@NOmasCNE Desaplástense!

El aparato de propaganda del régimen está difundiendo ahora una brillante y muy inteligente oda a la desmovilización.

Y es que la Estabilidad Política también se logra mediante el terror, y el terrorismo de un estado socialista al servicio de los Castro, bien puede utilizar la pluma de un historiador socialista al servicio de los Castro, o de un humorista con igual debilidad por la izquierda, o de cualquier cosa que pueda, también.

Estas odas, definitivamente no dicen cómo organizarse, ni cómo desobedecer, ni cómo resistir. En especial este texto en cuestión, está pletórico de metamensajes, y dice – casi textualmente- “aplástense contra el piso como las cucarachas que son, o la bota militar los aplastará”

Sé que no les hemos hecho reír y que no aparecemos en videos, ni en una columna de Tal Cual, pero -sólo para los que ya reconocieron que el tiempo nos dio la razón- no hagan caso a Laureano ni a ningún zángano izquierdoso que les diga que se aplasten, se humillen y apoyen algo distinto a la soberanía y a la libertad.

Territorios más comprometidos, en situaciones más graves, han superado sus problemas, pero claro, no han tenido al aparato de una falsa oposición jugando siempre a “lo que no es”.

Como en otras oportunidades, nos permitimos sugerir a cualquier atrevido crítico a la libertad, que evite hacer el ridículo hablando de agarrar fusiles, coger cerros, o tener pelotones para enfrentar esto, pues a todas luces defiendemos la no violencia, la desobediencia legítima, la lucha pacífica y la no participación en actos emanados de un poder ilegítimo.

Por una Venezuela gobernada por venezolanos,

Desplástense!!

#SalvaTuVoto

A propósito de:
http://www.lapatilla.com/site/2016/07/29/carta-a-zapatero-por-laureano-marquez/

@RobAlonso ¿VIOLENCIA PARA QUÉ?

¿VIOLENCIA PARA QUÉ?

Anda rondando por ahí la voz de la violencia… promotores del divisionismo, como diría el compañero Henry Ramos Allup. Afortunadamente, ya la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela los tiene ubicado. Esos son los que quieren violencia y muchos se preguntan: ¿violencia para qué?

Los divisionistas alegan que Venezuela está bajo la disciplina de una dictadura castrista. Nos preguntamos: ¿en cuál país regido por una dictadura, se ha permitido que los opositores lleguen – mayoritariamente – a la asamblea y se den el tupé de sacar de la sede parlamentaria los cuadros de los próceres revolucionarios, fundadores de esa dictadura?

Venezuela es el mejor país del mundo. Sus paisajes, sus playas, sus montañas, su música, sus tradiciones, sus mujeres… su gente. Es el mejor país del mundo, sin duda. Venezuela es un bravo pueblo, pero no es violento. Es un país de gente noble, laboriosa, disciplinada, respetuosa, que detesta la corrupción, de espíritu democrático y formación constitucional… por lo que muchos se preguntan: ¿violencia para qué?

¿Que faltan ciertas cosas? Es cierto, pero eso no debe ser motivo para buscar la violencia. ¿Que muchos de sus hijos y nietos han caído por las manos del hampa? Es muy cierto… pero violencia no debe generar violencia. La misma Santa Biblia lo dice en Mateo 5:38-48: “Oísteis que fue dicho á los antiguos: ojo por ojo, y diente por diente. Mas yo os digo: no resistáis al mal; antes, a cualquiera que te hiriere en tu mejilla diestra, vuélvele también la otra; y al que quisiere ponerte a pleito y tomarte tu ropa, déjale también la capa; y a cualquiera que te cargare por una milla, ve con él dos. Al que te pidiere, dale; y al que quisiere tomar de ti prestado, no se lo rehuses.”

Claro que los divisionistas pelan también por la Sagrada Biblia y recuerdan las palabras de Cristo, recogidas en el mismo libro de Mateo 10:34: “… no penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada.” Como gustan, también, los divisionistas, recordarnos el capítulo 19, versículo 46 de Lucas, cuando Jesús se hartó y sacó a los mercaderes y fariseos del templo a punta de látigo y palos:

Es por la vía del capítulo 5to de Mateo, no por la vía de Lucas. He ahí a los hermanos cubanos a quienes los venezolanos, con sus brazos siempre abiertos al mundo, les han venido prestando y hasta regalando dinero y otras riquezas, para que ese pueblo gemelo no sufra tanto. Gracias a los $ 150 millones que el Comandante Eterno le dio a Cuba para que arreglaran la termoeléctrica de Cienfuegos, el pueblo cubano hoy no sufre de apagones. La Santa Biblia así lo enseña y los venezolanos son, por encima de todo, un pueblo cristiano, respetuoso de las Escrituras, pero los divisionistas son indolentes ante las desgracias de pueblos hermanos. No hace falta violencia.

¿Cuál es el problema si un ciudadano extranjero ama tanto a Venezuela que siente el llamado a ser su presidente, como es el caso del Sr. Nicolás Maduro? Simón Bolívar, ese gran hombre de América, lo decía con insistencia: los venezolanos, bolivianos, peruanos, ecuatorianos, panameños… y COLOMBIANOS, una misma cosa son. ¿Entonces? ¿Violencia para que? Hoy los venezolanos se sienten diferentes a los colombianos, por ejemplo, gracias a la violencia que generó en ese país el General José Antonio Páez, el León de Payara.

¿Es que acaso los venezolanos no han seguido disfrutando de los remates de caballos? ¿Es que no se disfruta en Venezuela de los alegres carnavales… el asueto de Semana Santa y las sabrosas Navidades? ¿Es que no tiene ese gran pueblo un equipo de fútbol, como La Vino Tinto, que cada día se fortalece más en el ranking mundial? ¿Es que los estadios de beisbol no se llenan cuando juega Caracas contra Magallanes? ¿Es acaso que la mujer venezolana ha dejado de arrasar en los concursos internacionales de belleza? ¿No tienen los venezolanos a uno de los directores de música clásica más famosos del mundo? Por todo eso… y más, muchos se preguntan: ¿violencia para qué?

No vamos a negar que los cubanos han ocupado a Venezuela sin disparar un solo triki-traki; que los chinos ya casi son los dueños de la franja petrolífera del Orinoco… y que los iraníes están acabando con todo el uranio venezolano. No vamos a negar que la Isla de Margarita haya sido virtualmente tomada por los musulmanes del Hezbollah. Pero eso en nada ha afectado a Venezuela, que sigue siendo el país más bello del mundo. ¿Acaso Morrocoy o Los Roques han cambiado su fisonomía? ¿Acaso ha cambiado el envidiable clima venezolano? Entonces: ¿para qué promover la violencia?

Aquellos que promueven la violencia y están fuera de Venezuela: que vayan a promoverla dentro de su país, a ver si se atreven a enfrentar al G2 cubano, que no permite un milímetro de desorden contra-revolucionario. La inmensa mayoría del venezolano no quiere violencia y está de acuerdo en compartir su bello y rico país con pueblos menos agraciados por Dios; de no ser así, ya hubiera estallado la violencia en Venezuela… ¡hace mucho rato!

Los venezolanos están orgullosos de sus militares, porque éstos no son violentos. ¿Se imaginan una guerra civil en Venezuela donde no se podrían celebrar esos suntuosos matrimonios en los bellísimos salones de fiesta, como esa casa colonial del Country Club, que ahora está tan de moda entre el jet-set venezolano? ¿Se imaginan una guerra civil que obligue a los hipódromo a cerrar sus puertas? ¿Se imaginan una guerra civil que acabe con el fútbol y el beisbol? ¿Que no le permita al venezolano echarse su viajecito de placer al Imperio Mesmo, por ejemplo? Entonces: ¿violencia para qué?

Los venezolanos tienen herramientas para modificar la vida política por la vía democrática, pacífica y constitucional, como muy bien lo ha explicado, desde su celda, ese valiente líder: Leopoldo López. La herramienta más cercana hoy es el Referéndum Revocatorio y si eso no prospera, ahí estarán las elecciones presidenciales. Los comicios regionales están a la pata del mingo. ¡No hace falta violencia!

Venezuela, ahora ya el mundo entero lo sabe y lo acepta, tiene el sistema electoral más pulcro, independiente y moderno del mundo, como se demostró el pasado 6 de diciembre de 2015. Esa es la vía que debe emplear el venezolano, no la vía de la violencia que promueven los insidiosos divisionistas.

Hemos dicho muchas veces que el Libertador Simón Bolívar se equivocó cuando escogió la violencia, “La Guerra a Muerte”, para independizar a Venezuela de la corona española. Había otros mecanismo, como el diálogo, por ejemplo. Hablando se entiende la gente. ¡No hacía falta la violencia! La guerra por la independencia de Venezuela dejó a ese país destruido. Haberse sentado con los españoles, decentemente, hubiera sido más que suficiente para que España les hubiera dado la independencia.

Los divisionistas insisten en generar violencia. Gracias a Dios que ahora la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela está en las manos de la oposición responsable. Esa tolda, a través del presidente de esa institución, ha corroborado que el Sr. Nicolás Maduro, aún siendo colombiano… o teniendo doble nacionalidad, ES EL PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA. Aquellos que dicen lo contrario son los divisionistas… los promotores de la violencia, los que no quieren a Venezuela. El Supremo Tribunal también así lo ha determinado… como lo declaró, además, el Concejo Nacional Electoral. Millones de venezolanos también han demostrado que el Sr. Maduro es el presidente legítimo y constitucional de Venezuela, de no ser así no estarían promoviendo su revocatoria, porque no se revoca a un ilegítimo: ¡a un usurpador! NO hace falta que los divisionistas den su opinión al respecto y si esos divisionistas están fuera de Venezuela: ¡menos! ¡Que regresen al país y lo digan de viva voz!

Aquellos ciudadanos que abandonaron Venezuela no tienen derecho a ser venezolanos. Perdieron su derecho a opinar, entre otros motivos: ¡porque no hacen colas! Hacer cola, es hacer patria… es sacrificarse por la paz de Venezuela. Las colas se hacen en paz… sin violencia. Es muy sabroso comentar sobre Venezuela desde Brickell o Key Biscayne, por ejemplo. Ellos allá comiendo cochino y tomando whisky del bueno… promoviendo la violencia, mientras los que dan la cara dentro de Venezuela, están luchando por la paz y la cordura, por la vía pacífica, democrática y constitucional.

Dile NO a la violencia. Dile SÍ a la convivencia con otros pueblos. Dios hizo a Venezuela para el mundo, no para el disfrute exclusivo de los venezolanos. Tanto derecho tienen los cubanos, nicaragüenses, iraníes, bolivianos, chinos y musulmanes, como los propios venezolanos… ¿o es que alguien ha escuchado a la Conferencia Episcopal o a la agrupación de iglesias evangélicas en Venezuela decir lo contrario? Alegar que ese bello país es exclusivo de los venezolanos es promover la división más destructiva… es promover la violencia más atroz.

Miami, 10 de julio de 2016

Robert Alonso

EL TIEMPO YA NO ESPERA!

escasez.jpg

Cuando en el proceso constituyente quedó claramente justificado mediante presentación a la Comisión de Derechos Sociales y Familia que, se hacía impostergable garantizar jurídicamente la seguridad alimentaria y la accesibilidad a los alimentos, no se planteó por capricho, sino porque la desnutrición como fenómeno social había sido objetivamente estudiado en sus ciclos de “repetición” a partir de casos clínicamente tratados, en el entonces, llamado Centro de Recuperación de Desnutridos Menca de Leoni* ,  el análisis de la información recabada se realizó a la luz de los postulados de la teoría de Mejoramiento de la Calidad Total de los Procesos, hecho éste que nos permitió ubicar la presencia de la desnutrición como flagelo de la sociedad petrolera venezolana y, en ella, la existencia de bucles de pobre calidad en repetición por causa de que, después de que el desnutrido era tratado clínicamente y dado de alta del centro Menca, al poco tiempo volvía (o moría)  por causa de la inaccesibilidad del grupo familiar a los alimentos.  El proyecto adquirió el nombre de Angel Miguel  como una manera de rendir reconocimiento a la mirada del menor Angel Miguel Lemos y su gemelo Miguel Angel que a la edad de 2 años y aproximadamente  5 kg. peso c/u batallaban contra la falta de nutrientes  en sus cuerpecitos por causa de la inaccesibilidad alimentaria de su entorno familiar (madre de escasos recursos   y, padre ausente). Este  caso  fue significativo, pues era ya la tercera vez que Angel Miguel egresaba recuperado e ingresaba nuevamente desnutrido al centro de recuperación, mientras su gemelo Miguel Angel había sido ingresado y “recuperado” en dos oportunidades, entraba uno y salía el otro, una y otra vez hasta no regresar. Prácticamente,  uno no distinguía cuál era cual, solo que Angel Miguel tenía un no se que en sus ojitos, sonreía y jugaba… En el caso pusimos especial empeño,  no se logró evitar su  muerte, pero en 1999   megáfono en mano a las afueras del Congresillo (hoy Asamblea Nacional) acudimos día tras día hasta hacernos escuchar, queríamos -y lo logramos-  presentar ante la Asamblea Constituyente que redactaría la nueva constitución,  nuestro proyecto para la Garantía y la Seguridad Alimentaria, así como el derecho de todo niño menor de tres años a ser amamantado.   Los entonces miembros del Congresillo,  no pocas veces nos trajinaron la paciencia, nos  decían no había cabida en la agenda para que se nos atendiera, el propio Aristóbulo Isturiz entre otros, nos dijo que la agenda estaba repleta… Fueron Tirso Silva y Braulio Álvarez  en su condición de médicos, que dieron la debida importancia a nuestro petitorio, así fue que  tras varios días a las afueras del Congresillo  que el proyecto Angel Miguel consiguió cabida en la agenda para ser  presentado ante la comisión,  nos recibió el Dr. Oscar Feo, en representación de la Presidente de la Comisión (Sra.Marisabel de Chávez), pretendíamos con nuestra presentación sensibilizar al constituyente a  saldar la deuda social y moral que se tenía con los venezolanos ante el incumplimiento del compromiso suscrito por Venezuela en la Cumbre Mundial de la Alimentación celebrado en Roma en 1996 donde, los países asistentes en virtud del alto significado de la alimentación a la dignidad de los pueblos, asumieron aplicar políticas que tuvieran por objeto, erradicar la pobreza y la desigualdad y, mejorar el acceso físico, económico, de todos en todo momento a alimentos nutricionalmente adecuados e inocuos así como, garantizar, su utilización efectiva, por ello, nuestra exigencia al constituyente luego de realizada la exposición del proyecto Angel Miguel,  fue que el congresillo, facilitara la estructura jurídica que  en resguardo  a la vida de los venezolanos y extranjeros residenciados en nuestro país,  garantizara la producción  alimentaria endógena sana e inocua, lo que significa, en términos de los concreto, garantizar  la soberanía alimentaria, es decir, el soberano a través nuestro,  imponía al Estado Venezolano el compromiso de garantizar el aprovechamiento de los suelos con vocación agrícola y pecuaria para la producción alimentaria y la satisfacción nutricional con alimentos sanos e inocuos y así,  sin excepciones de ningún tipo, poder garantizar en todo momento como derecho humano,  la accesibilidad de dicha producción.  Como es lógico suponer ello implicaba (implica) el estímulo a la producción interna, así como la garantía de pastos y semillas, riego, fertilizantes y protección a la producción y a los productores  para de ésta manera, a la par de incrementar los rublos de producción interna,  ir dejando  la  práctica de la importación de alimentos solo para aquellos rublos que por las características de  sus condiciones específicas de cultivo su desarrollo en el país estuviera desfavorecido,  es decir, se proponía reorientar las importaciones para ubicarlas como efectiva estrategia de apalancamiento de nuestra industria alimentaria nacional y no,  como práctica de comercialización de alimentos   aparejada al modelo rentista petrolero venezolano para así, lograr a corto plazo consolidar los rublos ya existentes y ampliarnos hacia otros desatendidos hasta ese momento.

 Hoy 17 años después,  llegan a la pantalla de mi computador estas imágenes  que dan cuenta como cientos de personas se desplazan a la  ciudad de  Cúcuta en procura de los alimentos a los cuales no se tiene acceso en suelo patrio y la memoria se aviva trayendo la inocente y confiada mirada de Angel Miguel.

Por ello, en aras  de avanzar en la solución de la crisis alimentaria venezolana surge una pregunta ¿Puede hablarse hoy día de Soberanía Alimentaria en Venezuela?

vamos a cucuta.jpg

Blindar jurídicamente la garantía alimentaria, no se planteó por capricho, sino porque la desnutrición como fenómeno social había sido objetivamente estudiado en sus ciclos de “repetición”.  Venezuela país de probada riqueza energética y mineral no podía -ni puede- darse el lujo de llegar a estar  en situación de desabastecimiento de bienes y menos, si éstos son esenciales para el mantenimiento de la vida de sus nacionales, estratégicamente  es una situación de alto riesgo que nos ubica al norte de América del Sur en una condición de extrema vulnerabilidad,  no solo porque se arriesga en masa la vida  de sus Hijos, sino por meras y objetivas razones  de defensa y seguridad de la soberanía nacional.  Si lejos de incentivarse el incremento de hectáreas productivas,  lo que se hizo fue confiscar las tierras con todo y maquinaria,  quemar o dejar inactivos amplios sembradíos, o sacrificar el  ganado incluso el lechero y de cria porque  a “los terratenientes había que darles duro y dejarlos sin nada” en vez de proteger la ganadería asentada por tipo de pasto en su territorio.  Queda claro,  el proyecto Angel Miguel que dió origen al derecho a la Garantía y Soberanía Alimentaria establecido en nuestra constitución no fue comprendido para nada.   Resulta evidente que se ha errado en la aplicación de la política alimentaria nacional.  La situación que muestran las fotografías que se incluyen en este escrito de hoy domingo 17 de julio 2016 han de ser un llamado a la conciencia de los venezolanos.  No perdamos la perspectiva. El principio constitucional de la garantía a la vida, ha sido trasgredido por causa de  inconsistencia gubernamental con la propia constitución que en 1999 fue promulgada.

Venezuela está   incumpliendo el compromiso suscrito  en la Cumbre Mundial de la Alimentación celebrado en Roma en 1996.

cucuta

La dignidad del pueblo venezolano está siendo golpeada a diario con innumerables colas, los productos de la cesta básica han desaparecido de los aparadores y si reaparecen   como la leche de fórmula para lactantes, trae aparejado un incremento  de mas del 1000%  ¿Cómo se garantiza así el alimento de un menor lactante de leche maternizada?  ¿Cómo se le garantiza su potencial cognitivo?

La carencia de micronutrientes en el organismo humano afecta severamente la salud  y, en el caso de los menores como el de los hermanitos Lemos – y tantos otros- puede conllevar a que  la muerte se produzca por debilidad del sistema de defensas, de tal manera que una simple gripe o una diarrea pueden acaban con la vida de un menor con  desnutrición severa en tanto sus órganos al no recibir los nutrientes al ritmo de lo indispensable para la conservación de los niveles óptimos de su funcionamiento, colapsan. De allí, la gravedad de la situación actual de inaccesibilidad alimentaria, ya que, los venezolanos que no pertenecen a las élites de beneficios, quedan  expuestos a la escasez de nutrientes.  Si adicional a ello, hay escasez  de medicinas y de ataúdes, hemos de comprender que la crisis va llegando a magnitudes de calamidad pública, por ello, el tiempo exige  correctivos, solo que los mismos deben realizarse  desde su causalidad cierta y no, desde la causalidad aparente, so riesgo de avanzar hacia el abismo y por ende llegar a presentar efectos dantescos de marasmo en la población infantil venezolana con sus lamentables consecuencias.  Venezuela debe evitar males mayores a los ya existentes. Sus jóvenes, adultos y ancianos van ingresando a la espiral de la pobreza quedando expuestos a la carencia de nutrientes y por consiguiente de afectación de su salud en medio de una situación hospitalaria de pobre calidad…
Una sociedad dividida, no puede resolver la situación presente.    Venezuela aun es un país de oportunidades, de nosotros depende aprovecharlas.

La sociedad civil venezolana debe asumir el rumbo de su destino desde la dignidad.

En virtud del alto significado de la alimentación a la dignidad de los pueblos,  el pueblo venezolano desde su condición de pueblo soberano,  ha de asumir con plena autoridad de “mandante”  el derecho que tiene a que se produzcan en el país los alimentos necesarios para la garantía de la ingesta de los micronutrientes esenciales para el mantenimiento de la condición energética óptima,  solo que producir alimentos requiere no solo de garantizar el estímulo/ resguardo a la inversión, sino respeto de los tiempos de siembra y cosecha, garantía de insumos, agua para el riego, repuestos para la maquinaria, garantía de la semilla de pasto para el ganado, transportación, etc.  Llegar a los niveles de producción endógena que antes teníamos requiere de tiempo!   Se impone en consecuencia, abrir el corredor humanitario de alimentos -y medicinas-  alternativa inmediata que está a nuestras manos, Venezuela está en necesidad de aceptar esa ayuda, solo que,  aceptarla implica para Nicolás Maduro asumir que ciertamente estamos en presencia de una crisis humanitaria algo a lo que no parece estar dispuesto, por lo que su “alternativa” ante la crisis ha sido la sujeción del mundo civil venezolano al mando del Ministro de Defensa cual si derivar la complejidad de la crisis alimentaria de Venezuela al control militar le eximiera de responsabilidad ante el agravamiento de la crisis. Quede claro,  el error en política nutricional puede significar la muerte para muchos, efecto dantesco de ineludible responsabilidad. La participación del componente militar en este caso, en momentos de gran tensión nacional por causa del real y profundo desabastecimiento que continuamente muestra el descontento con protestas e incluso saqueos, deja en claro que, la  Misión Alimentación bajo coordinación estrictamente militar no es más que el reforzamiento de la estrategia de sometimiento que impone la tesis de Norberto Ceresole.  Si bien es cierto que se requiere hacer una revisión exhaustiva de los bienes alimentarios que han sido importados o están en condición de almacenamiento, no menos cierto es que, de todo procedimiento administrativo realizado las unidades de contraloría han debido estar enteradas y actuar oportunamente era su misión, de tal manera que, la participación del estamento militar en este momentum solo evidencia que el creciente desabastecimiento ha ido llegando a  niveles de presión social que exige que la aplicación de la tesis Ceresole que desde los inicios había sido contemplada como una estrategia a aplicar en Venezuela a través de la función cohesiva del estado (Plan Bolívar 2000) pase a una etapa de mayor injerencia y así, tal cual lo plantea Ceresole, propiciar, la continuidad del tiempo político, de allí que, a los fines de controlar la conflictividad y evitar el desenlace de cese del tiempo político, la acción de control militar sobre la sociedad ha de ser creciente por lo que, mientras mas sea vista la participación del componente militar  como acción social y no como acción de sometimiento, la misma podrá seguir avanzando, para lo cual, se plantea la acción cívico-militar como estrategia cohesivo/represiva, ya que la consolidación del control militar sobre la sociedad civil, requiere de su inserción pro aceptación paulatina de la dominación. La experiencia cubana nos muestra cuan efectivo ha sido al régimen castrista el racionamiento alimentario para mantener a raya al pueblo. El racionamiento cubano es mediante tarjeta, en Venezuela es aplicando el adelanto tecnológico estableciendo el límite de productos mediante sistema  biométrico, los expendios tuvieron que invertir en los mismos y, aplicar el racionamiento so pena de multas, así las cosas, se han ido determinando escenarios de conflictividad. La inaccesibilidad alimentaria es un detonante, ya que, por las limitaciones existentes, un número creciente de personas se ha visto obligada a disminuir la ingesta alimentaria diaria, situación que no sucedía en 1999.  Si en ese momento consideramos era indispensable el derecho a la garantía alimentaria,  la magnitud de la situación existente hoy exige se tomen acciones que corrijan la situación de inaccesibilidad alimentaria, solo que, tales acciones  no están asociadas al control militar, sino a la aplicación de criterios técnicos para aprovechar a corto plazo la capacidad instalada para la producción alimentaria,  operativo el aparato productivo nacional se generaría empleo y por consiguiente se cortaría con el circulo vicioso de la pobreza que nuevamente nos ha traído enfermedades que ya habían sido superadas como la tuberculosis. Aplicar esos correctivos es relativamente sencillo y puede -y debe-  hacerse desde el ámbito civil porque Venezuela, no es Cuba. Nuestra cultura es civilista, es democrática, es cientifico/ técnica. Dejémonos de desvaríos y asumamos de una buena vez la solución de está situación nacional que por impericia, omisión o alevosía nos ha traído a esta vera del camino.

images (9)

La situación de nuestro país no se resuelve ni con paños calientes ni con mas autoritarismo, la situación de nuestro país se resuelve con vocación de servicio, mística y, conocimiento. Si alguna misión tiene que cumplir el estamento militar venezolano es defender la soberanía y, la soberanía reside en el pueblo, de tal manera que claro está el panorama, si el estamento militar siente el llamado de hacer patria, facilite el camino a la libertad. El tiempo ya no espera. Evitemos mas muertes de niños indefensos. Evitemos la muerte de abuelos por deficiencia de nutrientes. La sociedad civil venezolana no puede permitirse continuar avanzando al abismo. Es lógico y natural que quien se encuentra al borde busque no caer, así como es lógico y natural que quien tiene hambre busque comida, es lógico y natural que, los seres libres, no acepten el sometimiento. Es por ello que para contrarrestar dicha logica, haya surgido la denominada Gran misión abastecimiento soberano y seguro, fórmula precisa para lograr “justificar” el control directo del sector militar sobre la sociedad civil venezolana,  se espera con dicha “misión” lograr efectividad en el control de la noble sociedad venezolana. Sociedad dividida por élites ideológicas locales que históricamente en el mundo, no han resuelto la existencia del hambre y la desnutrición, por ello, en esta situación extrema en que se encuentra hoy la población venezolana y, en razón de la experiencia acumulada, ha de reconocerse,    la crisis existente es de naturaleza estructural.  Oposición y oficialismo tirando de la cuerda (el poder) y,  mientras ello ocurre el tiempo transcurre y la escasez de nutrientes va restando posibilidades al cuerpo físico/mental de los venezolanos.

Por ello, aplicar políticas que  erradiquen la pobreza y la desigualdad y, mejoren  el acceso físico, económico, de todos en todo momento a alimentos nutricionalmente adecuados e inocuos así como, que garanticen su utilización efectiva exige fortaleza a la hora del análisis para lograr trascender  las limitantes que imponen las ideologías…  Es necesario ir mas allá.  El tiempo ya no espera. Resolver los bucles de pobre calidad de gestión pública en todos los órdenes,  requiere del abandono definitivo  del paradigma de la estructura vertical del poder,  ya que, ha sido precisamente  la existencia de las élites resultantes de dicha estructura piramidal de poder, las que,  han generado un cúmulo de necesidades insatisfechas en la base de la sociedad  que en la actualidad, extreman en inaccesibilidad alimentaria y por ende, el riesgo a la pérdida de vidas.

images (1)

Ahora bien, es innegable que, cuando no existen nutrientes en el organismo humano, el estómago es quien establece las metas/las asociaciones,  de allí que la ocupación principal de los venezolanos sea en la actualidad hacer la cola para conseguir algún bien de consumo, precisamente porque con hambre, la meta a alcanzar no es la libertad sino el alimento, razón por la cual, la práctica del bozal de arepa ha sido por siempre utilizada por las élites en el poder en Venezuela como estrategia de aceptación de la insatisfacción de las necesidades de aquellos que reciben u obtienen beneficios o prebendas de parte de aquellos que están en ejercicio del poder (o buscan estarlo). Ese es el juego de las “promesas” y las “negociaciones” entre los que toman las decisiones y, los electores… Las bolsas de comida siempre han estado en la mente de los políticos para mantener el apoyo de los más necesitados, sin embargo hoy, hasta quienes reciben las bolsas de comida de los CLAP se quejan porque no llegan a tiempo o, porque son desviadas para el bachaqueo por lo que, se impone desde la necesidad del dominio, establecer mayor control sobre la población civil, se impone mantenerla en cintura…  El poder militar ofrece esa garantía, su estructura vertical no admite protestas así,   la continuidad del tiempo político adquiriría un respiro… Es innegable el grado de penetración de el sector militar en el ámbito institucional venezolano, convirtiéndose así, el estamento militar en la élite de las élites.  Con la nueva responsabilidad que le ha sido asignada inconstitucionalmente por el Ejecutivo  -argumentándose la soberanía alimentaria-  tendrá bajo su mando  todo el tren ministerial, cual si el Ministerio de la Defensa fuese su órgano de adscripción natural  -que no lo es-   lográndose de esta manera que, la estructura técnico administrativa del estado venezolano esté bajo el mando del sector castrense en todos los ámbitos de la sociedad venezolana, recuérdese ya previamente se le había otorgado el privilegio de la gestión petrolera paralela a PDVSA, mediante la  creación vía ejecutiva de  la Compañía Anónima Militar de Industrias Mineras, Petrolíferas y de Gas (Camimpeg), adicional a ésto,  participan activamente en la política, por ello, avanzar realmente  implica hoy día para los civiles venezolanos,  ponerle freno a la avanzada militarista. Para nadie es un secreto los privilegios y beneficios que han ido surgiendo en la medida que al estamento militar venezolano acorde a la tesis de Norberto Ceresole le ha sido ampliando su radio de acción sobre el mundo civil. En esta etapa crucial de Venezuela los civiles hemos de comprender que es lo que está sucediendo. Los militares deben estar bajo el mando civil porque nosotros no somos milicianos!  Por ello, es imperioso el análisis de las decisiones en su verdadera dimensión socio-política.  A poco tiempo de un revocatorio a la gestión de Nicolás Maduro, éste toma una decisión supraconstitucional, lesiva por demás a la condición civil de República. Ello ocurre en momentos de gran tensión nacional por causa del real y profundo desabastecimiento, el descontento es real y permanente,  protestas de calle e incluso saqueos se reseñan a diario ¿Acaso busca NMaduro que la FANB asuma con el poder del fuego controlar a una población que reclama alimentos?  Los ojos del mundo están sobre Venezuela!  La visión ceseroleana ha ido adquiriendo forma y contenido por ello no podemos obviar que mediante Gaceta 40.589 la FANB fue autorizada al uso de armas de fuego en manifestaciones públicas. No quepa dudas acerca de que existe claridad en NMaduro  para justificar la injerencia del estamento militar en el control alimentario, la impericia, la omisión o la predeterminación nos han llevado a la situación de crisis alimentaria actual, las distintas facciones de poder enquistadas gracias a la corrupción y la debilidad técnica complaciente de algunos, busca resguardo. Quienes han adquirido  privilegios, temen perderlos. Los responsables de enriquecimiento por causa de adquisición de productos vencidos a través de PDVAL se reconocen frente al espejo!  Los garantes del  dólar paralelo, la importación  mediante la triangulación de medicamentos y plantas eléctricas también. Mucha agua ha corrido bajo el puente…

images (5)

¿Hasta cuándo seguiremos dormidos?

¿Acaso bastará con organizar viajes a la frontera para adquisición de productos de la cesta básica a precios  internacionales que por supuesto, solo son accesibles a unos pocos, o evitaremos el marasmo?

María Walter

*Hoy rebautizado como centro de especialidades nutricionales Negra Matea.

 

@efuentescoach “Los chupasangre, sus remoras y los venezolanos”

CnaG4anWYAAyg40.jpgVenezuela hoy está más dividida que nunca, no se entiende bajo ninguna circunstancia como la sociedad de una nación tan privilegiada, con riquezas, culturales, naturales, minerales y con gran potencial intelectual y de mano de obra, haya caído en el más oscuro de los abismos. Solo puedo pensar que nuestro libertador estaba demasiado adelantado a su tiempo y por ello previó nuestro mal, la raíz o raíces de nuestros problemas, los cuales podemos enumerar en unos pocos puntos:

1- Los partidos
2- La ambición de poder
3- La codicia
4- La falta de unidad nacional
5- El poco sentido de pertenencia

Los partidos políticos en Venezuela son hoy una fotocopia, los unos de los otros, cuya matriz fue y es Acción Democrática que diseñó Rómulo Betancourt. Todos funcionan de la misma forma, con la misma estructura y se financian de la misma manera, DEL ESTADO VENEZOLANO, a través de la conchupancia, los vicios y la corrupción, que juntos son la antítesis de la democracia en su sentido más puro. Estos partidos han dejado de ejercer sus funciones naturales dentro del sistema político, para ser maquinarias de unas mafias organizadas que están sindicalizadas y que desarrollaron relaciones simbióticas y ya ninguna facción puede subsistir sin las otras.

La tiranía actual, es el producto de la siembra ADECA, además es su hija predilecta, ya que ha hecho todo lo que hacía su progenitor y lo ha superado en mucho, se hegemonizó y profundizó el mal, consolidó su visión y acciones de corte totalitario, acelerando todo el proceso de deterioro social y el desmantelamiento de toda identidad nacional y deseos de libertad.
Pero esto no es lo peor sino lo que viene con la experiencia de lo que aquí se ha hecho, que es el desarrollo del arte de la dominación de un pueblo, que es a lo que juegan ambas facciones socialistas que sindicalizan la mafia que mantiene la nación en este oscurantismo apocalíptico.
Su jugada es seguir en el poder chupando hasta la última gota de sangre, sus ideales son mantener la impunidad y el saqueo, a ninguna de las bandas les conviene que los venezolanos:
1ro. tomemos las riendas del poder en nuestras manos, porque eso implicaría de una forma u otra la persecución, aprehensión y condena a prisión de casi la totalidad de los miembros de las mafias.
2do. La recuperación de gran parte de los capitales que fueron robados del tesoro nacional y la confiscación de sus bienes y
3ro. Eso significaría para ellos que Venezuela comenzaría su marcha indetenible al desarrollo y a convertirse en una nación de primera y por lo tanto, la mediocridad, la mentira, el populismo y la demagogia ya no tendrían efecto sobre los venezolanos, lo que implicaría la extinción de los partidos que hoy son producto del sistema Betancourtiano de partidos (copias fieles de AD).

Sin embargo, todo esto está muy lejos mientras mantengamos la actitud actual. Los venezolanos hemos estado sometidos al adoctrinamiento por parte de la izquierda por casi seis décadas. Nos han narrado la historia a su manera, totalmente tergiversada, nos educaron y formaron en las escuelas para la sumisión y para creer, que las elecciones son democracia, para creer que los gobernantes nos mandan y para que obedecieramos, aceptando sus ordenes fingiendo que lo hacían en nombre del “pueblo”, además de esto, nos dividieron como ciudadanos de la nación creándonos dos facciones que no son tales, nos sembraron vicios, envidia, intriga, ambición e individualismo, todos vías expresas a la mediocridad, al cese del patriotismo y la desmoralización nacional.

Sin embargo, hay una Venezuela rebelde, ese país que en cada elección se abstuvo, porque no habían partidos que representaran sus ideales, porque no se dejaban convencer por la mentira, el populismo y la demagogia. A esa Venezuela se le unen, los venezolanos que ya notan que existe un complot en curso. Que muchos que se dicen venezolanos patriotas y opositores vistiendose de azul, amarillo, verde, naranja, verde o blanco, igual traicionan a los venezolanos a través de la mentira y la burla, negociando la nueva esclavitud de los venezolanos que han sido indignados y convertidos en pordioseros.

Venezuela hoy está más dividida que nunca, porque los actores de la auténtica oposición no logramos unirnos, la tiranía manejada desde Cuba es un monstruo, su guardian azul es poderoso sin embargo nosotros, los hombres y mujeres opuestos a la izquierda de verdad, somos un ejército de hormigas y la reina debe ser VENEZUELA, no el espectro político, ni las ideologías, ni el movimiento, frente, organización o partido. La Reina, la líder debe ser Venezuela, no otra. Hoy miles de venezolanos están muriendo, por hambre, falta de medicinas, hampa, estrés, suicidios y aún así, hay quienes insisten en tener sus planes propios y no se atreven a hacer lo necesario para salvar las vidas de millones de compatriotas. En ese caso, no somos entonces muy distintos a los enemigos de la nación al darle más importancia a un movimiento con fines políticos que al movimiento con fines de vida y de patria que debemos promover.

Por una nación Digna, Próspera, Desarrollada y Fuerte.

Dios y República

Erick Fuentes
@efuentescoach

@efuentescoach Carta abierta a Elías Pino Iturrieta .@eliaspino

imgres.jpgElías Pino Iturrieta, hoy tuve la desventura de ver unos vídeos de un conversatorio que tuviese usted con un grupo de personas por el año 2014, sin embargo, a pesar de lo obsceno e irrespetuoso de lo que escuché, voy a tomarme la molestia de comentarle que entre hace 17 a 20 años, yo solía ver los programas donde usted aparecía por televisión y a pesar de mi juventud apreciaba sus enfoques y explicaciones, sintiendo respeto y admiración por su persona, hoy valoro muchísimo mi curiosidad por el nacionalismo que me permitió quitarme las cenizas de los ojos y ver a mi nación desde otra óptica y no a través del espejismo que su persona y otros “intelectuales”, todos izquierdistas, han impuesto a la sociedad venezolana, convirtiéndola en lo que es hoy. Recuerdo también, no tan estimado señor, que en la carta de bienvenida al más grande enemigo de la nación y la secuestrada República de Venezuela (hoy República Bolivariana de Venezuela), Fidel Castro, usted fue el abajo firmante N° 645, entre muchos auto-nombrados “intelectuales” que de casualidad son todos “izquierdistas” como se hacen llamar y yo particularmente los llamo “marxistas” porque no creo en esos cambios de nombre, ni términos medios de reformismo ya que entiendo muy bien lo versado del marxismo en el ámbito del mercadeo y los cambios de imagen para mantenerse de “moda” en las sociedades. Pero yendo al grano en nombre mío, de Dios, de mi nación, de la República de Venezuela y del Libertador que usted obscenamente osó vilipendiar le doy mi opinión ciudadana. El libertador, es el LIBERTADOR, un ser humano con virtudes y defectos que todo venezolano debe estudiar, es un insulto a nuestro gentilicio y a todo ciudadano que se considere nacionalista y/o patriota juzgar fuera de contexto, lo que hiciera el libertador en la guerra, esos son justamente el tipo de comentarios que le han servido a los Castro para ocupar la patria de Bolívar sin disparar un solo tiro, “intelectuales” apátridas, que no valoran sus antecedentes y sus orígenes y alteran la historia siendo subjetivos, anti-éticos e inmorales, serviles solo al ideal de la revolución y el comunismo, que es enemigo declarado de los pueblos y cómplice macabro del enriquecimiento de la clase política. Con la misma ligereza osa usted criticar y crucificar al Doctor Uslar Pietri llamándolo “intelectual mediático”, culpándolo del golpe de estado contra Medina Angarita, cuando el gestor de eso fue Rómulo Betancourt junto a Pérez Jiménez, Chalbaud y otros. Uslar Pietri “intelectual mediático” y le recuerdo que así mismo se hizo conocer usted, con la mala suerte de que los mencheviques de la MUD no tienen el poder ejecutivo hoy y por ello no aparece usted en los medios con mayor frecuencia, ese si era un intelectual, debería usted aprender más de su legado de luces y humildad, un hombre del que jamás oí, ni en público ni en privado una sola palabra soez, como si lo hizo ud. en la charla. Por otra parte mis oídos casi perecen al escucharle decir que ese gran venezolano nacionalista que fue Renny Ottolina era un “parto de los montes”, señor usted de manera irrespetuosa se dirigió a 3 personas que considero ejemplares y grandes venezolanos, no logro entender cómo pueden sus ideas de oprobio marxista prevalecer ante la razón, el patriotismo, el respeto y reconocimiento de lo bueno, Renny fue un gran venezolano, ejemplo de constancia, de mística, de esfuerzo, de auto formación y de triunfo, ojalá y tuviéramos mas venezolanos como Bolívar, como Uslar y como Renny y menos pranes, pero sobre todo menos irresponsables y abusadores como ud, seriamos la nación más grande de toda América.

Caracas, 5 de Julio de 2016

Erick Fuentes

ciudadano nacionalista de la República de Venezuela