@RobAlonso LA HORA CERO

LA HORA CERO


images.jpgSe acerca “La Hora Cero”, es decir, la mañana del 6 de diciembre de 2015, una fecha que marcará un hito en la historia de Venezuela. Las futuras generaciones la recordarán como el día en que millones de venezolanos, esperanzados por lograr su independencia del castro-estalinismo internacional, se toparon con la traición en su más vil representación.

Será imposible vencer la trampa y la componenda de unos pocos. Ellos lo tienen todo. El pueblo ya no tiene nada. Solo le queda la ilusión, la infundada esperanza de ver libre a Venezuela. No será posible… en esta oportunidad y por esa vía.

Para millones, habrá sido – una vez más – culpa del fraude más miserable. Para muy pocos no habrá sido fraude, sino traición. La traición de un puñado de malparidos compatriotas que, al no poderle cortar la mano al enemigo, prefirió seguir las recomendaciones del infausto Nicolás Maquiavelo: y besarla…!

Jamás contamos con una sola y mínima oportunidad contra los centros de votación conformados impune y descaradamente en los consejos comunales, total y absolutamente controlados por los Castro. Nos volvieron a encaminar por la bellaca y trillada trampa del Gerrymandering o lo que en Venezuela conocemos como “Sistema de Circuitos”, a través del cual tendríamos que duplicar nuestros votos para poder lograr una miserable mayoría simple, que al final no serviría para nada.

Fuimos “defendidos” hasta el momento, por la infeliz y desgraciada “Comisión Técnica de la MUD”, dirigida por Roberto Picón y Félix Arroyo, firmantes – ambos – de las actas traidoras, que con tanto celo ocultaron nuestros líderes y el Colegio Nacional de Periodistas en pleno.

Nuestros representantes, con Vicente Bello a la cabeza, también firmante de una de las actas traidoras, aceptaron el chanchullo de las zonas con estado de excepción, dentro de las cuales el régimen ha abolido las garantías constitucionales… repletas de soldados y extrajeros cedulados que votarán para darle forma segura y probatoria al “fraude-convenio”.

Unos pocos tuvimos que sufrir las acusaciones más denigrantes, donde se alegaban que éramos agentes del régimen, porque alertábamos a nuestros hermanos sobre todas estas triquiñuelas y traiciones, fomentando así la abstención. En mi caso, al menos, me mantuve firme en la denuncia hasta el final, porque no quiero que mis nietos vayan a pensar que claudiqué frente al temor de ser tildado de haber sido uno de los culpables por haber fomentado esa abstención, que según dirán, fue la causante de “la derrota”.

Los venezolanos, todos, están a punto de conocer los efectos del fabianismo en su justa expresión. Las cartas, hace muchos años, están echadas. La Venezuela que muchos conocimos dejó de existir cuando comenzó esa mano del satánico póker que millones de venezolanos se empeñaron en jugar, de manera contumaz y pertinaz, a sabiendas de que todas las cartas estaban marcadas por el enemigo, los árbitros y nuestros abogados que han estado miserablemente vendidos, a través de esa alianza vituperable con el régimen extranjero que ha ocupado a nuestro país durante más de una década.

No tendremos otra cosa más allá de lo que nos merecemos.

Miami 24 de noviembre de 2015. A 12 días del 6 de diciembre.

Robert Alonso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s