#IMPERDIBLE ¡ SIN JURUNGAR AL MONO!

¡ SIN JURUNGAR AL MONO !

El pasado 13 de septiembre, en un hotel de Miami, Diego Arria convocó a los líderes de “La Diáspora” (¿?) para escuchar propuestas de cara a la liberación de Venezuela de manos del castro-estalinismo internacional… ¡una pelusa! Don Diego les estaba pidiendo consejos a los mismos que ayudaron a los Castro a hacerse, ETERNAMENTE, con la pobre Venezuela, promoviendo marchas y farsas electorales, entre otras cosas menos escandalosas.

Por supuesto, habló “Reymundo y Todo El Mundo”. Un adeco, aprovechando que AD estaba de cumpleaños, propuso “la unidad”. Arria le decía que sí a todo. Estaba gozando un mundo. La Patty estuvo un ratico y se fue antes de hablar, pero el recinto alojó a unos cuantos connotados periodistas y políticos como el fulano Muchacho, ex alcalde de Chacao… quien persiguió, por cierto, a unos cuantos “guarimberos” que todavía están presos y sin derecho al debido proceso.

Había muchos “líderes del exilio”, como el VA Carratú y la nueva vedette de “La Diáspora”, el comunista – uno de los fundadores del Foro de Sao Paulo – Pablo Medina, quien fue aplaudido CALUROSAMENTE cuando alabó al otro ñángara de Almagro y condenó el envío de armas que Fidel le hiciera a la guerrilla venezolana, en 1963, a la cual más adelante Pablito pertenecería. Fue muy aplaudido.

Ante tanta bazofia, se me ocurrió repetir una pregunta que hiciera en una reunión similar frente al exilio cubano de Jacksonville (Florida), para promover la candidatura del senador Marco Rubio. En aquella oportunidad me sacaron del recinto los agentes de seguridad, alegando que estaba “desestabilizando” la reunión. En esta oportunidad, nadie se manifestó… ni a favor ni en contra. Don Diego se hizo el loquillo.

El 24 de febrero de 1996, el régimen genocida de Fidel Castro, ordenó el derribo de dos avionetas desarmadas y en aguas internacionales de Hermanos al Rescate, cuya misión era lanzarles botellas de agua a los balseros cubanos que intentaban llegar a las costas estadounidenses, huyendo del infierno castrista. La respuesta del gobierno norteamericano fue la Ley Helms Burton… una ley que en sí no sirve ni para sacar a un perro a mear: salvo el Capítulo III…!!!

Cuando Castro se topó con el Capítulo III de esa mencionada ley, se “les bajaron las medias”. Si ese capítulo se hubiese llegado a aplicar, su régimen se hubiera tambaleado. Entonces Castro movió sus hilos a lo largo y ancho del planeta, en especial en Estados Unidos y en Europa. Muchos de los dignatarios le tiraron una toalla, levantando una gran voz de protesta a favor de Castro. Entre los “dignatarios” que más apoyaron al vicario de Satanás en La Tierra fue el Santo Padre, uno de los vicarios de Cristo más queridos a lo largo y ancho de la historia de la iglesia católica: Juan Pablo II. Dos años más tarde, Juanga El Papa visitó a Castro en Cuba, para legitimar el genocidio castro-estalinista. Como si este espaldarazo divino no hubiese sido suficiente, en 2015 – 19 años después del derribo de las avionetas – Cristo volvió a enviar a un nuevo vicario, a Pancho El Papa, para seguir legitimando al vicariato de Satanás en nuestro mundo… y todavía hay millones y millones de infelices que, detestando al comunismo… y habiendo sufrido por esa “doctrina”, veneran a los papas.

Ante tal avalancha de apoyo, el presidente estadounidenses de entonces, Bill Clinton, tomó la determinación de sacar de circulación el mencionado Capítulo III, congelándolo. Determinó que cada seis meses, todos los presidentes de Estados Unidos, debían evaluar “la situación” y determinar si era preferible (¿para los Castro?), mantener el capítulo congelado… o si era preferible – para la humanidad – descongelarlo y APLICARLO. La ley “completa” siguió vigente… salvo el Capítulo III.

Bien… el Gran Trump (El Loco del Copete), en DOS OPORTUNIDADES, ha decidido mantener el peligroso capítulo en el congelador… para el respiro del castro-estalinismo internacional y para desgracia de los cubanos y venezolanos, quienes están – estos últimos – bajo la bota de los Castro: no de Maduro.

https://www.martinoticias.com/a/trump-suspende-…/160984.html

Pues bien. Hasta el día de hoy, reuniones van… reuniones vienen. Hablan con María Santísima y con la Mamá de Tarzán. Visitan la Casa Blanca y se reúnen con la ONU y con la OEA, pero a nadie se le ha ocurrido jamás, presionar para que algún presidente de EE.UU. tome la decisión de descongelar el dichoso capítulo. ¿Qué les parece la guarandinga? Muerto el perro en La Habana, se acabaría la rabia en Venezuela.

Ahora bien. Mientras Uds. vean que Trump mantenga en el congelador el Capítulo III de la Ley Helms Burton… duerman tranquilo que jamás invadirá a Venezuela. Descongelar el Capítulo III no le costaría un centavo a los contribuyentes estadounidenses… no moriría un solo soldado norteamericano. Trump no necesitaría la aprobación del congreso ni del senado. Bastaría con ese garabato que tiene por firma… pero como diría nuestra muy querida abuela Carmelina, QEPD: “… jurungan la cadena, pero no tocan al mono…!”

Miami 15 de septiembre de 2018
Robert Alonso

Intervención de Siomi, “La Guarimbera Mayor”, en respuesta a la solicitud de una joven estudiante de medicina presente, quien propuso una recolecta en metálico para ayudar a palear la crisis de medicina en Venezuela. Siomi aprovechó para recordarles a los venezolanos lo mucho que adoraban a Fidel Castro hasta que éste comenzó a dejarlos sin patria en Venezuela.

Intervención de Roger Vivas recordando la traición de Ratonski

Trump y el Capítulo III

https://www.martinoticias.com/a/trump-suspende-captitulo-ley-helms-burton/160984.html

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s