.@SalvaTuVoto_ Con la cabeza fría, pero sobre todo para mantener a raya a los cabeza-caliente

Con la cabeza fría, pero sobre todo para mantener a raya a los cabeza-caliente


¿Por qué en lugar de mandar a meter la cabeza en hielo seco, no se impone un sistema en el cual se escuche a las bases, a la gente, al que pasa más trabajo, al que -pareciera- tiene siempre que apoyar sin opinar?

¿Por qué se pretende imponer de manera tiránica el criterio de una persona, o un grupúsculo de personas que ha fallado en cumplir y hacer cumplir un mandato?

Nos han impuesto a una dirigencia política, gremial, sindical y ahora comunal. Hace más de 3 años se volaron las Juntas Parroquiales (instancia de rango constitucional) sin que se produjera una inmediata organización de Comités de Defensa de la Constitución para que nos devolvieran el más importante semillero de líderes sociales, que -repito- está en la constitución.

Para que se entienda más fácil: se volaron las Juntas Parroquiales de la misma manera que sustituyeron a los alcaldes Warner Jiménez, por una vía consensuada, pactada, tolerada, silenciada y olvidada, que no está contemplada en la constitución.

Y aquí estamos, pretendiendo mandar a la gente a que no analice, a que meta el coco en nitrógeno líquido para que no se le ocurra pensar en el proceso de cambio.

Proceso que por cierto, como bien saben los colorados, es algo que ha sido estudiado y está claramente definido:
1. Si hay estabilidad política, no hay cambio político
2. Para que haya inestabilidad política se necesitan tres esferas de protesta articuladas: la protesta ciudadana, la protesta política y la protesta militar.

Cuando Dilma Roussef fue removida de su cargo, la esfera política y la esfera ciudadana se dieron en simutáneo, hubo una breve inestabilidad política, y una simple levanta de ceja por parte de la esfera militar: no fue necesario que se derramara sangre. Se hizo el Impeachment y Dilma salió.

Aquí, en cambio, la esfera política se precipitó a dialogar en 2014, en medio de una protesta ciudadana. En 2016, tras los saqueos de Cumaná, adelantó un revocatorio que nunca ocurrió. Luego, en 2017, destituyó al presidente el 9 de enero, pero no convocó a la protesta ciudadana con la finalidad de materializar esa destitución mediante el necesario pronunciamiento militar, tampoco ofició a las embajadas, ni ala OEA, ni a la ONU. Destituyó y acto seguido, engavetó.

Más recientemente se desconocieron los poderes (350!), y estando desconocidos, se conovocó a un proceso de absoluta estabilización política: la consulta popular, con resultados vinculantes que hasta ahora, sin hora cero, sólo han sido más muerte y violencia.

“El día después”, la resistencia se activó principalmente en Caracas, y la esfera política, convoca a otro paro intermitente, en lugar de convocar al resto del país, de inmediato y sin retorno, a paralizar todas las actividades hasta que se vaya el invasor y no sólo hasta que se suspenda la constituyente, lo que parece ya un hecho pactado.

Así que, por obvio que parezca, este es el momento de mantener la cabeza fría y actuar con determinación, coherencia, coraje y organización, para no escuchar a los cabeza-caliente, a esos, a los colorados, que ahora quieren -por todos los medios- que los ciudadanos metan la cabeza en un congelador y no apoyemos a nuestros jóvenes, a los nuevos Libertadores de Venezuela!

Lea:
https://maduradas.com/estan-firmes-el-ultimatum-de-la-resistencia-a-la-mud-o-tu-convocas-la-agenda-o-la-convocamos-nosotros/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s