Va a romper algunos corazoncitos @RobAlonso ¿INVASIÓN?

¿INVASIÓN?

En el mes de octubre de 1962, cuando contaba 12 años de edad (acabo de cumplir 68), me encontraba con mi familia exiliado en Caracas, Venezuela. Habíamos dejado Cuba, temporalmente, en agosto del año anterior. Todos los días escuchaba a mis padres hablar del pronto retorno… de cómo “los americanos” no iban a permitir un enclave comunista-soviético a 90 millas de sus costas y en plena “Guerra Fría”.

Entonces, un buen día, escucho un alboroto en casa. Mi padre comenzó a gritar: “¡Conchita… nos vamos para Cuba!” Mi madre comenzó a llorar de la emoción. El teléfono de nuestro apartamento de la urbanización San Bernardino, no paraba de sonar. El alboroto era IMPRESIONANTE. Esa misma noche nos fuimos para el apartamento de “Chucho” Vital, un paisano cienfueguero que vivía a pocas cuadras de nosotros. Ahí nos reunimos todos… a esperar la invasión “americana”, que era inminente… que debía de producirse ESA MISMA NOCHE.

Llegó la madrugada: ¡y nada! Regresamos a casa un tanto decepcionados de los “americanos”. No hubo invasión. No la habría ese día siguiente… ni el siguiente: ¡ni nunca!

El día anterior, el presidente John F. Kennedy se había dirigido a los estadounidenses, en cadena nacional de radio y televisión (algo insólito), para anunciarles de la existencia de misiles con cabezas nucleares que los soviéticos habían instalado en Cuba, capaces de hacer desaparecer de la faz de la tierra a TODAS las grandes ciudades de Estados Unidos, a excepción de Seattle, por estar ésta fuera de alcance. Era evidente que habría guerra. Jamás el planeta había estado amenazado de tal forma.

En Estados Unidos cundió el pánico. Las iglesias católicas, abarrotadas de tantos fieles que querían confesarse, tuvieron que confesar a la gente en las calles, como lo evidenció la revista Life en una de sus portadas, donde se veía a un sacerdote en la Madison Ave de Nueva York, confesando a los feligreses que esperaban en una interminable cola de varias cuadras.

En las escuelas estadounidenses se instruían a los estudiantes de cómo proceder ante un INMINTENTE ataque nuclear. El mundo entero se paralizó.

Llegó el segundo día de la crisis… ¡y nada! Pasaron los días: ¡y nada! El 16 de junio de 2003, a poco menos de 41 años de aquella “crisis”, publiqué en las redes uno de mis artículos favoritos que se convirtió en un “clásico”, titulado: “¡Ahora Sí!”. En él reflejo las esperanzas y las decepciones de aquellos días.

http://coraminasi.blogspot.com/

Hoy, a mis 68 años y 35 días de nacido, estoy viviendo un “deja vu”, a raíz del discurso de mi amigo Trump.

Quiera Dios, La Virgen y todos los santos que “los americanos” invadan a Venezuela de una buena vez. Es más: ¡que la anexen al territorio estadounidense! Lo mejor que le pudo haber pasado a Puerto Rico fue convertirse en el hijo bobo de Estados Unidos estudiando en Boston. Si los “americanos” le hubieran dado la independencia a Puerto Rico, tras la guerra con España en 1898, los puertorriqueños estuvieran, hace rato, “pidiendo agua por seña”… como hubiera asegurado la adorable Abuela Carmelina, QEPD.

Una de mis películas favoritas, “El Ratón que Rugió” (“The Mouse that Roared”, 1959), con Peter Seller, trata de un diminuto país imaginario europeo que entra en una atroz crisis económica, cuyos “ancianos” deciden declararle la guerra a EE.UU., con la certeza que la perderían y serían absorbidos por El Imperio Mesmo. El botín de guerra de EE.UU. ante la victoria frente a España, fueron Cuba, Guam, Filipinas y Puerto Rico. Todos esos países, a excepción de la Isla del Ensueño y del Amor, lograron su independencia… y el trauma fue palpable. Puerto Rico, sin embargo, tiene privilegios y pocos deberes siendo un “estado libre asociado” a Estados Unidos de América. Así que yo no estoy en contra de una invasión “americana” a Venezuela… ¡y que se queden con ella de una buena vez!

El problema está en la IMPOSIBILIDAD de esa “invasión”.

En primer lugar, morirían unos cuantos ciudadanos estadounidenses… no muchos. En segundo lugar: costaría unos cuantos “reales”… no tanto. Sin embargo, hay un “pequeñito” problema: Venezuela ya no es de los venezolanos. Hace mucho tiempo que fue repartida entre los rusos, los chinos… los iraníes, los cubanos: ¡y los propios “americanos”!

Los chinos están explotando la franja petrolífera del Orinoco… entre otras cosas. Los rusos: las minas del sureste del país. Los iraníes extraen todo el uranio que encuentran y los cubanos (castristas)… bueeeee: ¡los cubanos castristas raspan la olla!

Pero está el Clan Bush haciendo su agosto en Venezuela desde el año 2003, explotando gran parte de la Plataforma Deltana, que son los yacimientos de gas natural más importante del planeta Tierra. Hasta no hace mucho, la acreencia de la Harriburton (empresa bandera del Clan Bush) con PDVSA era de un par de millardos de dólares (dos “billones” de dólares estadounidenses).

¿Quién se quedaría con Venezuela tras una “invasión”? He ahí “the question” (la pregunta). Si Trump invade, EE.UU. sería la dueña de ese país: ¿y cómo quedan los rusos, los chinos, los iraníes y los cubanos castristas? Ja…! Esa “merienda de negros” la quisiera ver yo, sentado en mi “lay-z-boy” desde Miami. Ojo: todo eso sin contar con el “´PLAN HATUEY”, del cual les hablaré mañana… ¡y que les parará los pelos!

Al final, los soviéticos y los “americanos” se entendieron y todo volvió a la “normalidad” en el mundo, tras la llamada “Crisis de Octubre” (o “Crisis de los Misiles”), de 1962. El ÚNICO que salió en góndola fue Fidel Castro, porque a raíz de las negociaciones, EE.UU. se comprometió – en el llamado “Pacto KK”, de Kruschev-Kennedy – a no tocar a Cuba ni con el pétalo de una rosa.

Treinta y siete años más tarde, los Castro “se pusieron” en Venezuela, luego de dejar a Angola como El Gallo de Morón: ¡sin plumas y cacareando!

En cuanto a mis padres… bueno, ambos murieron fuera de Cuba.

Miami 27 de septiembre de 2018
Robert Alonso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s