡Que me lo expliquen!

Pero vamos más allá. ¿Saben Uds. quién es la Valentina Quintero? Antes del año 2010 era chavista-comunista-castrista. Fue chavista-comunista-castrista durante 10 años dentro de este régimen que ha venido destruyendo, sistemáticamente, a la Venezuela que ella tanto dice amar… pero hay más. La fulanita Quintero, hermana de Inés Quintero… otra chavista-comunista-castrista… ¿o ex chavista-comunista-castrista?, FUE CHAVISTA-COMUNISTA-CASTRISTA hasta “los otros días”. Tanto ella, la Valentina, como su hermanita… la Inés: ¡firmaron el “Manifiesto de Bienvenida a Fidel Castro”! ¿Qué tal? ¿Qué les pareceeeeeeee?

Vamos a estar claros. Ese manifiesto de bienvenida se firmó en Venezuela en los primeros días de febrero de 1989. Fidel Castro llevaba TREINTA AÑOS destruyendo Cuba, masacrando cubanos… separando a la familia de millones de seres humanos, invadiendo otros pueblos (Venezuela incluida)… exportando una “ideología” satánica, infrahumana, genocida.

Valentina Quintero Montiel nació el 28 de junio de 1954. Para cuando ella firmó ese “excremento”, contaba 35 años de edad. Se formó en el colegio católico, San José de Tarbes y realizó sus estudios superiores en la Universidad Católica Andrés Bello, graduándose en 1976 de Licenciada en Comunicación Social. La fulana Valentina no era una “percusia” cualquiera. Tenía suficientes “créditos” intelectuales como para saber, en 1989 cuando firmó el manifiesto de bienvenida del “Monstruo del Caribe”, quién carajo era Fidel Castro Ruz… y qué había hecho en contra de su propio pueblo: ¡y en contra del pueblo venezolano! Si alguien que lea este artículo, le llega a la Valentina, que le pregunte por qué carajo firmó ella esa mierda. Es como si hoy, a poco menos de 20 años de destrucción en Venezuela, a una cuerda de ANORMALOS COMUNISTAS INTELECTUALES en Estados Unidos, se le ocurriera firmar un manifiesto de bienvenida a Nicolás Maduro. ¡Igualito!

Ah… pero si Uds. buscan los comentarios de la Valentina en YouTube y en Google, la van a ver atacando – de frente – al régimen de los Castro en Venezuela. “¿Cómo así?”, diría un colombiano de los páramos. Muy sencillo: ¡sencillito!

En el año 2010, una turba invadió la hacienda de los padres de Valentina e Inés Quintero (AMBAS CASTRISTAS-CHAVISTAS-COMUNISTAS para entonces) y la volvieron mierda. Desde ese día, después de que “el soberano” les pisara los callos a los Quintero: “¡comenzaron a querer a Venezuela!” Lo que no sabían las hermanitas Quintero, Inés y Valentina, es que para los comunistas: ¡a cada cochino le llega su hora!

¿Y la MariCori? Bueno… la MariCori era muy niña para cuando Fidel Castro se instaló en Venezuela en el año 1989, si no: ¡hubiera firmado también el infausto “Manifiesto de Bienvenida a Fidel Castro”! A la MariCori la salvó su edad. La MariCori tiene una formación “social-cristiana”, es decir: ¡socialista! Es de la escuela del HDLGP de Rafael Caldera, uno de los principales causantes de la destrucción de Venezuela. Entre los “social-cristianos”, los que menos pujan: ¡pujan un piano de cola abierto! Ella es otra de las mujeres, según la BBC, más influyentes del planeta Tierra: ¡ESTAMOS RODEADOS!

Miami 20 de noviembre de 2018
Robert Alonso

MISIONES INTERNACIONALISTAS

El pueblo de Cuba no sabe cuántos jóvenes cubanos, de ambos sexos, han muerto en “misiones internacionalistas”. El pueblo venezolano no tiene la más puta idea de lo que son las fulanas “misiones internacionalistas”. Bueno les sería a los venezolanos que tienen a sus hijos y nietos viviendo en Venezuela, que se tomen su tiempo para revisar esta página publicada por el régimen infrahumano de la Cuba narcocastro-estalinista:

http://www.cubadefensa.cu/?q=misiones-militares

Vámonos para Nicaragua. Nicaragua es un país de hombres aguerridos. Muchos creen que la primera derrota militar que sufrieron las fuerzas armadas estadounidense se produjo en Vietnam: ¡pero se equivocan! La primera derrota militar sufrida por Estados Unidos, se produjo en la Nicaragua del año 1933, bajo el nacionalista (NO COMUNISTA) Augusto Nicolás Calderón Sandino.

Estados Unidos se había, prácticamente, adueñado de Nicaragua gracias a la complicidad de los liberales y de los conservadores (digamos: bajo los adecos y los copeyanos). Los liberales y los conservadores, antagónicos políticamente, se confabularon para entregarles Nicaragua a los estadounidenses. En las calles de ese país se hizo popular el siguiente refrán: «Cinco liberales y cinco conservadores: ¡suman diez bandidos!».

Augusto Sandino conformó un grupo armado de 29 hombres: ¡30 con él! El armamento consistía de 40 rifles. Poco a poco Sandino incrementó sus efectivos hasta llegar a ser unos 6000 hombres, quienes conformaban el llamado “Ejército Defensor de la Soberanía Nacional” (EDSN).

Con el correr de los años, los “sandinistas” comunistas se adueñaron de la imagen – NACIONALISTA – de Augusto Sandino, como hicieron los “castristas” comunistas en Cuba, que se adueñaron de la imagen – NACIONALISTA – de José Martí. El comunista salvadoreño, Agustín Farabundo Martí, se fue a Nicaragua a captar a Sandino para las filas del comunismo internacional y este último le dio 24 horas para que abandonara Nicaragua, so pena de ser fusilado de inmediato. Al final, Farabundo Martí terminó fusilado en El Salvador, el 31 de enero de 1932.

Sandino fue el primer guerrillero moderno de la historia hispanoamericana. De hecho, los estadounidenses comenzaron por llamarle “bandolero” y terminaron llamándole “guerrillero”. Jamás pudieron vencerlo. Llegado Franklin Delano Roosevelt a la presidencia de EE.UU. y obligado por problemas domésticos de mayor importancia (la Gran Depresión), proclamó la «política de buena vecindad», lo que significaba la retirada de todas las fuerzas militares de EE. UU. de los países de la cuenca del Caribe, incluyendo Nicaragua. Sin embargo, conscientes de su derrota, ya desde hacía algún tiempo los marines preparaban su retirada: paulatinamente dejaron de participar en los combates.

Los nicas no son ciudadanos fáciles. Los nicas: ¡son guerreros aguerridos!

La olla de presión se fue cargando en Nicaragua durante varias décadas del mal-llamado “sandinismo” hasta hace unos meses cuando explotó la sublevación cívica que ha producido miles de muertos, decenas de miles de mutilados y cualquier cantidad de desaparecidos y de presos políticos.

Los nicas no se rinden y los Castro tomaron cartas en el asunto, conformando una fuerza militar compuestas por elementos cubanos y VENEZOLANOS. He ahí la primera “misión internacionalista militar” de jóvenes venezolanos en territorio extranjero. ¡La emoción ha comenzado!

Los venezolanos no lo saben, pero en el año 2008 se promulgó la fulana “Ley de Defensa de la Patria”, en la cual se contempla la obligatoriedad de participar en “misiones internacionalistas” a jóvenes venezolanos de ambos sexos. ¡Ha llegado la hora de esa primera “misión internacionalista”!

Muy pronto comenzarán a llegar a Venezuela, en bolsas plásticas, los cuerpos de jóvenes venezolanos y jóvenes venezolanos mutilados psicológicamente.

Yo quisiera tener la manera de hacerles entender a los venezolanos lo que les espera en un futuro inmediato… a partir de hoy, de ayer: ¡de mañana! No se trata simplemente de no tener papel con el cual limpiarse el trasero… o falta de insulina para los diabéticos. Estamos hablando de mutilaciones físicas y psicológicas de lo más preciado que puede haber en la vida: ¡nuestras futuras generaciones!

No entiendo para nada. Los dolientes venezolanos se cuentan en MILLONES DE HABITANTES. Los victimarios no llegan al millón: ¡y los más son sometidos, MISERABLEMENTE, por los menos!

Miami 18 de noviembre de 2018
Robert Alonso

LA DISONANCIA COGNITIVA DEL GRUESO DE LOS VENEZOLANOS

LA DISONANCIA COGNITIVA DEL GRUESO DE LOS VENEZOLANOS

Hoy un amigo determinó que el problema de los venezolanos se enmarca dentro de eso que muchos sociólogos llaman “disonancia cognitiva”. Suena “CIENTÍFICA” la guarandinga, un tanto complicada, por lo que habría que definir – primero – ambos vocablos.

Como mi abuelo, Don Alonso (esposo de la Abuela Carmelina, QEPD) me enseñó, me fui al “mataburros”, es decir: al diccionario. La mejor opción es el diccionario de la Real Academia Española (www.rae.es) y busqué el significado de ambas palabras.

DISONANCIA
1. f. Sonido desagradable.
2. f. Falta de la conformidad o proporción que naturalmente debe tener algo.
3. f. Mús. Acorde no consonante.

COGNITIVO

1. adj. Perteneciente o relativo al conocimiento.

Una vez “aclarado” el significado de ambas palabras, podríamos inferir que se trata de un sentimiento desagradable al conocer “algo”. Por ejemplo, si nos gusta fumar y descubrimos que fumar nos produce – entre muchas otras cosas – cáncer, ese conocimiento genera en nosotros algo desagradable… en consecuencia, buscamos la manera de “acomodarnos mentalmente”, para paliar el desagrado.

En ese sentido, un fumador empedernido… ese que fuman “como una puta presa”, podría decir que si dejase de fumar, engordaría; que el placer que le produce fumar excede los males que el fumar podría producir. En otras palabras más mundanas: ¡se mojonea!

Fue un psicólogo social (un sociólogo) estadounidense llamado Leon Festinger quien, en 1957, acuño el término. Para entonces Venezuela estaba viviendo una de las mejores etapas de su vida republicana bajo la conducción de mi general Marcos Pérez Jiménez, por lo que la DISONANCIA COGNITIVA no se le podía aplicar a los venezolanos, quienes eran felices: ¡y no lo sabían!

LA DISONANCIA COGNITIVA vino después: ¡43 años después! La “disonancia cognitiva” afectó a los venezolanos, en su inmensa mayoría, cuando los Castro se adueñaron de Venezuela sin la necesidad de hacer sonar un solo triki-traki, ni haber tenido que derramar una sola gotiquitica de sangre. Los venezolanos se dieron cuenta de que estaban metidos en “soberano peo”… que los Castro mandaban en Venezuela… que el comunismo los conquistó; que Venezuela se volvería una mierda. Los venezolanos, que no son tan pendejos como yo promulgo, se dieron cuenta de muchas cosas: pero comenzaron a sufrir de una condición descrita, científicamente, como “disonancia cognitiva”.

Así como el fumador sabía que fumar era mortal y se mojoneaba, los venezolanos sabían que el narcocastro-estalinismo internacional los iba a volver MIERDA: ¡pero comenzaron a mojonearse! El problema fundamental para sobreponerse a la abrumadora “disonancia cognitiva” era la flojera generalizada, la COBARDÍA y, sobre todo: ¡LA CORRUPCIÓN!

El grueso de los venezolanos sabía que “el chavismo” (el narcocastro-estalinismo internacional) era terriblemente destructivo y perverso. Esa era la parte “cognitiva”… la parte del “conocimiento”. La “disonancia”, lo desagradable de ese “conocimiento”, era el peo inmenso que generaría el narcocastro-estalinismo internacional. Pero como la inmensa mayoría de los venezolanos (y de las venezolanas) es FLOJA, COBARDE Y C O R R U P T A, los venezolanos optaron por combatir la “disonancia cognitiva”: MOJONEÁNDOSE COLECTIVAMENTE.

¿Cómo se mojonearon los venezolanos? ¡Muy sencillo! En primer lugar, pusieron sus esperanzas en los mismos socialistas (social-demócratas, social-cristianos o los comunistas del MAS) que generaron el mal y, directa o indirectamente, les entregaron Venezuela a los HDLGP de los Castro. Pusieron sus esperanzas en Enrique Mendoza, Henrique Capriles, Francisco Arias Cárdenas, Julio Borges, Manuel Rosales, Henry Falcón, Henry Ramos Allup, Leopoldo López y, entre muchos otros HDLGP: ¡María Corina Machado! A esta última la conocemos por dos remoquetes importantes: “La MariCori” o “Arepa Menchú”. Muchos venezolanos que ahora están en El Imperio Mesmo y han comenzado a hablar inglés, la llaman “The Untouchable” (“La Intocable”), porque se pasea por toda Venezuela “haciendo oposición” y no la tocan ni con el pételo de una rosa… aunque ella alegó que en Upata le cayeron a palos.

Entonces: ¿qué hicieron los venezolanos para vencer la “disonancia cognitiva”? Comenzaron a hacer bailo-terapia bajo la conducción de Emilio Santana en la Autopista Francisco Fajardo. A jugar futbolito en la Autopista de Prados del Este. A marchar como unos enajenados mentales, tocando pitos y raca-racas. A darles durísimos a las cacerolas (a las cazuelas) y, entre muchas otras cosas: ¡a votar cual ANORMALAS, ANORMALOS, IMBÉCILAS e IMBÉCILOS!

Pero es que nada de eso sirvió. Los angolanos quisieron sacudirse a los Castro y echaron una guerra CONVENCIONAL, con tanques… aviones, helicópteros y katiuskas durante 27 largos y tormentosos años… y perdieron la guerra. Los venezolanos pretendieron liberarse de los Castro, con bailo-terapia, marchando, tocando pitos y raca-racas y votando y no lo lograron. ¿Entonces? ¿Qué hacer para liberarse de la fulana “disonancia cognitiva”? Ah…!!! Esperar a que Donald Trump mande a los marines como hizo Ronald Reagan en Panamá.

El “único” problema es que Panamá no estaba repartida entre las tres grandes potencias. Los Castro, que se la saben todas más una, repartieron a Venezuela entre los rusos, los chinos y los estadounidenses. Los chinos son “casi dueños” de ese país. A los señores chinos los venezolanos les deben hasta el modo de caminar. Están gozando una bola, los chinos, explotando la franja del Orinoco.

Los rusos controlan la minería del sureste de Venezuela y como mano de obra tienen a los “guerrilleros “ del ELN y la facción de las FARC que todavía no se ha “pacificado”. Están comiendo cochino del bueno, mientras los venezolanos se mueren de hambre. La “Franja del Orinoco” es hoy un “peladero de chivo”, destruido y contaminado hasta los teque-teques.

¿Y los gringos? Bueeeeeeee….!!! Los gringos, representados por la Halliburton (la empresa bandera del Clan Bush), están explotando – desde el año 2003 – la Plataforma Deltana, los yacimientos de gas natural más grandes del planeta Tierra: ¿qué tal? ¿Qué les pareceeeeeee?

Eso, sin contar a los iraníes que desde el año 2002 están extrayendo el uranio de Venezuela, uno de los componentes de las bombas nucleares. ¡Los venezolanos están presos y no lo saben!

Para palear la condición de “disonancia cognitiva”, muchos venezolanos apelan a fenómenos esotéricos. En Guanare hay un cuadro al óleo de la Virgen de Coromoto que muchos – ANORMALOS – creen que se está “auto-restaurando” y que eso es señal de una Venezuela próspera en un futuro cercano. Cualquier cosa es válida para sobreponerse a esa “disonancia cognitiva” de la cual hablan los sociólogos modernos.

En Venezuela, desde épocas coloniales, ha habido un exagerado racismo. Los negros, por supuesto, fueron ubicados en el último lugar de la cadena de castas. A los negros venezolanos se les hizo creer que ellos, por ser negros, eran una piltrafa racial… y los negros venezolanos se lo creyeron… pero cayeron en las pailas de la “disonancia cognitiva”. Se “dieron cuenta” que ser negro era una maldición, pero mejoraron el escenario auto-convenciéndose que ellos “eran negros: ¡pero honrados!”

Miami 16 de noviembre de 2018
Robert Alonso
Nota: los rusos, en Venezuela, han depredado y destruido “El Arco Minero”, en el sureste de ese país… no “La Franja del Orinoco”. Tomen debida nota.

LA DEPRESIÓN COLECTIVA O GENERALIZADA

LA DEPRESIÓN COLECTIVA O GENERALIZADA

Para seguir con los temas sociológicos, hoy les quiero hablar de la “depresión colectiva” o “depresión generalizada o difusa”… un mal que ha atacado a la sociedad venezolana desde hace ya mucho tiempo. Este mal se fue profundizando durante el segundo gobierno de ese HDLGP llamado Rafael Caldera y se ha ido incrementando, a través de los años, gracias – en gran parte – a los HDLGP líderes de eso que llaman “oposición” en Venezuela: Ratonski, Ramos Allup, Borges, López, Rosales, Ledezma y, entre muchísimos otros: La MariCori Machado.

La depresión es el diagnóstico psiquiátrico y psicológico que describe un trastorno del estado de ánimo, transitorio o permanente, caracterizado por sentimientos de abatimiento, infelicidad y culpabilidad. Los trastornos depresivos pueden estar, en mayor o menor grado, acompañados de ansiedad. Desde hace un par de décadas, los sociólogos han venido hablando de la “depresión colectiva” o de “depresión generalizada o difusa”: un mal que afecta a toda una sociedad.

Los Castro entendieron que había que generar depresión en una sociedad para destruir el ánimo colectivo de lucha. Para generar depresión en una sociedad, se requiere de varios elementos. En primer lugar, de unos “cómplices necesarios”. Destruir la economía, reducir la distribución de alimentos y medicinas, generar conflictos tras conflictos (tanto internos como externos), crear peligros inexistentes y lograr victorias tras victorias en detrimento del colectivo, son algunos de los instrumentos, o elementos, que se emplean para generar la “depresión colectiva” o “depresión generalizada o difusa”, necesaria para mancillar y mantener oprimido y controlado a millones y millones de personas, dentro de un determinado territorio.

El recientemente-fallecido, Dr. Gene Sharp, advertía que el primer objetivo de un VERDADERO MOVIMIENTO DE RESISTENCIA, consistía en levantarle la moral a ese pueblo subyugado por una dictadura… por una tiranía. Para eso, el Dr. Sharp sugería comenzar por lograr “pequeñas victorias”. Según él, era mejor lograr una pequeña vitoria que sufrir una inmensa derrota. Cómo sugería Sharp lograr ese primer objetivo, es tema de un futuro artículo, aunque ya me he cansado de explicarlo y lo pueden revisar si se toman el tiempo de leer el más famoso de sus ensayos: “De la Dictadura a la Democracia”, publicado en casi todos los idiomas del mundo moderno:

https://www.aeinstein.org/wp-cont…/uploads/…/09/DelaDict.pdf

El Dr. Sharp advertía sobre los peligros de las “REACCIONES DEFENSIVAS”. Él promovía las “ACCIONES OFENSIVAS”, para poner al enemigo a la defensiva. Las protestas, las denuncias: ¡son reacciones defensivas! No se debe denunciar a una dictadura. No se debe protestar en contra de una dictadura. ¿Por qué? Se los volveré a explicar por enésima vez.

Un inmenso porcentaje de los venezolanos es católico, apostólico y ROMANO. Los católicos, apostólicos y ROMANOS creen – ciegamente – que el papa es el vicario de Cristo. Muchas, muchísimas personas no tienen la más puta idea de lo que significa ser “vicario” de “alguien”. Si se van al diccionario de la RAE, descubrirán que un vicario es una persona que tiene las veces, el poder y las facultades de otra persona o la sustituye. ¡Jodido el significado! En otras palabras, Pancho El Papa, en estos momentos, tiene el poder y las facultades de Cristo… y Cristo, para la inmensa mayoría de los cristianos: ¡es Dios! Por analogía podríamos inferir que Pancho el Papa: ¡es Dios! No olvidemos que los papas, supuestamente, son electos en un cónclave inspirado – directamente – por Dios. Al “Santo Padre” lo elige, en teoría: ¡el propio Dios desde los cielos!

Entonces mandamos a una delegación de venezolanos al Vaticano. Le pedimos a Pancho El Papa que ayude al pueblo venezolano que está sufriendo grandes penurias y bajo la bota INFERNAL Y SATÁNICA del narcocastro-estalinismo internacional… y Pancho El Papa no nos ayuda, no logra absolutamente nada: ¡nos deprimimos terriblemente! Nos abruma un sentimiento de total y absoluta INDEFENSIÓN. ¡Ni Dios nos quiere ayudar!

¿Qué hemos hecho al mandar una delegación a hablar con el vicario de Cristo (de Dios) en la Tierra? ¡Hemos reaccionado defensivamente! Hemos, además, puesto nuestras esperanzas en las manos de un HDLGP que LE VALE MIERDA lo que le suceda a los pobres venezolanos. Hemos confiado en un HDLGP comunista que se hace pasar por vicario de Cristo en la Tierra. ¡Hemos incrementado la fulana “depresión colectiva”.

Cuando esos líderes, HDLGP, de la fulana “oposición”, sacan a marchar, a tocar pitos, raca-racas y cacerolas a CENTENARES DE MILES de venezolanos por las calles de Venezuela: ¡están reaccionando defensivamente! Pueden marchar todo lo que quieran, tocar todos los pitos y raca-racas que quieran: ¡que al régimen LE VALE MIERDA! Pueden ir a la ONU, a la OEA, a la Casa Blanca y a la casa de La Mamá de Tarzán: ¡QUE AL RÉGIMEN LE VALE MIERDA!

Durante más de diez largos e infructuosos años les estuve informando a los “gringos” (desde Venezuela) lo que sucedía en Venezuela… y como yo había unos cuantos. A los “gringos” les VALÍA MIERDA lo que yo les informaba. Ellos, los “gringos”, no necesitaban de mis informes para saber qué sucedía en Venezuela y mucho menos necesitaban de marchas y tocadera de pitos, para saber qué carajo sucedía en Venezuela. Los “gringos” SIEMPRE han sabido lo que sucede en Venezuela, mucho ANTES de que los venezolanos se enterasen.

A estas alturas del “partido”, no hay un solo gobierno en este puto mundo que no sepa lo que sucede en Venezuela. Que no sepa que el presidente de Venezuela es un zocotroco indocumentado… que no sepa que los Castro son los dueños de ese país y que no sepa que los chinos, los rusos y los “americanos” están gozando una bola depredando y destruyendo lo poco que queda de uno de los país más favorecido por la Creación.

Y ahora nos llega la MariCori.

La MariCori se ha convertido en la “Esperanza Blanca” de la libertad de Venezuela… favor que no les hace a los pobres venezolanos, que ya están bastante jodidos. La MariCori les escribe a los señores chinos, a los señores rusos pidiéndoles ayuda para que se logre un cambio en Venezuela. Ahora ha anunciado que también les ha escrito a Angela Merkel, canciller de la República Federal Alemana y a Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea… altos funcionarios del “Departamento de Asuntos sin Importancia del planeta Tierra”: ¿y? ¿Qué cree o qué nos quiere hacer creer la MariCori con sus cartas? ¿Que Venezuela ser liberará del narcocastro-estalinismo internacional? ¡Por Dios!

Lo Ú N I C O que está logrando la MariCori con esas “maromas” es incrementar la depresión colectiva del venezolano. La MariCori está funcionando como una GRAN ALIADA de los Castro, porque está “embobeciendo” aún más a los pobres venezolanos que creen en ella, aferrados a un clavo ardiente. OJO: no sabemos si lo hace por ser una ANORMALA… ¡o por ser una HDLGP! Cuando los venezolanos despierten y se den cuenta de que nadie los va a ayudar y que las cartas de la MariCori cayeron en el archivo del olvido: ¡se incrementará la depresión colectiva: o la depresión generalizada o difusa!

Miami 17 de noviembre de 2018
Robert Alonso