@RobAlonso ¿ES BOLSONARO DE DERECHA?

¿ES BOLSONARO DE DERECHA?

Ya estoy comenzando a creer que sufro de un irremediable “espíritu de contradicción”, que veo comunistas hasta en la sopa. Lo que sucede es que “a perro macho: ¡lo capan una sola vez!” Cuando uno está cercano a cumplir los 70 años y lleva casi 50 trajinando en torno al castro-estalinismo internacional: ¡ve posible cualquier cosa! Es como no creer en las brujas: ¡pero de que vuelan, vuelan!

A Jair Bolsonaro nos lo han vendido como de derecha… incluso como de ultra derecha o de “derecha extrema”, sin embargo, pertenece al PP (Partido Progresista) y, para rematar, hace unos meses anunció su filiación al Partido Social Liberal. Ambas organizaciones, el PP y el PSL, están ubicadas en Brasil dentro del ala derechista, e incluso: dentro de la derecha extrema. Serían, para mí, las primeras organizaciones “progresistas” y “socialistas”: ¡derechistas!

Ahora bien… punto y aparte. El fulano cuento chino del “progresismo” salió de las entrañas del “fabianismo”. Ayer, precisamente, les expliqué qué guarandiga es eso del “fabianismo”. Les expliqué, creo que con MERIDIANA CLARIDAD, que la principal herramienta del “fabianismo” es el engaño, al punto en que el emblema de esa “filosofía” es un lobo disfrazado de oveja. Para mí todo lo que huela a “progresismo” es “fabianismo”… y el “fabianismo” es una corriente del marxismo.

En Europa, el fulano “progresismo” representa a la «Nueva Izquierda». En Estados Unidos, existen dos grupos distintos que se disputan el uso del término progresista. Por un lado, se encuentra la militancia en el ala más izquierdista del Partido Demócrata, que promueve cambios sustantivos en lo económico y en lo político. Por otro lado, existe el movimiento progresista tradicional, que busca romper el bipartidismo y generar «cambios radicales» como, por ejemplo, cambios en la política migratoria y mayor intervención del Estado en la economía, además de elaborar una política ecologista con unos objetivos más marcados. En la América hispana, el “progresismo” está asociado a muchas corrientes políticas complejas que promueven, por ejemplo: el estado benefactor, el movimiento ecologista, el nacionalismo, el antiimperialismo o el socialismo marxista. Brasil, en todo caso, sería la excepción, donde los “progresistas”, supuestamente: ¡son de la extrema derecha!

¿Podría Jair Bolsonaro estar disfrazado de “derechista”? Si es “fabianista”: ¡sí! ¿Cómo saber si Bolsonaro es un impostor? Ahí es donde entra la lógica de mi adorada, querida y recordada Abuela Carmelina, QEPD. Mi abuela decía algo que me ha servido muchísimo en mi ya-larga vida: “¡el movimiento se demuestra andando!” Eso es más o menos lo que supuestamente les dijo Jesús a sus discípulos, y que recogen dos de los cuatro evangelistas: Lucas, a partir del versículo 43 de su capítulo 6to y Mateo, a partir del versículo 15 de su capítulo 7mo.: “…por sus frutos los conoceréis”.

Si alguien les asegura que puede correr los 100 metros planos en 23 segundos: ¡que los corra! Por sus frutos… por sus hechos, lo reconoceremos. El movimiento de ese individuo: ¡deberá demostrarlo corriendo los 100 metros planos en 23 segundos! Si nos vamos a guiar por lo que dicen los nuevos gobernantes, Fidel Castro era el líder más anticomunista del continente americano. Jamás la Cuba bajo su mando y según él, tendría relaciones diplomáticas con la Unión Soviética, porque – según Castro – los soviéticos invadieron Hungría y Checoslovaquia.

Lo mismo con el amigo Jair. A partir de enero, del año que viene, comenzará a andar. Ya veremos “qué trae en la bola”. Mientras tanto hay que esperar sin apasionamientos. Ya, a muchos, los han hecho hacer papel de comemierdas. Triste sería, ahora, que esos mismos siguieran haciendo el mismo papel, en caso de que Don Jair muestre una oreja rosada.

Palabras de Jair Bolsonaro, al enterarse de su triunfo: “lo primero que haré será quitarle, absolutamente, todo el financiamiento económico de parte de mi gobierno al nefasto Foro de Sao Paulo, pues ese foro es una guarida de puros delincuentes corruptos que recibió dinero de Odebrecht, como los integrantes de la cúpula del Partido de los Trabajadores de Lula. Luego, sacaré a Brasil de la ONU, ya que esa entidad es un nido de ratas rojas; pues, desde allí se lleva a cabo la destructiva agenda castro-comunista que, en la década pasada, infectó a toda la América Latina; como ejemplos tenemos a Cuba, Venezuela y Nicaragua… países ricos en materia prima, pero que por el modelo económico comunista ahora su gente se muere de hambre y por falta de medicinas. No me puedo olvidar que desde mi administración lucharé frontalmente contra el marxismo cultural en su presentación de la ideología de género. No permitiremos que nada ni nadie perjudique la salud mental de nuestros niños, pues ellos son el futuro de Brasil. Custodiaremos la estructura y las bases de una sociedad digna que son la familia y el matrimonio tradicional, siempre guiados por Dios, porque el de arriba será el verdadero presidente de Brasil. Mi compromiso es con los demócratas y con los independientes de Brasil que votaron por mí, pues sé que el resto se está muriendo de miedo, porque sabe que el gobierno ya no le dará todo gratis, sino que le enseñaremos a pescar, en vez de darle la comida servida.”

¡Anótenlo!

Miami 30 de octubre de 2018
Robert Alonso

Un comentario en “@RobAlonso ¿ES BOLSONARO DE DERECHA?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s