@RobAlonso “LA SAMPABLERA”

“LA SAMPABLERA”

Francisco Herrera Luque, a pesar de haber sido “ñangaroso”, fue mi novelista favorito venezolano. Afortunadamente tengo en mi exilio todas sus obras. Mi pasión era el estilo en que Pancho narraba sus “historias noveladas”: Boves, El Urugallo; En la Casa del Pez que Escupe el Agua; Los Amos del Valle; La Luna de Fausto; El Vuelo del Alcatraz… y, por supuesto: La Historia Fabulada (volúmenes I, II y III).

Herrera Luque, además de escritor, fue psiquiatra. Nació en la Caracas de 1927 y murió en esa misma ciudad poco antes de caer la noche en Venezuela: en 1991. Tuve el gusto de pasar con él una tarde frente a nuestra Cabaña 29 del club Playa Azul, en el litoral central de Venezuela.

Otro de mis personajes favoritos lo fue el actor, director, guionista y productor de cine: el norteamericano Orson Welles, quien había nacido en 1915 y fallecido en 1985, cuando había cumplido ya sus 70 años de edad.

El domingo 30 de octubre de 1938, Orson Welles estremeció a su audiencia radial norteamericana, con una producción impresionante, la cual pasó a la historia como “La Guerra de los Mundos” (“The War of the Worlds”, en inglés). Welles había adaptado para la radio una novela que Herbert George Wells había publicado, con el mismo título, en 1898.

La producción de Orson Welles, dirigida y narrada por él, salió al aire en vivo y en directo, en la noche de Halloween: el domingo 30 de octubre de 1938. ¡Fue aterrador! El episodio, además, se hizo famoso por demostrar el poder de los medios de comunicación, ya sea por que causó el pánico en su audiencia o por el fenómeno posterior de la creación del mito que millones de estadounidenses se asustaron con la invasión de extraterrestres.

Unos 47 años más tarde, intentando emular a Orson Welles, dirigí y escribí una serie para la televisión que se hiciera famosa en Venezuela, transmitida por RCTV, llamada “Lo Increíble”. Esa misma serie, con el nombre de “A Fondo”, la llevé a WAPA TV en Puerto Rico y de regreso a Venezuela, la continué en Venezolana de Televisión, titulada “Más Allá de la Comprensión”. A través de esos programas pude corroborar el poder de la comunicación social y sus medios. Fue una experiencia extraordinaria.

Manuel Juan Carvajal, el crítico de la TV y radio más “ácido” de la Venezuela de 1984 (hace 34 años), me honró con los comentarios que hoy les publico debajo de estas líneas. Carvajal, en mi ilusión juvenil (tenía yo, entonces, 34 añitos), me hizo sentir como el Orson Welles cubano-venezolano del momento. ¡Ja!

Hoy, pensando que me saldrá – más o menos bien – he querido repetir el estilo de Welles, salvando las distancias, con esta “obra” que he titulado: “LA SAMPABLERA”

EL NUEVO HERALD
Miami 12 de enero de 2019

Ante el descaro del gobierno de Nicolás Maduro de irrespetar la constitución bolivariana en el día de anteayer, 10 de enero, el pueblo de Venezuela comenzó a tomar las calles en las primeras horas del día. A golpe de las once de la mañana y de manera espontánea, muchos habitantes de la ciudad capital comenzaron a dejar sus vehículos automotores en medio de las vías: calles, avenidas y autopistas. El ejemplo fue seguido, de inmediato, por las grandes ciudades del país… Maracaibo, Valencia, Barquisimeto, Maracay, San Cristóbal, Cumaná, Carúpano, Ciudad Bolívar, etc. Ya para el mediodía, las mayores ciudades del país estaban total y absolutamente paralizadas por los vehículos que sus propietarios habían abandonado en las vías públicas, a sabiendas de que en pocos meses esos vehículos no tendrían valor alguno, debido a la falta de repuestos y de gasolina… tal como ha sucedido en todos y cada uno de los países ocupados por el comunismo internacional.

No se registró confrontación alguna. Los propietarios de los vehículos que sirvieron para esta monumental e histórica paralización de un país, abandonaron sus carros y se refugiaron en sus viviendas, también conocidas como “guarimbas”, ya que éste vocablo tiene el significado de “refugio” en uno de los dialectos ancestrales caribes de Venezuela. Hasta las avanzadas horas de la noche no se registraban bajas, mutilados ni detenidos. Las “fuerzas del orden” han sido incapaces de ejercer sus funciones, debido a que las vías públicas están totalmente bloqueadas por centenares de miles de carros que sus propietarios han abandonado, anárquicamente, en la mayoría de las calles, avenidas y autopistas del país.

Aprovechando la TOTAL Y ABSOLUTA paralización de estas ciudades, grupos de jóvenes anárquicos se han dado a la tarea de darles candela a las sedes que representan el poder del gobierno, tales como inmuebles pertenecientes al PSUV, alcaldías, ministerios, notarías, etc. Extraoficialmente se informó que la embajada y el consulado de Cuba están en llamas, como lo están los hoteles llamados “Alba”, en pleno corazón de Caracas y se habla de ataques contra otras embajadas de países “socialistas”, colaboradores del gobierno que ha destruido a Venezuela. El caos anárquico se ha extendido a las sedes de los partidos “opositores”, que han colaborado con el régimen, como Acción Democrática, COPEI, Un Nuevo Tiempo, Voluntad Popular, Primero Justicia, entre otros.

Hasta el momento se desconoce el paradero de muchos de los actores de la tragedia venezolana, entre los que podríamos mencionar a los altos funcionarios del gobierno, pero también a los representantes de lo que hoy llaman “La Falsa Oposición”: María Corina Machado, Henry Ramos Allup, Henrique Capriles Radonski, Leopoldo López, entre muchos otros que permanecían en Venezuela. Líderes de esa falsa oposición, como Antonio Ledezma y Julio Borges, entre otros, salvaron su integridad por haber abandonado Venezuela con anterioridad a este impresionante pandemónium.

Se desconocen los paraderos de los altísimos responsables directos de la tragedia venezolana, como Nicolás Maduro, Cilia Flores, Diosdado Cabello, Jorge y Delcy Rodríguez, Tareck El Aissami, Rafael Lacava, Vladimir Padrino López, Aristóbulo Istúriz, Tareck William Saab, Iris Varela y muchos otros. Se cree que no han podido abandonar Venezuela, debido a la imposibilidad de trasladarse a los aeropuertos, ya que todas las vías están trancadas y ni siquiera pueden transitar los pilotos afectos al gobierno, lo que nos recuerda cómo Milosevic, “El Carnicero de los Balcanes”, tuvo que entregarse a los tres días de haber comenzado en Serbia un “carrazo” bastante similar al que hoy vemos en Venezuela… ¡aunque no tan intenso! Milosevic fue enviado a La Haya y antes de ser condenado por haber masacrado a más de 600mil seres humanos, en lo que él llamó una “limpieza étnica”: ¡murió (o lo murieron) como una cucaracha en su celda!

El caos anárquico es indescriptible. Venezuela entera está en llamas. Los bomberos ni siquiera pueden llegar a sus estaciones y de llegar a ellas, los camiones cisternas no pueden recorrer las vías para aplacar los miles de fuegos, que ya para el anochecer se contaban por miles a lo largo y ancho del país.

Se desconoce al líder de esta sublevación. Es de suponer que la ciudadanía ha asumido lo que el Dr. Gene Sharp llamaba el “liderazgo colectivo” o “liderazgo compartido”, dado que la inmensa mayoría de los venezolanos ha entendido que ha sido engañada por esos que se llamaban “líderes opositores” y que ya está claro que eran cipayos del gobierno que engañaban a sus seguidores para anestesiarlos con falsas promesas, orientándolos hacia marchas inocuas, donde los ponían a tocar pitos y raca-racas… promoviendo “firmazos” y participación en falsos procesos electorales, a sabiendas de que todo estaba diseñado para el fraude, como se comprobó con las ya-famosas “actas traidoras”. Sin embargo, una organización, cuyo nombre no se ha dado a conocer, llamó a la redacción del Nuevo Herald para asegurar que en Venezuela tiene un contingente de miles de jóvenes venezolanos, dispuestos a prenderle candela a todas aquellas sedes de organismos, organizaciones, empresas y países que han colaborado – directa o indirectamente – con la destrucción sistemática de Venezuela, destruyendo millones de familias y el futuro de los jóvenes venezolanos.

La ciudadanía está a buen resguardo en sus respectivos hogares, en sus “guarimbas”. Se sabe que la gran mayoría de los venezolanos está armada, por lo que ni siquiera se puede apreciar motorizados de las bandas criminales, que en Venezuela llaman “colectivos”.

La Conferencia Episcopal ha lanzado un “grito de auxilio” a la comunidad internacional para que intervenga, humanitariamente, en Venezuela… a fin de ponerle fin a esta dramática situación jamás vista en país alguno, a lo largo y ancho de la historia de la humanidad. “Este es el resultado de casi 20 años de ignominia, de abuso, DE ENGAÑO y de opresión. El pueblo venezolano no tenía las armas para enfrentar al E.C.O. (Ejército Cubano de Ocupación), pero encontró el perfecto armamento para liberarse de los Castro: ¡sus carros!”, aseguró para las agencias internacionales de noticias el presidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela: Mons. José Luis Azuaje Ayala.

Esta crisis afectará – enormemente – los intereses de la región. Centenares de miles de venezolanos se están desplazando hacia los países fronterizos, Colombia y Brasil. Las autoridades de ambos países son incapaces de contener la impresionante avalancha de desplazados, debido a lo extenso del territorio fronterizo. Por otro lado, Estados Unidos contempla una gran distorsión de los precios del combustible, elevando el costo de la gasolina y del diesel a niveles históricos jamás imaginados… una distorsión que pudiera extenderse a nivel mundial.

La Lloyd de Londres anunció la inmediata anulación de todos sus seguros con navíos petroleros que toquen puertos venezolanos, por considerar que son “puertos inseguros”, lo que significa que de Venezuela no saldrá crudo hacia ningún país del globo terráqueo, sacando del mercado mundial el crudo que poco o mucho, sigue exportando – a duras penas – Venezuela.

Durante los últimos meses, los venezolanos les pedían a grito a los “americanos” que invadieran Venezuela, como invadieron Panamá y Grenada, para liberarlos de tan aberrante y destructivo sistema, pero no encontraron respuesta… a pesar del peligro que supone para la seguridad de EE.UU, un gobierno que financia al terrorismo internacional. Ante tal estado de indefensión, los venezolanos tomaron la decisión de sublevarse, a pesar del sacrificio que esa sublevación supone para todos y cada uno de los venezolanos que todavía viven en ese país.

Por otro lado, El Nuevo Herald pudo enterarse de que mañana 13 de enero, a primera hora, una comisión especial de seguridad internacional se reunirá en la ONU para tratar el impresionante problema de Venezuela y tomar medidas dirigidas a resolver tan grave crisis, a la que ya han bautizado como “LA SAMPABLERA”


Seguiremos informando…

Miami 30 de noviembre de 2018
Robert Alonso

Un comentario en “@RobAlonso “LA SAMPABLERA”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s