@ricardopuentesm En Venezuela ganó otra vez el castrocomunismo

Lo único cierto es que Venezuela seguirá subyugada a los Castro durante muchos años más y seguirá como trinchera continental del par de sátrapas asesinos que buscan desde allí seguir intoxicando a Latinoamérica con la ideología criminal del marxismo

Ricardo Puentes Melo

Por Ricardo Puentes Melo

Diciembre 10 de 2015

Quienes creen todavía que en Venezuela se venció al Foro de Sao Paulo, no tienen idea de lo que sucede en ese país, ni lo que es la MUD. En Colombia se burlan de los mensajes de apoyo y felicitaciones a la MUD por parte de chavistas furibundos como Armando Benedetti, Roy Barreras e, incluso el mismo presidente Juan Manuel Santos. Analistas y críticos del gobierno comentan que esas expresiones son muestra del “voltiarepismo” característico de la clase política colombiana mientras el Centro Democrático, por supuesto, también se apresuró a alabar el sistema venezolano.

Lo que en realidad sucedió fue que legitimaron la dictadura, le pusieron el disfraz de democracia occidental cuando en la realidad es lo que el profesor Olavo de Carvalho llama “Democracia patológica”, un sistema de votación contralada donde sólo se puede elegir entre un abanico de socialistas.

Empecemos por decir que la MUD no es de derecha.  Es una fusión de partidos de izquierda que dicen ser de la oposición pero ocultan ser socialistas, razón por la cual muchos despistados en Latinoamérica están convencidos de que son anticomunistas. La MUD se conforma de partidos como Voluntad Popular (donde está Leopoldo López) y Acción Democrática (donde está Henry Ramos) –para dar sólo dos ejemplos- que forman parte de la Internacional Socialista. Hace apenas unos días los representantes de la MUD asistieron en en Colombia a una reunión de la IS donde departieron alegremente con Horacio Serpa, del Partido Liberal Colombiano (también miembro de la IS) y masón célebre por sus cercanías con los narcoterroristas del ELN y FARC.

Liliana Tintori

Así que la MUD, siendo tan socialista como el PSUV (En Venezuela la inmensa mayoría es de ideología de izquierda) no propone tumbar el régimen para implantar el modelo capitalista, sino que se diferencia del PSUV en pequeños matices, son un poco menos autoritarios que los socialistas “duros” como Maduro y Diosdado Cabello.

El triunfo de la MUD fue posible en Venezuela porque las mayorías chavistas, inconformes con el estilo de Maduro, no con el modelo marxista cubano, decidieron votar por el partido que terminó ganando, la MUD.

Liliana Tintori, esposa de Leopoldo López y reconocida opositora a todo lo que huela a militar, encabezó las elecciones y reveló hace poco que el triunfo del MUD iba a ser desconocido por Maduro y Diosdado Cabello, y que de no haber intervenido el ministro de Defensa, general Vladimir Padrino López, a quien Diosdado hasta amenazó con una pistola, hubiera ocurrido una especia de golpe de Estado contra los ganadores. Dice Tintori que Padrino López sacó sus tanquetas y las colocó frente al palacio de Miraflores para calmar a Maduro y Diosdado, quienes estaban decididos a usar sus milicias para desconocer el resultado electoral.

Parte de lo que dice Tintori es cierto y parte no. ¿Cómo es posible que el general Padrino López, chavista hasta los tuétanos, aliado fiel de Maduro y Diosdado, enfrentara a sus jefes para defender un supuesto resultado electoral que, precisamente, le haría perder su enorme poder al mismo general?

El General Vladimir Padrino López, no es ningún "salvador de la democracia" como dice Tintori, sino otro mandadero de los Castro

La verdad es otra. Ya tenemos claro que la MUD no es ciertamente un partido de oposición al socialismo, sino que propone un matiz más “suave” de éste, y que busca implantar en Latinoamérica lo mismo que buscan los Castro, Maduro, Santos, Correa, Cristina, etc.: un socialismo, siempre bajo la dirección de los Castro.

Desde hace tiempo los hermanos Castro han sabido que la mayoría de la opinión pública venezolana no quiere a Maduro. Los cubanos, expertos en la medición del “estado de opinión” recogidos en las calles, el transporte público, las universidades, tenían muy claro que era tal la imagen negativa de Maduro y Cabello, que los venezolanos saldrían a votar masivamente haciendo muy difícil el ocultar un eventual fraude electoral, con el peligro de un levantamiento popular por este motivo. Los Castro –según nuestras fuentes en La Habana- buscaban, al menos, 101 votos para el PSUV, y esperaron hasta último momento las cifras de participación. Como no llegó lo esperado hasta el final -una abstención de más de un millón de personas- los Castro dieron la orden a Maduro y Cabello de acatar el resultado electoral. Y deciden también convertir en héroe, en salvador, al general Vladimir Padrino López, para próximos menesteres que ya explicaremos.

El General Padrino López con su homólogo y amigo el ministro de Defensa colombiano, Luis Carlos Villegas

Así pues, la prensa del mundo siguió el juego del G2. Elevaron a la categoría de “defensor de la democracia” a uno de los mayores violadores de los Derechos Humanos, al artífice de los asesinatos de estudiantes, al ejecutor, el gatillero del régimen. Increíble. Y no es sorprendente que la también socialista Liliana Tintori siga alabando a Padrino López quien pasó al Hall de la Fama como el hombre que se colocó al lado del pueblo y evitó el fraude electoral.

Todo esto es una burda farsa. Un monumental engaño en el que participan también los líderes de la MUD, como Jesús Torrealba, y otros que son fichas de Castro, al igual que la MUD, penetrada y controlada desde Cuba.

Con la orden de los Castro bien clara, Maduro sale a reconocer la victoria de la MUD sin abandonar su espectáculo circense, igual que salió Torrealba a ondear la bandera de la “democracia” ante el mundo para legitimar el adefesio que se vive en Venezuela.

Los Castro han puesto a jugar al general Padrino López para trancar alguna eventual rebeldía de Nicolás Maduro, a quien en Cuba lo conocen por su inestabilidad que raya en la demencia. Desde Cuba Padrino López recibió orden de comunicarse con el Pentágono para tranquilizar a los norteamericanos y asegurarles que no habría golpe de Estado y ríos de sangre en Venezuela.

Yo, lastimosamente, no confío en la pacifista entrega del poder de los socialistas “bolcheviques” del PSUV a los

Diosdado Cabello

socialistas “mencheviques” de la MUD. Hay muchos intereses personales en juego. Hay mucho dinero, muchos mafiosos que no van a querer obedecer sumisamente, sin protestar, a los capos de capos: Los hermanos Castro.

De buena fuente sabemos que Nicolás Maduro está tratando de medir sus fuerzas para ver si tiene opción de quedarse en el poder desafiando a los Castro. Si decide hacerlo, los energúmenos seguidores de Maduro y Diosdado Cabello sí van a hacer correr sangre a borbotones en ese país.

Si, por el contrario, Maduro obedece a sus patrones cubanos, la violencia sería aislada y en menores proporciones. Pero con seguridad la habrá.

Sea cual fuere la decisión de Maduro, lo único cierto es que Venezuela seguirá subyugada a los Castro durante muchos años más y seguirá como trinchera continental del par de sátrapas asesinos que buscan desde allí seguir intoxicando a Latinoamérica con la ideología criminal del marxismo.

¿Ahora pueden entender por qué Castro, Santos y sus compinches congresistas felicitan a la MUD y al mismo Maduro? Pues porque ellos saben que el proyecto castrocomunista sigue adelante inmutable.

Estas elecciones entre PSUV y la MUD es un juego del “gana-gana” donde quien realmente pierde es el pueblo ignorante o cómplice que no quiere abandonar su estado de cómoda indigencia mental.

Misma indigencia mental que ya está echando raíces en Colombia.

__________________________________________________

Escuche acá el interesante programa radial de “Sin Censura” donde discuten de este tema los invitados: Guillermo Pérez (miembro de Acción Democrática, uno de los partidos de la MUD), Alberto Mansueti y  Carlos Romero Sánchez:  Habrá mejoras para Venezuela con este resultado electoral a favor de la MUD?

@ricardopuentesm

ricardopuentes@periodismosinfronteras.com