.@RobAlonso En el Presidio Histórico Cubano, había dos tipos de presos políticos: “Los Rehabilitados” y “Los Plantados”.

LEOPOLDO NO TERMINÓ “PLANTADO”

En el Presidio Histórico Cubano, había dos tipos de presos políticos: “Los Rehabilitados” y “Los Plantados”.

“Los Rehabilitados” eran presos que aceptaban una adelantada libertad, total o parcial, a cambio de “rehabilitarse”. Tenían que asistir a “clases de rehabilitación”, donde se les enseñaba a aceptar el comunismo y cosas por el estilo. Al final, si pasaban el examen, eran liberados total o parcialmente. Algunos eran liberados con la condición de abandonar la isla… muchos terminaron en España y otros, en Estados Unidos.

“Los Rehabilitados” regresaban con su familia, pero tenían que andar derechitos. Por supuesto: ¡ni pensar en dar ruedas de prensa ni cualquier maroma similar! A “Los Rehabilitados” les habían enseñados a “coger mínimo”… a andar derechito por la vía, sin mirar para los lados.

Muchos cubanos criticaban a “Los Rehabilitados”, otros: no. Las prisiones de los Castro en Cuba eran duras… durísimas; nada comparadas con los “centros de veraneo” de Venezuela, al menos en cuanto a la prisión de Ramo Verde se refiere. Los presos políticos cubanos podían pasar años sin recibir visitas. Comían gusanos, moscas, cucarachas… y cualquier cosa que pudiera convertirse en proteína. No tenían instrumentos musicales ni gimnasio. Entraban gordos y salían esqueléticos. Algunos dejaban la prisión en sillas de ruedas improvisadas por ellos mismos, como fue el famoso caso de Armando Valladares. Muchos se suicidaban. Otros morían en prolongadas huelgas de hambre, como Pedro Luis Boitel (https://en.wikipedia.org/wiki/Pedro_Luis_Boitel)

En un escenario como el que imperaba en las prisiones políticas de los Castro en Cuba, muchos se “rehabilitaban”. Algunos recibían “casa por cárcel”; otros obtenían la libertad plena y los más “peligrosos” eran deportados.

En el “otro cuarto” estaban “Los Plantados”: aquellos que no aceptaban la “rehabilitación”. “Los Plantados” no aceptaban, tampoco, el uniforme de presos que les imponía el régimen… por consiguiente, andaban desnudos o en paños menores, tanto hombres como mujeres, porque también había mujeres “plantadas”. En el verano no era tan dramática la guarandinga, pero en el invierno cubano, donde pega el pacheco durante los peores meses, había que tener mucha fuerza de voluntad para seguir “plantados”, desnudos y con sus manos en sus bolsillos.

Evidentemente, Leopoldo López no hubiera pertenecido, en Cuba, al grupo de “Los Plantados”. La gran pregunta sería: ¿se rehabilitó en su “prisión”?

También nos deberíamos preguntar: ¿para qué carajo se entregó Leopoldo López? ¿Qué logró con su entrega? El costo que Venezuela tendrá que pagar por su “libertad”, será excesivamente alto… ya lo verán. Entonces: ¿para qué carajo se entregó?

Este nuevo capítulo de la “libertad” (supuestamente condicionada y parcial) de Leopoldo, coloca al “proceso” venezolano más cercano al “proceso” nicaragüense… y si no lo creen, vayan y vean este video, donde el Tribunal Supremo de Justicia de Nicaragua, liberó – sorpresivamente – a Arnoldo Alemán, bajo unas condiciones que ni él mismo supo explicar:

https://www.youtube.com/watch?v=9ELRZTflcSE

Cuando tengan tiempo, revisen el artículo completo sobre LA CONCHUPANCIA NICA: http://experiencianica.blogspot.com/

Arnoldo Alemán “fue liberado” (jamás – ahora lo sabemos – estuvo un día preso de verdad-verdad) para que se prestara al papel de candidato presidencial “en contra” de Daniel Ortega. Por supuesto, “perdió” y aceptó “su derrota”. Habría que esperar a ver cómo procederá Leopoldo… cuál será su discurso. Eso está a la vuelta de la esquina. El pueblo de Venezuela lo sabrá muy pronto, aunque ya tuvieron un adelanto con las infaustas y arrastradas declaraciones de su “vocera”, la Sra. Lilian Tintori, también conocida como “La Heidi venezolana”.

No quisiera concluir esta “pequeña” nota sin publicar una carta firmada por los presos políticos “plantados” cubanos del llamado “Presidio Histórico”, quienes en 1978 rechazaron negociar con Castro a cambio de la libertad de todos ellos:

Manifiesto de los Prisioneros Políticos
Al Pueblo Cubano de la Isla y en el Exilio
Y a la Opinión Pública Mundial

Nosotros, los abajo firmantes, los prisioneros políticos que hemos resistido con firmeza, durante casi veinte años, los malos tratos del más represivo sistema penitenciario de América, sabedores de que formamos parte de una interminable hilera de mártires que nos precedieron, habiendo sido informados de que la posibilidad de nuestra liberación se está usando como una artera maniobra que podría implicar seriamente a los exiliados y que podría afectarnos directamente a nosotros, declaramos
por el presente documento en esta memorable fecha, de manera clara y precisa, nuestra posición:

Primero: Abogamos por la libertad de todos los prisioneros
políticos sin excepción y por la reunificación de las familias cubanas. Esto requiere solamente que a) se den las órdenes oportunas para que se abran las puertas de todas las cárceles políticas de Cuba a fin de que los hombres y las mujeres que tanto han sufrido queden en libertad y puedan reunirse de nuevo con sus familias; b) se permita a los cubanos que residen en tierra cubana o en otros países salir de Cuba o entrar en ella,
tal como han venido solicitando o puedan pedir en el futuro, para que puedan unirse temporal o definitivamente con sus familias.

Ninguna de dichas medidas requiere diálogo alguno. Que el
gobierno de Castro actúe haciendo lo más oportuno si desea realmente rectificar su actual política de dispersión de la familia cubana. Los que han llevado el dolor y el odio a los hogares cubanos, que han divididos y mantenido divididos a los miembros de la familia cubana, carecen de categoría moral para concitar un diálogo.

Segundo: Rechazamos el diálogo entre el gobierno de Castro y los llamados representantes de los cubanos en el exilio; diálogo que, teniendo en cuenta nuestra experiencia de horrores y malos tratos, y la característica mala fe con que suele proceder el régimen, no es más que una farsa montada por el señor Castro para engañar al pueblo cubano y al mundo. A la comunidad cubana en el exilio se le está desorientando y
dividiendo mediante vacías palabras de paz y conciliación mientras, en realidad, se hacen sutiles esfuerzos para provocar antagonismos entre los exiliados cubanos que, al no poder vivir bajo las despóticas condiciones que reinan en su país, han encontrado refugio y establecido sus hogares en otras tierras.

Tercero: Rechazamos cualquier forma de diálogo o acuerdo en
virtud del cual se nos conceda la libertad en condiciones preestablecidas.

Nadie, ningún grupo o persona de la comunidad cubana de exiliados está autorizado para negociar nuestra libertad con el gobierno de Castro a cambio de concesiones por nuestra parte. Nuestra libertad debe ser incondicional; lo que es conforme a nuestra postura histórica estoicamente mantenida. Así nadie podrá pretender que nuestra liberación, cuando tenga lugar, es un logro suyo.

Cuarto: Si Castro y su gobierno creen que es poco el precio
pagado por los prisioneros políticos con su saldo de mártires, inválidos, enloquecidos y mutilados, con sus heroicas mujeres, envejecidas en la cárcel, pero firmes aún en sus principios frente a las palizas y al largo confinamiento; si creen que la inmensa suma de sufrimientos y dolores humanos padecidos durante sus años de presidio han sido pequeños, que hagan lo que quieran. Estamos decididos a conservar nuestra moral para
poder mantenernos firmes y resueltos contra la tiranía, tal como hemos hecho durante los últimos veinte años.

No negociamos nuestra libertad porque nuestros principios no son negociables…

Estas palabras definen nuestra postura de modo claro e
inequívoco. Adjuntamos — aparte — nuestras firmas, apoyadas por todos los años de sufrimiento que nuestro amor a Cuba ha exigido a nuestras vidas.

Cárcel de La Habana del Este, 10 de octubre de 1978

Para mayor información, bajar – gratuitamente – mi libro “Regresando al Mar de la Felicidad”:

http://mrr.name/RegresandoDelMarDeLaFelicidad.pdf

Definitivamente, cada día me convenzo más y más de que ni Venezuela es Cuba ni los venezolanos son cubanos.

Miami 10 de julio de 2017
Robert Alonso

Material de apoyo:

https://www.youtube.com/watch?v=drGT8Cnd2_8
https://www.youtube.com/watch?v=MMDlcYyKFQM
https://www.youtube.com/watch?v=GuJepuNHUpg
https://www.youtube.com/watch?v=iqBPaiqeeEw&t=42s
https://www.youtube.com/watch?v=3CFecrtB6OE
https://www.youtube.com/watch?v=dUNNrKkyfz8

Arnoldo Alemán, ex presidente de Nicaragua, fue beneficiado por un fallo emitido por la Corte Suprema de Justicia de su país. Alemán que cumplía, en arresto …
YOUTUBE.COM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s