¡ESTÁN LOCOS Y ENFERMOS!

¡ESTÁN LOCOS Y ENFERMOS!

La función primordial – ¡y única! – de una junta médica, es evaluar y analizar los síntomas patológicos de un determinado paciente, para llegar a la conclusión de su enfermedad a través de un adecuado diagnóstico y determinar la estrategia de la cura: ¡de ser curable ese mal!

Lo mismo podríamos decir de la conformación de una “mesa redonda”, para evaluar el alcance, la ocupación o el avance de un determinado enemigo, a fin de conformar una estrategia que pueda resultar en la victoria: ¡de ser posible vencer!

Los problemas entre naciones se resuelven a niveles políticos-diplomáticos. Cuando esos problemas no tienen solución a esos niveles: ¡se recurre a las opciones militares! Una vez ejercidas estas “opciones”, se recurre, nuevamente, a la opción política-diplomática, para solucionar la “solución militar”. En otras palabras: las guerras son productos del fracaso político-diplomático y cuando las guerras se agotan, dejando un evidente vencedor y un evidente vencido: ¡se recurre – nuevamente – a la política y a la diplomacia!

¿En qué etapa está la desgracia de Venezuela y de los venezolanos? ¡En un limbo! Para una solución político-diplomática, se requiere la existencia de dos partes en confrontación. Una parte la conformaría el “gobierno” (el régimen tiránico narcocastro-estalinista) y la otra: ¡la oposición! El gran problema es que en Venezuela NO HA HABIDO JAMÁS UNA OPOSICIÓN. Ya por ahí, no se ha podido agotar la instancia político-diplomática. En todo caso, Pepín Rivero, editor del prestigioso periódico cubano, “El Diario de la Marina”, mucho antes de llegar Castro al poder en Cuba, advirtió lo siguiente: “… transigir con un comunista es mil veces peor que transigir con un ladrón: ¡sin que con esto quiera yo ofender a los ladrones!” En tal sentido, esa instancia político-diplomática no funciona frente a los comunistas.

Si no existe una opción político-diplomática para Venezuela: ¿existe la “opción militar”? Ahí está el detalle.

El único país que, en todo caso, pudiera optar por una acción militar, para liberar a Venezuela del narcocastro-estalinismo internacional, sería EE.UU., supuestamente gobernado hoy por un señor que se hace llamar Donald John Trump.

Ese señor no tiene la potestad absoluta de sus acciones para lograr sus intenciones o deseos. EE.UU., al contrario de nuestros países “bananeros”, no es un país presidencialista. En EE.UU., el que MENOS PODER TIENE: ¡es el presidente de la república!

EE.UU, en primer lugar, está interesado en lograr la mejoría para EE.UU. y para sus ciudadanos… al menos en teoría. Una cosa son los intereses nuestros, como hispano-americanos y otra, muy distinta, los intereses de los “estadounidenses americanos”. Tony de Varona, uno de los últimos grandes líderes del exilio cubano en EE.UU., cuando le preguntaron – a raíz de la traición del entonces-gobierno de EE.UU. a la Invasión de la Bahia de Cochinos, en abril de 1962 – si los “americanos” seguían, para él, siendo buenos, respondió: “los americanos no son ni buenos ni malos: ¡son americanos!”

Pero tomemos, por aquello de “discutir como los locos”, que EE.UU. podría estar interesado en liberar a Venezuela del narcocastro-estalinismo internacional, a pesar de la Halliburton, empresa bandera del PODEROSÍSIMO “Clan Bush” que desde el año 2003 está comiendo cochino del bueno explotando – ILEGALMENTE – en Venezuela el 70% de la Plataforma Deltana, los yacimientos de gas natural más grande del planeta Tierra: ¿a quiénes estarían liberando los “americanos”? ¿A una cuerda de socialistas-progresistas-comunistas?

Yo no sé en el resto de EE.UU., pero aquí en Miami (en el Sur de La Florida), los venezolanos tienen fama de ser izquierdistas, “liberales”: ¡SOCIALISTAS! El que menos puja, ¡puja un piano de cola ROJO! Entre Trump y la Clinton: ¡auparon a la Clinton! Entre el republicano (“derechista”), Ron de Santis y Andrew Gillum (demócrata izquierdista): ¡apoyan al izquierdista! Ron es el candidato del Trump: ¡Andrew es el candidato del COMUNISTA Bernie Sanders y del comunista-musulmán, Barack Husseín Obama II. ¿Qué tal? Y después el grueso de los venezolanos del mundo, tanto dentro como fuera de Venezuela, cree que Donald John Trump estaría dispuesto a liberar a Venezuela de los comunistas. ¡Parecen locos!

Aquí en Miami, los venezolanos que generan “opinión pública”, son todos IZQUIERDISTAS… por no decir chavistas, progresistas, “liberales” o COMUNISTAS: ¡todos! Oswaldo Muñoz, el dueño del único semanario venezolano de Miami, “El Venezolano”, quien también opera una estación virtual de televisión, “El Venezolano TV” (donde trabaja la Carla Angola): ¡es progresista-socialista-chavista! En una entrevista que le hiciera Jaime Bayly, en marzo de 2013, Muñoz le respondió que lamentaba la muerte de Chávez.

El “cachanchán” (“hueleculo”) de Oswaldo Muñoz en “El Venezolano”, José Hernández, un diplomático que le sirvió a Chávez durante giras por el exterior, se prestó para atacar – CON EVIDENTES MENTIRAS – al delfín de Trump, para la gobernación de La Florida: Ron de Santis.

El Cabo Colina, quien tiene una tinglado de “cuatro gatos” con el que hace bastante bulla por los medios y es invitado de honor de otro periodista infiltrado en Miami, Alejandro Marcano, tanto en Radio TV Martí como en Radio Mambí, no solamente promueve al COMUNISTA Andrew Gillum, sino que está totalmente en contra de una invasión “americana”, para liberar a Venezuela de la peor desgracia y destrucción de su historia, desde que Cristóbal Colón la descubrió en su tercer viaje, el 2 de agosto de 1498. Este cabo, el fulano Colina, estaba financiado por Joe García, el único congresista cubano que los Castro lograron infiltrar en el congreso federal estadounidense. Fue “acusado” de colocar unos tumba-ranchos en las sedes de las embajadas de Colombia y España, algo que él niega. Si fue cierto que colocó esos artefactos sonoros, lo único que logró fue despertar en la madrugada y atormentar a los vecinos de las mencionadas sedes… y si no los puso: ¿qué carajo hizo?

Si uno habla con un venezolano en Miami, lo más probable es que hable con un afecto al ala izquierdista del partido demócrata estadounidense. Todos sabemos que no todos los miembros del partido demócrata “americano” son comunistas, pero TODOS LOS COMUNISTAS SON MIEMBROS DEL PARTIDO DEMÓCRATA “AMERICANO”. Casi todos ellos, los venezolanos, en su totalidad: ¡detestan a Donald Trump! ¿Y esperan que el republicano-derechista de Trump los libere del narcocastro-estalinismo internacional? ¡Están locos y enfermos!

Miami 4 de noviembre de 2018
Robert Alonso

Fuentes:

http://archivosemanal.com/joe

https://www.elnuevoherald.com/…/sur-d…/article220597005.html

Un comentario en “¡ESTÁN LOCOS Y ENFERMOS!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s