@RobAlonso SIGAN CREYENDO EN EL DIABLO…!!!

SIGAN CREYENDO EN EL DIABLO…!!!

Cuenta la leyenda vernácula, que hubo una vez un venezolano muy macho, cuya fortuna material cayó en desgracia. Cuando estaba a punto de quitarse la vida ante su infortunio, se le apareció El Diablo y le ofreció un millón de bolívares soberanos, a cambio de “hacerle el amor”.

El venezolano, quien era muy-muy macho… como ya dijimos, se enfureció y le recordó al Diablo lo macho que era… pero luego pensó que un millón de bolívares soberanos le resolvería su vida, permitiéndole invertirlos en “lingoticos” (virtuales) de oro.

El venezolano, muy macho él… pero venezolano al fin, le respondió al Diablo: “…acepto la oferta, pero con la condición de que solamente lo sepamos Ud. y yo.” El Diablo, que es tremendamente mentiroso y manipulador… y que, además, conoce la INFINITA capacidad de ser engañado del venezolano, le aceptó la condición al venezolano macho… y le “hizo el amor” repetidamente.

Una vez aplacados los ímpetus eróticos del Diablo, el venezolano macho se le volteó y le pidió los bolívares… a lo que El Diablo le espetó: “¿y tú tan viejo y creyendo en El Diablo?”

La Brigada Internacionalista Simón Bolívar se constituyó con un grupo de voluntarios comunistas unidos para luchar en las filas del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) contra la dictadura de Anastasio Somoza en Nicaragua, en la ofensiva final de 1978-1979. Fue organizada desde Bogotá por Nahuel Moreno, reclutando combatientes en varios lugares de América Latina, principalmente en Colombia y Venezuela y dirigida dentro de Nicaragua por el coronel cubano-castrista, Tony de La Guardia… quien más tarde terminaría fusilado por Castro junto al General Arnaldo Ochoa en julio de 1989, por el supuesto delito de tráfico de droga.

Por cierto… esta “brigada” fue financiada por el propio Carlos Andrés Pérez con parte de la entonces-partida secreta. La fulana “brigada” incluía a miembros del movimiento revolucionario chileno, de los tupamaros uruguayos y de los guerrilleros urbanos argentinos. Había, por supuesto, unos cuantos uruguayos, entre ellos: nuestro amigo Luis Almagro… ¡que Dios me lo guarde!

En las computadoras incautadas a uno de los jefes guerrillero de las FARC, “Raúl Reyes”, se encontraron evidencias que vinculaban a la mencionada “brigada” con las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas… y ya entonces se mencionaba el nombre de Luis Almagro, quien dos años después de la muerte de “Reyes”, fue nombrado canciller de Uruguay bajo el mandato de otro guerrillero comunista llamado José Mujica, quien años antes había captado a Almagro para el “Movimiento de Liberación Nacional – Tupamaros”, que nació en ese pequeño país austral.

Luis Almagro fue GUERRILLERO COMUNISTA. Perteneció al movimiento tupamaro uruguayo… y se anotó en la “Brigada Internacionalista Simón Bolívar”. Fue, además, financiado por el Foro de Sao Paulo, creado en 1990.

Desde su posición de canciller de Uruguay, se constituyó en una especie de “ministro del exterior” del chavismo venezolano, de lo que hoy él acusa al HDLGP de Rodríguez Zapatero. La Abuela Carmelina, QEPD, diría: “…que entre HDLGP te veas…!”

En un momento dado, a Almagro le dio por hacer alusión a una “posible” intervención militar de EE.UU. a Venezuela, cuando él sabía (¡y sabe!) – perfectamente bien – que primero pasa el Dr. Herman Escarrá por el ojo de una aguja, que se dé una intervención militar estadounidense a la Venezuela bolivariana. Pudiéramos acusar a Almagro de cualquier cosa: ¡menos de comemierda!

Cacarear una posible intervención militar a Venezuela por parte de “los americanos”, es hacerle el juego al castro-estalinismo en ese país, porque adormece a los venezolanos esperando a que les caiga el maná del cielo.

Cuando veamos a todas las ranas y sapos del planeta echar pelos… podremos comenzar a esperar esa añorada “invasión”… y rogarle al Eterno, a Dios… al Todopoderoso, que no sea un “embarque gringo”, como resultó ser la Invasión a Bahía de Cochinos, en abril de 1961.

Almagro sabe, perfectamente bien, que NADIE va a invadir Venezuela, a no ser para seguirla explotando miserablemente. Ya ese país está invadido por los chinos, los iraníes, los rusos… los cubanos castristas y, por si fuera poco: ¡por empresas estadounidenses! ¿Quién carajo la va a estar “desestabilizando” con una fulana invasión?

¿Quién sabe lo que transita por la mente perversa y malévola del embajador Almagro? Habría que preguntárselo a él… y, como es más mentiroso que el propio Satanás, es capaz de meternos un cuento chino: ¡y peludo!

Mientras tanto continúan muchos ANORMALOS, ANORMALAS, IMBÉCILOS e IMBÉCILAS venezolanos (y venezolanas), creyendo en ese torombolo.

Dios los coja bien confesados.

Miami 23 de septiembre de 2018
Robert Alonso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s