EL TIEMPO YA NO ESPERA!

escasez.jpg

Cuando en el proceso constituyente quedó claramente justificado mediante presentación a la Comisión de Derechos Sociales y Familia que, se hacía impostergable garantizar jurídicamente la seguridad alimentaria y la accesibilidad a los alimentos, no se planteó por capricho, sino porque la desnutrición como fenómeno social había sido objetivamente estudiado en sus ciclos de “repetición” a partir de casos clínicamente tratados, en el entonces, llamado Centro de Recuperación de Desnutridos Menca de Leoni* ,  el análisis de la información recabada se realizó a la luz de los postulados de la teoría de Mejoramiento de la Calidad Total de los Procesos, hecho éste que nos permitió ubicar la presencia de la desnutrición como flagelo de la sociedad petrolera venezolana y, en ella, la existencia de bucles de pobre calidad en repetición por causa de que, después de que el desnutrido era tratado clínicamente y dado de alta del centro Menca, al poco tiempo volvía (o moría)  por causa de la inaccesibilidad del grupo familiar a los alimentos.  El proyecto adquirió el nombre de Angel Miguel  como una manera de rendir reconocimiento a la mirada del menor Angel Miguel Lemos y su gemelo Miguel Angel que a la edad de 2 años y aproximadamente  5 kg. peso c/u batallaban contra la falta de nutrientes  en sus cuerpecitos por causa de la inaccesibilidad alimentaria de su entorno familiar (madre de escasos recursos   y, padre ausente). Este  caso  fue significativo, pues era ya la tercera vez que Angel Miguel egresaba recuperado e ingresaba nuevamente desnutrido al centro de recuperación, mientras su gemelo Miguel Angel había sido ingresado y “recuperado” en dos oportunidades, entraba uno y salía el otro, una y otra vez hasta no regresar. Prácticamente,  uno no distinguía cuál era cual, solo que Angel Miguel tenía un no se que en sus ojitos, sonreía y jugaba… En el caso pusimos especial empeño,  no se logró evitar su  muerte, pero en 1999   megáfono en mano a las afueras del Congresillo (hoy Asamblea Nacional) acudimos día tras día hasta hacernos escuchar, queríamos -y lo logramos-  presentar ante la Asamblea Constituyente que redactaría la nueva constitución,  nuestro proyecto para la Garantía y la Seguridad Alimentaria, así como el derecho de todo niño menor de tres años a ser amamantado.   Los entonces miembros del Congresillo,  no pocas veces nos trajinaron la paciencia, nos  decían no había cabida en la agenda para que se nos atendiera, el propio Aristóbulo Isturiz entre otros, nos dijo que la agenda estaba repleta… Fueron Tirso Silva y Braulio Álvarez  en su condición de médicos, que dieron la debida importancia a nuestro petitorio, así fue que  tras varios días a las afueras del Congresillo  que el proyecto Angel Miguel consiguió cabida en la agenda para ser  presentado ante la comisión,  nos recibió el Dr. Oscar Feo, en representación de la Presidente de la Comisión (Sra.Marisabel de Chávez), pretendíamos con nuestra presentación sensibilizar al constituyente a  saldar la deuda social y moral que se tenía con los venezolanos ante el incumplimiento del compromiso suscrito por Venezuela en la Cumbre Mundial de la Alimentación celebrado en Roma en 1996 donde, los países asistentes en virtud del alto significado de la alimentación a la dignidad de los pueblos, asumieron aplicar políticas que tuvieran por objeto, erradicar la pobreza y la desigualdad y, mejorar el acceso físico, económico, de todos en todo momento a alimentos nutricionalmente adecuados e inocuos así como, garantizar, su utilización efectiva, por ello, nuestra exigencia al constituyente luego de realizada la exposición del proyecto Angel Miguel,  fue que el congresillo, facilitara la estructura jurídica que  en resguardo  a la vida de los venezolanos y extranjeros residenciados en nuestro país,  garantizara la producción  alimentaria endógena sana e inocua, lo que significa, en términos de los concreto, garantizar  la soberanía alimentaria, es decir, el soberano a través nuestro,  imponía al Estado Venezolano el compromiso de garantizar el aprovechamiento de los suelos con vocación agrícola y pecuaria para la producción alimentaria y la satisfacción nutricional con alimentos sanos e inocuos y así,  sin excepciones de ningún tipo, poder garantizar en todo momento como derecho humano,  la accesibilidad de dicha producción.  Como es lógico suponer ello implicaba (implica) el estímulo a la producción interna, así como la garantía de pastos y semillas, riego, fertilizantes y protección a la producción y a los productores  para de ésta manera, a la par de incrementar los rublos de producción interna,  ir dejando  la  práctica de la importación de alimentos solo para aquellos rublos que por las características de  sus condiciones específicas de cultivo su desarrollo en el país estuviera desfavorecido,  es decir, se proponía reorientar las importaciones para ubicarlas como efectiva estrategia de apalancamiento de nuestra industria alimentaria nacional y no,  como práctica de comercialización de alimentos   aparejada al modelo rentista petrolero venezolano para así, lograr a corto plazo consolidar los rublos ya existentes y ampliarnos hacia otros desatendidos hasta ese momento.

 Hoy 17 años después,  llegan a la pantalla de mi computador estas imágenes  que dan cuenta como cientos de personas se desplazan a la  ciudad de  Cúcuta en procura de los alimentos a los cuales no se tiene acceso en suelo patrio y la memoria se aviva trayendo la inocente y confiada mirada de Angel Miguel.

Por ello, en aras  de avanzar en la solución de la crisis alimentaria venezolana surge una pregunta ¿Puede hablarse hoy día de Soberanía Alimentaria en Venezuela?

vamos a cucuta.jpg

Blindar jurídicamente la garantía alimentaria, no se planteó por capricho, sino porque la desnutrición como fenómeno social había sido objetivamente estudiado en sus ciclos de “repetición”.  Venezuela país de probada riqueza energética y mineral no podía -ni puede- darse el lujo de llegar a estar  en situación de desabastecimiento de bienes y menos, si éstos son esenciales para el mantenimiento de la vida de sus nacionales, estratégicamente  es una situación de alto riesgo que nos ubica al norte de América del Sur en una condición de extrema vulnerabilidad,  no solo porque se arriesga en masa la vida  de sus Hijos, sino por meras y objetivas razones  de defensa y seguridad de la soberanía nacional.  Si lejos de incentivarse el incremento de hectáreas productivas,  lo que se hizo fue confiscar las tierras con todo y maquinaria,  quemar o dejar inactivos amplios sembradíos, o sacrificar el  ganado incluso el lechero y de cria porque  a “los terratenientes había que darles duro y dejarlos sin nada” en vez de proteger la ganadería asentada por tipo de pasto en su territorio.  Queda claro,  el proyecto Angel Miguel que dió origen al derecho a la Garantía y Soberanía Alimentaria establecido en nuestra constitución no fue comprendido para nada.   Resulta evidente que se ha errado en la aplicación de la política alimentaria nacional.  La situación que muestran las fotografías que se incluyen en este escrito de hoy domingo 17 de julio 2016 han de ser un llamado a la conciencia de los venezolanos.  No perdamos la perspectiva. El principio constitucional de la garantía a la vida, ha sido trasgredido por causa de  inconsistencia gubernamental con la propia constitución que en 1999 fue promulgada.

Venezuela está   incumpliendo el compromiso suscrito  en la Cumbre Mundial de la Alimentación celebrado en Roma en 1996.

cucuta

La dignidad del pueblo venezolano está siendo golpeada a diario con innumerables colas, los productos de la cesta básica han desaparecido de los aparadores y si reaparecen   como la leche de fórmula para lactantes, trae aparejado un incremento  de mas del 1000%  ¿Cómo se garantiza así el alimento de un menor lactante de leche maternizada?  ¿Cómo se le garantiza su potencial cognitivo?

La carencia de micronutrientes en el organismo humano afecta severamente la salud  y, en el caso de los menores como el de los hermanitos Lemos – y tantos otros- puede conllevar a que  la muerte se produzca por debilidad del sistema de defensas, de tal manera que una simple gripe o una diarrea pueden acaban con la vida de un menor con  desnutrición severa en tanto sus órganos al no recibir los nutrientes al ritmo de lo indispensable para la conservación de los niveles óptimos de su funcionamiento, colapsan. De allí, la gravedad de la situación actual de inaccesibilidad alimentaria, ya que, los venezolanos que no pertenecen a las élites de beneficios, quedan  expuestos a la escasez de nutrientes.  Si adicional a ello, hay escasez  de medicinas y de ataúdes, hemos de comprender que la crisis va llegando a magnitudes de calamidad pública, por ello, el tiempo exige  correctivos, solo que los mismos deben realizarse  desde su causalidad cierta y no, desde la causalidad aparente, so riesgo de avanzar hacia el abismo y por ende llegar a presentar efectos dantescos de marasmo en la población infantil venezolana con sus lamentables consecuencias.  Venezuela debe evitar males mayores a los ya existentes. Sus jóvenes, adultos y ancianos van ingresando a la espiral de la pobreza quedando expuestos a la carencia de nutrientes y por consiguiente de afectación de su salud en medio de una situación hospitalaria de pobre calidad…
Una sociedad dividida, no puede resolver la situación presente.    Venezuela aun es un país de oportunidades, de nosotros depende aprovecharlas.

La sociedad civil venezolana debe asumir el rumbo de su destino desde la dignidad.

En virtud del alto significado de la alimentación a la dignidad de los pueblos,  el pueblo venezolano desde su condición de pueblo soberano,  ha de asumir con plena autoridad de “mandante”  el derecho que tiene a que se produzcan en el país los alimentos necesarios para la garantía de la ingesta de los micronutrientes esenciales para el mantenimiento de la condición energética óptima,  solo que producir alimentos requiere no solo de garantizar el estímulo/ resguardo a la inversión, sino respeto de los tiempos de siembra y cosecha, garantía de insumos, agua para el riego, repuestos para la maquinaria, garantía de la semilla de pasto para el ganado, transportación, etc.  Llegar a los niveles de producción endógena que antes teníamos requiere de tiempo!   Se impone en consecuencia, abrir el corredor humanitario de alimentos -y medicinas-  alternativa inmediata que está a nuestras manos, Venezuela está en necesidad de aceptar esa ayuda, solo que,  aceptarla implica para Nicolás Maduro asumir que ciertamente estamos en presencia de una crisis humanitaria algo a lo que no parece estar dispuesto, por lo que su “alternativa” ante la crisis ha sido la sujeción del mundo civil venezolano al mando del Ministro de Defensa cual si derivar la complejidad de la crisis alimentaria de Venezuela al control militar le eximiera de responsabilidad ante el agravamiento de la crisis. Quede claro,  el error en política nutricional puede significar la muerte para muchos, efecto dantesco de ineludible responsabilidad. La participación del componente militar en este caso, en momentos de gran tensión nacional por causa del real y profundo desabastecimiento que continuamente muestra el descontento con protestas e incluso saqueos, deja en claro que, la  Misión Alimentación bajo coordinación estrictamente militar no es más que el reforzamiento de la estrategia de sometimiento que impone la tesis de Norberto Ceresole.  Si bien es cierto que se requiere hacer una revisión exhaustiva de los bienes alimentarios que han sido importados o están en condición de almacenamiento, no menos cierto es que, de todo procedimiento administrativo realizado las unidades de contraloría han debido estar enteradas y actuar oportunamente era su misión, de tal manera que, la participación del estamento militar en este momentum solo evidencia que el creciente desabastecimiento ha ido llegando a  niveles de presión social que exige que la aplicación de la tesis Ceresole que desde los inicios había sido contemplada como una estrategia a aplicar en Venezuela a través de la función cohesiva del estado (Plan Bolívar 2000) pase a una etapa de mayor injerencia y así, tal cual lo plantea Ceresole, propiciar, la continuidad del tiempo político, de allí que, a los fines de controlar la conflictividad y evitar el desenlace de cese del tiempo político, la acción de control militar sobre la sociedad ha de ser creciente por lo que, mientras mas sea vista la participación del componente militar  como acción social y no como acción de sometimiento, la misma podrá seguir avanzando, para lo cual, se plantea la acción cívico-militar como estrategia cohesivo/represiva, ya que la consolidación del control militar sobre la sociedad civil, requiere de su inserción pro aceptación paulatina de la dominación. La experiencia cubana nos muestra cuan efectivo ha sido al régimen castrista el racionamiento alimentario para mantener a raya al pueblo. El racionamiento cubano es mediante tarjeta, en Venezuela es aplicando el adelanto tecnológico estableciendo el límite de productos mediante sistema  biométrico, los expendios tuvieron que invertir en los mismos y, aplicar el racionamiento so pena de multas, así las cosas, se han ido determinando escenarios de conflictividad. La inaccesibilidad alimentaria es un detonante, ya que, por las limitaciones existentes, un número creciente de personas se ha visto obligada a disminuir la ingesta alimentaria diaria, situación que no sucedía en 1999.  Si en ese momento consideramos era indispensable el derecho a la garantía alimentaria,  la magnitud de la situación existente hoy exige se tomen acciones que corrijan la situación de inaccesibilidad alimentaria, solo que, tales acciones  no están asociadas al control militar, sino a la aplicación de criterios técnicos para aprovechar a corto plazo la capacidad instalada para la producción alimentaria,  operativo el aparato productivo nacional se generaría empleo y por consiguiente se cortaría con el circulo vicioso de la pobreza que nuevamente nos ha traído enfermedades que ya habían sido superadas como la tuberculosis. Aplicar esos correctivos es relativamente sencillo y puede -y debe-  hacerse desde el ámbito civil porque Venezuela, no es Cuba. Nuestra cultura es civilista, es democrática, es cientifico/ técnica. Dejémonos de desvaríos y asumamos de una buena vez la solución de está situación nacional que por impericia, omisión o alevosía nos ha traído a esta vera del camino.

images (9)

La situación de nuestro país no se resuelve ni con paños calientes ni con mas autoritarismo, la situación de nuestro país se resuelve con vocación de servicio, mística y, conocimiento. Si alguna misión tiene que cumplir el estamento militar venezolano es defender la soberanía y, la soberanía reside en el pueblo, de tal manera que claro está el panorama, si el estamento militar siente el llamado de hacer patria, facilite el camino a la libertad. El tiempo ya no espera. Evitemos mas muertes de niños indefensos. Evitemos la muerte de abuelos por deficiencia de nutrientes. La sociedad civil venezolana no puede permitirse continuar avanzando al abismo. Es lógico y natural que quien se encuentra al borde busque no caer, así como es lógico y natural que quien tiene hambre busque comida, es lógico y natural que, los seres libres, no acepten el sometimiento. Es por ello que para contrarrestar dicha logica, haya surgido la denominada Gran misión abastecimiento soberano y seguro, fórmula precisa para lograr “justificar” el control directo del sector militar sobre la sociedad civil venezolana,  se espera con dicha “misión” lograr efectividad en el control de la noble sociedad venezolana. Sociedad dividida por élites ideológicas locales que históricamente en el mundo, no han resuelto la existencia del hambre y la desnutrición, por ello, en esta situación extrema en que se encuentra hoy la población venezolana y, en razón de la experiencia acumulada, ha de reconocerse,    la crisis existente es de naturaleza estructural.  Oposición y oficialismo tirando de la cuerda (el poder) y,  mientras ello ocurre el tiempo transcurre y la escasez de nutrientes va restando posibilidades al cuerpo físico/mental de los venezolanos.

Por ello, aplicar políticas que  erradiquen la pobreza y la desigualdad y, mejoren  el acceso físico, económico, de todos en todo momento a alimentos nutricionalmente adecuados e inocuos así como, que garanticen su utilización efectiva exige fortaleza a la hora del análisis para lograr trascender  las limitantes que imponen las ideologías…  Es necesario ir mas allá.  El tiempo ya no espera. Resolver los bucles de pobre calidad de gestión pública en todos los órdenes,  requiere del abandono definitivo  del paradigma de la estructura vertical del poder,  ya que, ha sido precisamente  la existencia de las élites resultantes de dicha estructura piramidal de poder, las que,  han generado un cúmulo de necesidades insatisfechas en la base de la sociedad  que en la actualidad, extreman en inaccesibilidad alimentaria y por ende, el riesgo a la pérdida de vidas.

images (1)

Ahora bien, es innegable que, cuando no existen nutrientes en el organismo humano, el estómago es quien establece las metas/las asociaciones,  de allí que la ocupación principal de los venezolanos sea en la actualidad hacer la cola para conseguir algún bien de consumo, precisamente porque con hambre, la meta a alcanzar no es la libertad sino el alimento, razón por la cual, la práctica del bozal de arepa ha sido por siempre utilizada por las élites en el poder en Venezuela como estrategia de aceptación de la insatisfacción de las necesidades de aquellos que reciben u obtienen beneficios o prebendas de parte de aquellos que están en ejercicio del poder (o buscan estarlo). Ese es el juego de las “promesas” y las “negociaciones” entre los que toman las decisiones y, los electores… Las bolsas de comida siempre han estado en la mente de los políticos para mantener el apoyo de los más necesitados, sin embargo hoy, hasta quienes reciben las bolsas de comida de los CLAP se quejan porque no llegan a tiempo o, porque son desviadas para el bachaqueo por lo que, se impone desde la necesidad del dominio, establecer mayor control sobre la población civil, se impone mantenerla en cintura…  El poder militar ofrece esa garantía, su estructura vertical no admite protestas así,   la continuidad del tiempo político adquiriría un respiro… Es innegable el grado de penetración de el sector militar en el ámbito institucional venezolano, convirtiéndose así, el estamento militar en la élite de las élites.  Con la nueva responsabilidad que le ha sido asignada inconstitucionalmente por el Ejecutivo  -argumentándose la soberanía alimentaria-  tendrá bajo su mando  todo el tren ministerial, cual si el Ministerio de la Defensa fuese su órgano de adscripción natural  -que no lo es-   lográndose de esta manera que, la estructura técnico administrativa del estado venezolano esté bajo el mando del sector castrense en todos los ámbitos de la sociedad venezolana, recuérdese ya previamente se le había otorgado el privilegio de la gestión petrolera paralela a PDVSA, mediante la  creación vía ejecutiva de  la Compañía Anónima Militar de Industrias Mineras, Petrolíferas y de Gas (Camimpeg), adicional a ésto,  participan activamente en la política, por ello, avanzar realmente  implica hoy día para los civiles venezolanos,  ponerle freno a la avanzada militarista. Para nadie es un secreto los privilegios y beneficios que han ido surgiendo en la medida que al estamento militar venezolano acorde a la tesis de Norberto Ceresole le ha sido ampliando su radio de acción sobre el mundo civil. En esta etapa crucial de Venezuela los civiles hemos de comprender que es lo que está sucediendo. Los militares deben estar bajo el mando civil porque nosotros no somos milicianos!  Por ello, es imperioso el análisis de las decisiones en su verdadera dimensión socio-política.  A poco tiempo de un revocatorio a la gestión de Nicolás Maduro, éste toma una decisión supraconstitucional, lesiva por demás a la condición civil de República. Ello ocurre en momentos de gran tensión nacional por causa del real y profundo desabastecimiento, el descontento es real y permanente,  protestas de calle e incluso saqueos se reseñan a diario ¿Acaso busca NMaduro que la FANB asuma con el poder del fuego controlar a una población que reclama alimentos?  Los ojos del mundo están sobre Venezuela!  La visión ceseroleana ha ido adquiriendo forma y contenido por ello no podemos obviar que mediante Gaceta 40.589 la FANB fue autorizada al uso de armas de fuego en manifestaciones públicas. No quepa dudas acerca de que existe claridad en NMaduro  para justificar la injerencia del estamento militar en el control alimentario, la impericia, la omisión o la predeterminación nos han llevado a la situación de crisis alimentaria actual, las distintas facciones de poder enquistadas gracias a la corrupción y la debilidad técnica complaciente de algunos, busca resguardo. Quienes han adquirido  privilegios, temen perderlos. Los responsables de enriquecimiento por causa de adquisición de productos vencidos a través de PDVAL se reconocen frente al espejo!  Los garantes del  dólar paralelo, la importación  mediante la triangulación de medicamentos y plantas eléctricas también. Mucha agua ha corrido bajo el puente…

images (5)

¿Hasta cuándo seguiremos dormidos?

¿Acaso bastará con organizar viajes a la frontera para adquisición de productos de la cesta básica a precios  internacionales que por supuesto, solo son accesibles a unos pocos, o evitaremos el marasmo?

María Walter

*Hoy rebautizado como centro de especialidades nutricionales Negra Matea.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s