@RobAlonso NO ERA NADA LO DEL OJO…!!!

NO ERA NADA LO DEL OJO…!!!

Por un lado me alegro, porque confirma mi eterna teoría que segura que “nadie sabe para quién trabaja”… y por el otro me entristece, porque confirma mi teoría que “estamos rodeados”.

Por un lado tenemos a millones y millones y millones de pobres, infelices, ingenuos y NOBLES venezolanos esperando la invasión “americana” ordenada por Donald Trump… y por el otro, a Donald Trump poniéndole un parado a la iniciativa, bufa, de los gobiernos argentino, paraguayo, peruano, chileno y colombiano de denunciar al Zocotroco Maduro por crímenes de lesa humanidad y genocidio ante la Corte Penal Internacional (CPI), al asegurar que su gobierno (el gobierno de Trump), no brindará ningún apoyo al reconocimiento de la Corte Penal Internacional. En lo que respecta a Estados Unidos, dijo Trump, “la CPI no tiene jurisdicción, ni legitimidad, ni autoridad” (sic).

Como muy bien dijo Andrés Oppenheimer, periodista a quien detesto por los ladrillos que lanza: “¡Maduro debe haber festejado con champán!”

La Abuela Carmelina, QEPD, solía decir: “…el movimiento se demuestra andando”. Si alguien alega que puede correr los 100 metros planos en 33 segundos: ¡que los corra! Que lo demuestre andando… ¡corriendo! Si Donald Trump quiere demostrar que está del lado de la democracia venezolana: ¡que lo demuestre andando… con hechos!

Claro… Trump tiene toda la razón cuando alega que la CPI no tiene autoridad jurídica ante el mundo. Es otra institución de papel, como todas. La OEA, la ONU, la Corte Penal Internacional, la OTAN… todas esas instituciones están hechas de papel cebolla. Son instituciones para engañar bobos. Si vamos a sentar nuestras esperanzas en esas instancias, podemos ponernos cómodos a esperar nuestra liberación como pueblo… y que me perdonen los IMBÉCILOS, las IMBÉCILAS, los ANORMALOS y las ANORMALAS que aseguran que estoy, con mis artículos, destruyendo las esperanzas de los pueblos… o admirando al enemigo: ¡a los Castro!

No se sorprendan si de aquí a unos años vemos hoteles de Donald Trump sembrados a lo largo y ancho de toda la bella isla de Cuba, para el disfrute de los turistas… mientras que los pobres e infelices cubanos siguen comiéndose un cable.

Como muy bien hubiera dicho la Abuela Carmelina, QEPD: “… no era nada lo del ojo, ¡y lo llevaba en la mano!

https://www.elnuevoherald.com/…/andre…/article219016325.html

Miami 2 de octubre de 2018
Robert Alonso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s