@mima_sosa LA GRAN MASCARADA

LA GRAN MASCARADA
“Aunque el engaño sea detestable en otras actividades, su empleo en la guerra es laudable y glorioso, y el que vence al enemigo por medio del engaño, merece tantas alabanzas como el que lo logra por la fuerza”. Nicolás Maquiavelo.
En el diario convivir, en el intento por sobrevivir, cada vez se va haciendo más difícil conocer a quien se nos acerca, al desconocer el origen, la causa o el mensaje que se oculta detrás de una máscara, visible e invisible.
El arte de los disfraces, particularmente quedó guardado en una de las tantas etapas que me ha correspondido vivir. Lo disfruté en mis tiempos mozos, como bien decía alguien muy querido que me precedió en la vida, de quien aprendí mucho de la filosofía de mi vida. Sin embargo, es importante destacar sobre la gran mascarada que vivimos desde tiempo inmemorable.
Ya en la época de un fallecido ex presidente lo vivimos, cuando a través de trampas y engaños logró infiltrarse el comunismo en nuestra envidiada tierra venezolana, Nación dotada de grandes y hermosos recursos, que si nos propusiéramos, en un abrir y cerrar de ojos, mediante un buen impuso, lograríamos arrancar de manos inescrupulosas, hacer que produzcan de nuevo y utilizar nuestros recursos para generar empleo y ser una gran potencia, tal como Venezuela lo merece.
Un poco más acá, pleno siglo XXI, como Pueblo, nos enfrentamos a otra enorme mascarada. Muchos no se dieron cuenta del engaño de quienes sin usar máscara aparente, lograron engañar una vez más al hermano venezolano para emboscarlo en el año 2002. De cuya consecuencia, hoy todavía nos marca, cuando fueron asesinos 21 venezolanos, incontables heridos; quienes marchaban pacíficamente, con la alegría que nos caracteriza como venezolanos, aún hoy, cuando Venezuela se resquebraja. Simplemente un juego de luces, un cambio de sombras logró engañar a todo un Pueblo, cuando todavía muchos no se documentan e ignoran la verdad de una Barbarie infiltrada en nuestro País desde el año 1967, siendo engendrada por manos maquiavélicas desde la década del 50, quizá sólo por la ambición de poseer una tierra llena de recursos, más que por ignorancia, desidia o flojera de quienes lo aceptan. Hoy por hoy, no nos damos cuenta que tenemos suficientes recursos como para hacer de Venezuela no solo una gran potencia, sino la mayor potencia mundial.
Haciendo alusión al pensamiento del filósofo, político y escritor N. Maquiavelo, cuya doctrina política de siglos pasados “El Fin justifica los medios” es una visión egoísta y ambiciosa, ante la cual hoy como venezolanos, nos enfrentamos. La misma es expresada muy atinadamente por un gran venezolano, quien merece reconocimiento y admiración por su valentía para enfrentar los hechos con su sana intención de aspirar salvarlos. Su contribución, junto con otros hombres y mujeres emprendedoras, trabajan arduamente por la reconstrucción de la Nueva Venezuela. A Ellos, desde mi condición de ciudadana común, doy mi incondicional apoyo por la espontánea, honrosa y destacada labor de amar incondicionalmente a nuestra Venezuela y proponerse a trabajar sin descanso hasta lograr su salvación.
Retomando al pensamiento del político de la historia del País Europeo, así como otros se valen de la máscara invisible para engañar a su propio Pueblo, algunos la usan para usurpar pensamiento. Pero a quien me refiero, a quien quiero honrar, es a aquellos que necesitan tapar su rostro honrosamente, para salvar a nuestra Patria.
En lo personal, muy poco tiempo oculté mi rostro. Alguien me descubrió públicamente y fue entonces cuando no le vi el menor sentido a su uso. Todos me ven, esa soy yo, la mujer que lucha y desea contribuir a salvar a su País con su cara al aire, con sus años vividos plenamente y una escasa experiencia de la máscara de la vida. Daré todo lo que soy, lo que tenga de luz propia, en un intento por aportar aun cuando sea una gota de agua, un grano de arena, una hormiga cuya colonia se organiza. Pero estoy aquí, intentando dar lo mejor de mí misma, por mi amada Venezuela.
“La culpa inmoviliza y derrota, nos paraliza con mensajes tóxicos de indignidad”. Anónimo.

Doncella Libertaria
@mima_sosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s