EL PERNICIOSO Y CONTUMAZ ESTADO DE NEGACIÓN

EL PERNICIOSO Y CONTUMAZ ESTADO DE NEGACIÓN

0d57600b-4c8b-432a-b8ba-4b4c1dcc63d5.jpg

Los venezolanos llevan años, dos décadas, en un pernicioso y contumaz “estado de negación”. Se han negado – de manera sistemática y sostenida – a ver la realidad. Unas veces son optimistas y otras: pesimistas. Unas veces los abruma la euforia y luego: ¡la disforia!

En lo que me echaron el pitazo – ¡de muy buena fuente! – que EE.UU. se iba a sentar en la mesa de negociaciones para discutir los términos de las aperturas de las respectivas “oficinas de intereses”, tanto en Caracas como en Washington, lo publiqué en mi muro de Facebook. No lo hice en Twitter, porque hasta ayer me tenían bloqueado. ¡Más vale que no! Me llamaron de todo: desde “divisionista”, pasando por HDLGP, agente del G2, cubano de mierda, madurista… mentiroso y paremos de contar. Hoy, todos los titulares de todos los periódicos del mundo, resaltan la noticia.

“El Tubazo Digital.com” tituló la noticia, a “ocho columnas”, de la siguiente manera: “SORPRESA / Venezuela y EE.UU. acuerdan mantener oficina de intereses en cada capital”.

https://www.eltubazodigital.com/…/sorpresa-ven…/2019/01/26/…

¿Por qué tal SORPRESA? ¿Por qué sorprende que dos países que han roto sus relaciones diplomáticas, discutan los términos para la apertura de sendas oficinas diplomáticas? Ah… porque está el “pequeño detallito” del desconocimiento por parte de EE.UU., de Nicolás Maduro como presidente constitucional de Venezuela. Ese es el “pequeño detallito” que genera tal sorpresa.

Si fuese el caso que los gobiernos de EEUU y Venezuela se reconocieran mutuamente, no hubiera habido tal sorpresa. Por ejemplo, cuando Maduro les dio a “los americanos” 72 horas para que abandonaran el país, Trump dijo que él, Maduro, no era nadie para romper relaciones con EE.UU. El presidente interino, Juan Guaidó les dijo a los “americanos” que no se fueran. Ahora no está claro si se fueron o no. Lo cierto es que “los americanos” se sentaron en la mesa de negociaciones, CON EL USURPADOR Maduro, para discutir temas de interés para ambas naciones. A esas negociaciones, que yo sepa, ninguna de las partes ha invitado al pobre Guaidó, a quien han dejado por fuera: ¡como la guayabera!

La GRAN SORPRESA viene por las consecuencias de esta SORPRESIVA decisión a negociar. En primer lugar, EE.UU., de hecho, está reconociendo al gobierno USURPADOR de Nicolás Maduro. En segundo lugar, ambas partes están “ninguneando” al pobre de Juan Guaidó y, lo más importante: ¡los “americanos” están enviando un claro mensaje que la opción militar quedó en el olvido!

A Guaidó le está pasando lo que le pasó a Fidel Castro durante las negociaciones para ponerle fin a la “Crisis de los Misiles”, en octubre de 1961, donde EE.UU. y la Unión Soviética se sentaron a negociar y dejaron fuera a Fidel. Lo mismo. Hoy Maduro y EE.UU. acordaron sentarse a negociar, dejando fuera a Guaidó, convirtiendo al pobre muchacho en una especie de “jarrón chino criollo”. De aquí en adelante, si cambiásemos el liderazgo de Juanito por excremento de perro: ¡perderíamos el envase!

Yo se los advertí a mis lectores. Los “americanos” no son ni buenos ni malos: ¡son americanos! Juancito Trucupey, hoy, debe estar totalmente de acuerdo conmigo. A Guaidó lo dejaron solo, como “los americanos” dejaron solos a más de mil quinientos patriotas cubanos, miembros de la Brigada 2506, quienes en abril de 1961 invadieron las costas de Cuba por la Bahía de Cochinos… aupados, entrenados y armados por el gobierno de los Kennedy, para luego abandonarlos a su suerte.

Los venezolanos hubieran tenido que haber hecho al revés: prender “La Sampablera” en las calles de toda Venezuela, de una manera GENERALIZADA Y SOSTENIDA y una vez paralizado el país, llamar a “los americanos”, como sucedió en la Cuba colonial, donde los patriotas cubanos se lanzaron a la guerra final contra la corona española, el 24 de febrero de 1895, procurando el apoyo de EE.UU. en 1898, tres años después… logrando así la derrota de España el 12 de agosto de 1898: tres meses y 17 días después de la intervención armada “americana”.

Venía meses (¿años?) sugiriendo lo que para mí (y para muchos) es la ÚNICA manera de liberar a Venezuela del narcocastro-estalinismo internacional, pero era más fácil irse por la vía pacífica, democrática, constitucional: ¡Y ELECTORAL! Lo que esa inmensa mayoría de venezolanos no sabe es que por esa vía es IMPOSIBLE…!!!

Con esta negociación en puerta, comienza el principio del fin de la “crisis” venezolana. La terrible “cohabitación” se impone. Tal vez Guaidó termine de embajador en un país “interesante”. “El muerto al hoyo y el vivo al pollo”, seguramente hubiera exclamado mi adorada y recordada Abuela Carmelina, QEPD.

Miami 28 de enero de 2019
Rober Alonso
“El Guarimbero Mayor”

ÉSTA ES UNA DE LAS ARMAS DEL RÉGIMEN…!!!

ÉSTA ES UNA DE LAS ARMAS DEL RÉGIMEN…!!!

3ccae0bb-66bc-48ab-be38-280c035998ad.jpg

Los Castro saben más que la cucaracha. Previendo el “bululú” formado mundialmente con Venezuela, pusieron muchos parches: ¡antes de que comenzaran a salir los huecos! En consecuencia han repartido gran parte de Venezuela entre las “potencias” mundiales. En ese sentido, más de 150 empresas de 35 países de eso que mientan “comunidad internacional”, han recibido concesiones ILEGALES (sin la aprobación de la fulana asamblea nacional), para explotar las ingentes riquezas mineras de Venezuela… entre ellas: ¡el coltán!

Entre esas empresa no pocas son “americanas”… otras rusas, turcas, chinas e iraníes. Pero estamos hablando de 35 países cuyas empresas están “comiendo cochino” del bueno en la Venezuela de los Castro.

¿Qué nos indica todo esto? Que la liberación de Venezuela debe venir del pueblo: ¡no de políticos “mudos”, complacientes, pacíficos, democráticos, constitucionales: ¡Y SOCIALISTAS!

Con un pueblo enardecido en las calles, no se puede dialogar. A un pueblo no se le puede comprar… aunque sí se le puede engañar y eso es, precisamente, lo que está sucediendo hoy, nuevamente: como en los años 2004, 2014 y 2017.

Ahí lo tienen. Vayan tomando nota de los siguientes fenómenos:

1. 150 empresas de 35 países del mundo, están “comiendo cochino del bueno” en Venezuela, gracias a los Castro. Tendrán que seguir comiendo, so pena de morir arponeados.

2. Fidel Castro decía que para que la “revolución cubana” pudiera subsistir, tendría que subsistir la “revolución bolivariana” (Asamblea Nacional, 20 de mayo de 2000). En consecuencia, los Castro tendrán que seguir comiendo cochino, so pena de morir arponeado.

3. Una de las empresas más influyentes del planeta, la Halliburton, tiene (todavía) grandes intereses en Venezuela, donde desde el año 2003 ha venido explotando buena parte de la Plataforma Deltana, los yacimientos de gas natural más grandes de la Tierra. Tienen una acreencia con PDVSA de más de 2 millardos de dólares (¡dos billones!). Se trata de la empresa bandera de los Bush… más poderosa que la Casa Blanca, la 6ta empresa “multinacional” más importante del mundo.

4. China, Rusia, Turquia e Irán… están “comiendo cochino del bueno” en Venezuela. Todos esos países protegen a los Castro en ese país sudamericano.

5. Los oficiles de alto rango que manejan tropas en Venezuela, han venido comiendo cochino del bueno durante muuuuuchos años. No tendrían para dónde agarrar. Tendrían que morir con las botas puestas… so pena de morir arponeados.

6. Casi todos los líderes de esa “FALSA OPOSICIÓN”, que ahora se ha puesto el fabiano disfraz de libertadores, han venido comiendo cochino del bueno durante muuuuuuchos años. Los cuadernos de contabilidad de todos esos negocios y chanchullos, deben estar en los archivos del G2 cubano.

7. En una eventual “salida electoral”, ese padrón electoral esta saturado de electores virtuales, chimbos: ¡inexistentes! Hay, por lo menos, más de 1.5 millones, aceptados por la MUD en “El Acta de la Traición I” (septiembre 2012) de esos electores virtuales, suficientes como para que gane quien los Castro quieran que gane. Una vez más la “oposición” aceptaría los resultados, sean que pongan a ganar a un “violeto o violeta chamorro” o decian volver a poner a ganar al candidato oficialista.

8. La recomendación GENERALIZADA de todos los países del mundo, sin excepción, es el diálogo. Ya sabemos los resultados de esos “diálogos” en Venezuela, desde aquella fulana “Mesa de Negociación y Acuerdos” del año 2002, donde los “opositores” se dejaron mamar gallo del bueno… para poder comenzar a comer cochino del bueno: ¡hasta el diálogo que le puso fin a la sublevación de 2017!

9. La OEA ha reconocido, entre líneas, al régimen de los Castro en Venezuela cuando instan a Maduro a reconocer a la AN.

10. La Comunidad Internacional ha reconocido, entre líneas, al régimen de los Castro en Venezuela, cuando le exigen a Maduro que CONVOQUE elecciones en 8 días… como si Maduro tuviera el poder, constitucional, de hacerlo.

11. Los asesores, TODOS, del muchacho Guaidó son aquellos que durante DOS DÉCADAS han estado enchufados con el régimen de los Castro en Venezuela, comenzando por Manuel Rosales y terminando con Ramos Allup y el Frente Amplio (la MUD) en pleno. Ninguno de ellos pudiera estar interesado en defenestrar al régimen, so pena de que les saquen todos los esqueletos que deben tener en sus respectivos escaparates.

12. EE.UU., se sentará en la mesa de negociaciones con los Castro para discutir los términos de las aperturas de esas “oficinas de intereses oficiales” entre ambos países… señal de que la “crisis” ha entrado en distensión.

13. Mike Pompeo nombró a un diplomático para enfrentar la “crisis” con Venezuela, señal que la opción es diplomática: ¡no militar! Los Castro sabrán cómo sacarle provecho a ese interés diplomático, que es donde ellos se han equiparado siempre con El Impero Mesmo, sin necesidad de una confrontación armada. Mientras tanto se desarrolla esas “negociaciones”, el tiempo ba transcurriendo a favor del régimen, enfriando el ánimo colectivo… como sucedió con la Plaza Altamira.

14. De ser verídica esta confrontación Guaidó-Maduro (yo todavía lo pongo en duda), Guaidó no tiene cón qué sentarse… como le sucede a la cucaracha. El primero y más interesado en “dialogar” sería él. La fuerza decisiva, en todo caso, la tienen los Castro. El diálogo, por otra parte, es un reconocimiento a Maduro.

15. Tanto los chinos como los rusos le han avertido a Trump que no debe intervenir militarmente en Venezuela, país que podría convertirse – de ser el caso – en una Somalia.

16. Turquía tiene ahora grandes intereses en Venezuela… también los turcos permiten importantes bases militares “americanas” en su territorio. Los turcos tienen peso político frente a “los americanos”.

17. El papa se ha hecho el loco frente a la “crisis” venezolana… una señal de “neutralidad”, en el mejor de los casos.

18. El régimen de los Castro se ha cuidado mucho de beneficiar a la iglesia católica: ¡en metálico! Lo mismo ha hecho con diversas iglesias evangélicas de peso dentro de Venezuela.

19. Maduro está protegido, militarmente por mercenarios rusos y por el E.C.O. (Ejército Cubano de Ocupación).

20. El pueblo venezolano no pareciera estar muy decidido a tomar las calles de manera GENERALIZADA y SOSTENIDA, a fin de darle un giro de 180 grados a la “crisis”.

Hay más puntos, pero alargaría demasiado la “nota”. Con los 20 que he enumerado es más que suficiente.

Con esto no quiero llamar a la desesperanza. Quiero llamar a la acción. Si el pueblo no se deslastra de TODOS LOS POLÍTICOS, interno y externos, Venezuela irá empeorando, la diáspora irá creciendo y nada, absolutamente nada cambiará para bien.

Se aceptan insultos y mentadas de madre.

Miami 27 de enero de 2019
Robert Alonso
“El Guarimbero Mayor”

¡NO SE LA PIERDAN! MERCENARIOS DE LA COMUNICACIÓN

¡NO SE LA PIERDAN!

Hace unos días nada más, la Patty – tan bella ella – vociferaba en contra de cada uno de los líderes “opositores” de la MUD (ahora Frente Amplio), advirtiendo enérgicamente que había que salir de todos y cada uno de ellos, mencionando a los más connotados por sus nombres y apellidos: ¡incluyendo a Freddy Guevara! Sin embargo, de repente “cambió de palo pa’rumba” y ahora todos son libertadores.

Freddy Guevara, por ejemplo, a quien acusó – NO HACE MUCHO – de ser un miserable traidor, es “pana burda”, “alto pan” de Juancito Trucupey, quien está asesorado por ese “frente amplio”, como él mismo se ha cansado de asegurar.

¡Díganme Manuel Rosales! ¿Cuántas veces la Patricia no le ha enfilado sus cañones (con sobrada razón) a Manuel Rosales? Hoy, uno de los mayores asesores de Juan Guaidó, es – precisamente – Rosales. Pero la Patty se rasga sus vestiduras en adoración superlativa por Juancito, como una vez hizo con Chávez… ¡que hasta le quería dar un hijo!

¿Qué debemos pensar al respecto? ¿Será que La Poleo se equivocó con respecto a esa “FALSA OPOSICIÓN”? ¿Será que se equivoca hoy con respecto a su apoyo a Guiadó… quien salió de las entrañas de esa “FALSA OPOSICIÓN” y está “bailando pegado” con todos esos a quienes Patricia Poleo se cansó de acusar de ser grandes traidores?

Ah… y no solamente la Patty está en esa onda de “cambiarse de palo pa’rumba”. Hay muchos otros. Una de las que estaba horrorizada con las traiciones de esa “FALSA OPOSICIÓN” era La Nitu, quien ahora se muere en adoración infinita por Juancito Trucupey. ¡Por favor!

Aquí les dejo un “videíto alegórico”, como para que no quede dudas.

Miami 27 de enero de 2019
Robert Alonso
[6:09 AM, 1/27/2019] Robert Alonso: https://www.youtube.com/watch?v=-D7DqQ9a7eU

 UNA A CERO A FAVOR DE MADURO!

UNA A CERO A FAVOR DE MADURO!

El pasado 24 de enero, hace apenas 2 días, publiqué un artículo titulado “SE POLITIZÓ LA GUARANDINGA”. No hacía falta mucho entendimiento ni mucho análisis para llegar a esa conclusión. Cada hora que ha venido pasando desde el día después de la “juramentación”, he venido corroborando esa perniciosa “politización”. La liberación de Venezuela, al parecer, no será por la vía militar y mucho menos: ¡por la vía de una intervención armada por parte de los “americanos”.

El mundo entero, COMENZANDO POR EE.UU., la está ligando para que “las partes” lleguen a un acuerdo pacífico y POLÍTICO… de esa manera todos respirarán tranquilos nuevamente. “Las partes” saldrán beneficiadas y, como siempre: ¡PERDERÁ EL PUEBLO DE VENEZUELA!

Lo que, a mi juicio, está sobre la mesa es la fulana “cohabitación”. Cuidado y Juan Guaidó – y no lo digo jugando, ni en broma ni mucho menos de manera irónica – podría terminar siendo el vicepresidente de Maduro. ¡Ja! Cualquier cosa pudiera ser posible.

No solamente hemos visto pasar los días, “sin novedad en el frente”… más allá de la retórica por parte y parte. El discurso de Guaidó es de paz y de amor… que todos somos hermanos: ¡incluyendo a los cubanos castristas, HDLGP… genocidas, que se han cansado de matar y de torturar a jóvenes venezolanos; que han dirigido la depredación y la total destrucción de Venezuela! Si vamos a considerar que se politizó “la guarandinga”, ese discurso blandengue y – según muchos – de cautela por parte de Guaidó, es muy indicativo… pero no tan indicativo como la resolución, ¡histórica!, que se acaba de producir en la Organización de Estados Americanos, OEA.

En primer lugar, Maduro perdió por un pelito de “aquello”: 19 a favor de la resolución, 11 abstenciones y 3 votos en contra. Pero eso no es lo mejor que le pudo pasar al Zocotroco Indocumentado. Con la resolución, salió LEGITIMADO…!!! ¿Cómo es la cosa? Bueno, entre los tres puntos de la resolución, se contempla que Maduro reconozca como válida a la fulana Asamblea Nacional Bolivariana de Venezuela: ¿qué tal? Si Maduro NO ES LEGÍTIMO y es un USURPADOR: ¿para qué carajo le piden que reconozca a la asamblea? Eso es como si nuestra vivienda fuese invadida por unos malandros y les pidamos a los invasores que reconozcan que somos los propietarios del inmueble en cuestión. La verdad es que no sé si me estoy haciendo entender.

El siguiente punto de la HISTÓRICA resolución es que Maduro acepte sentarse en la “mesa de diálogo”, donde los Castro siempre han salido ganadores. Es como si un juez nos pidiese que nos sentásemos a dialogar con los invasores de nuestra vivienda. La verdad es que no sé si me estoy haciendo entender.

Para rematar… intrínsecamente le están ORDENANDO a Guaidó, que se sienta a dialogar con Maduro, con EL USURPADOR, algo que le debió haber dado un respiro también al muchacho.

Pero donde sí votaron la bola de “homerun” es que Maduro acepte la ayuda humanitaria. ¡Una guará! La mamadera de gallo no pudo haber sido mayor.

Estamos a las puertas del fin de la crisis. Maduro, por supuesto, reconocerá la asamblea. A cambio, la asamblea reconocerá a Maduro. “Las partes” se sentarán a dialogar y llegará ayuda humanitaria, como para aliviarle la presión del pueblo hacia El Zocotroco Indocumentado: el puebo recibirá papel higiénico, gas, aspirinas y unas laticas de sardinas. ¡Ni que él hubiera redactado esa resolución!

Es muy posible que, a modo de concesión, Maduro libere a todos los presos políticos; total… con volverlos a detener, tiene. Entre los liberados podrían estar los más de 200 muchachos (algunos de ellos menores de edad) que han sido detenidos en las calles de Venezuela del 23 de enero a la fecha, a quienes ya – en tiempo record – han sentenciado a 20 años de prisión. ¡Los Castro se le escaparon al diablo!

Nada, que el “score” está UNA A CERO: ¡A FAVOR DE MADURO!

¡FUERZA Y FE!

Miami 26 de enero de 2018
Robert Alonso

Rusia le advirtió a EE.UU., que no intervenga militarmente en Venezuela

¡SE POLITIZÓ LA GUARANDINGA!

Se me pararon los pelos. Acabo de escuchar en la radio que Rusia le advirtió a EE.UU., que no intervenga militarmente en Venezuela, para evitar un inmenso derramamiento de sangre. Una advertencia similar, aunque no tan dramática, ha hecho China. Por otro lado, Trump le advirtió a Cuba que no contribuya al mantenimiento de la dictadura en Venezuela, so pena de ser invadida por las fuerzas armadas estadounidenses. El juego parece que se está trancando peligrosamente, en detrimento de Venezuela y de los venezolanos.

Cuidado y la gracia no termine en una inmensa morisqueta y todo esto no finalice sobre la mesa de negociaciones, como terminó – LAMENTABLEMENTE – la “Crisis de los Misiles” en el año 1962, cuando los soviéticos instalaron en Cuba misiles con cabezas nucleares que hubieran podido haber desaparecido a las grandes ciudades de EE.UU., a excepción de Seattle, por estar fuera del entonces-alcance de los misiles soviéticos.

En octubre de 1962 tenía 12 años cumplidos. Muchísimos cubanos exiliados en Venezuela vendieron sus carros, renunciaron a sus trabajos y anularon sus contratos de arrendamiento, porque ERA MÁS QUE EVIDENTE que los días de Fidel Castro estaban contados. Prevaleció la política… la negociación, los acuerdos y las concesiones, lo que terminó atornillando a Castro en el poder eternamente, hasta que se murió tranquilamente en una cama, sin haber pagado por todos sus crímenes.

¿Qué está sucediendo hoy en Venezuela? Un escenario de “politización”. La guarandinga se está politizando: algo a lo cual siempre temí. Al parecer: ¡nadie intervendrá militarmente en Venezuela! ¿Entonces? ¿Cómo se resuelve el ENORME ARROZ CON MANGO? Bueeeeeee… como lo sugirió, hace unos días, Edgar Zambrano… tal vez oliéndose una salida como la que hoy se presenta.

La sublevación cívica por la vía de la Sampablera, le hubiera “matado el gallo en la mano” a la opción política. Un pueblo enardecido en todos los rincones de Venezuela le hubiera abierto las puertas a una intervención militar, sea de la ONU o de EE.UU., y en caliente: ¡y luego que “aquello” sangrara! Es imposible derrocar de cuajo a una narco-tiranía por la vía pacífica, democrática y constitucional: ¡imposible!

Maduro, tal vez bien asesorado, puso la bola en el campo de EE.UU. al romper relaciones diplomáticas entre “su gobierno” y el de Trump. Alguien tendrá que “montarse o encaramarse”. Pero cuando salen Rusia y China a advertirle a EE.UU. que no se le ocurra una opción como la de Panamá y Grenada: el juego se tranca y el escenario se politiza. ¿Consideraron Guaidó y sus asesores esa posibilidad? No lo sabemos. La politización del escenario, tal vez, fue “sin querer-queriendo”.

Es posible que no estemos frente a un “chamorrazo”. Tal vez estemos frente a un “guaidomazo”. Habría que esperar. Ya se habla de unas “elecciones anticipadas” que pudieran acordar “las partes”… con la excusa de evitar un inmenso derramamiento de sangre; dicen que anoche hubo 18 muertos. En esas elecciones anticipadas podría participar – y GANAR – un “candidato de consenso”, cómo lo fue en su momento para Nicaragua la Violeta Chamorro. ¿Quién sería ese candidado o candidata en Venezuela? ¿María Corina Machado? ¿Ramos Allup? ¿Leopoldo López? ¡No lo sabemos! De hecho… no sabemos si esas fulanas “elecciones anticipadas” se darían… “por ahora”: es tan solo una opción, pero de darse, sería un “resuelve” a corto plazo, que nada beneficiaría a Venezuela y a sus futuras generaciones.

La opción de la Sampablera está más vigente que nunca. El panorama hoy, está MUCHÍSIMO más confuso que ayer… e infinitamente más confuso que antes de ayer: ¡porque se politizó la guarandinga!

Miami 24 de enero de 2019
Robert Alonso
Los invito a que lean un artículo que publiqué en junio de 2003

¿UN CHAMORRAZO?

¿UN CHAMORRAZO?

Desde el año 2009, cuando publiqué mi libro – “Cómo se Perdió Venezuela” – he venido advirtiendo sobre la posibilidad de un “chamorrazo” en Venezuela. Si revisan mis artículos, notas y publicaciones de los últimos días, he venido advirtiendo sobre esa posibilidad. Claro que hoy es tremendamente difícil explicarla, porque la euforia general abruma a la inmensa mayoría. Habría que esperar a que se terminen de desarrollar los acontecimientos para que comiencen a entender el “fenómeno”.

http://comoseperdio3.blogspot.com/

Luego de 10 años de guerra civil en Nicaragua, cuando los sandinistas se sabían perdidos, llamaron a unas elecciones LIBRES… ¡libres de verdad-verdad! Solo que la candidata “opositora”, Violeta Chamorro, estaba cuadrada, tras bambalina, con los Ortega y con los Castro. En buena lid ganó la Chamorro… pero nada cambió en Nicaragua. El control militar permaneció en las manos de los Ortega, así como el control político. No se derogó una sola ley promulgada por los sandinistas. Ni un solo sandinista fue preso y durante esos cinco años de la Chamorro, se llevaron a cabo más de 600 asesinatos de los más connotados “contras”, entre ellos el Comandante 380, jefe militar de los Contra.

En Venezuela se podría estar repitiendo ese escenario, el del “Chamorrazo”… pero eso se vería de inmediato. En primer lugar, tendríamos que ver cómo es esa “transición”… si es que, en efecto: ¡se da! Luego, es lógico que se detengan a todos los esbirros del régimen, de Maduro hacia abajo, quienes tendrían que pagar por todos los crímenes cometidos. Tendrían que derogar todos los actos “indebidos”. Tendrían que ir presos “Raymundo y Todo el Mundo”. Se tendrían que devolver todas las propiedades expropiadas… entre ellas La Finca Daktari, de nuestra propiedad. Tendrían que devolver todo lo robado: ¡millardo de dórales! Maduro y su “consorte” serían los primeros en ser detenidos… y les seguirían Jorge Rodríguez, su horripilante hermana… Diosdado Cabello, los Tarek: ¡y paremos de contar! No debería de quedar un solo narco-general libre. Los cuñados de Ramos Allup, miembros de los fulanos “Bolichicos”, estarían incluidos en ese combo, como Gorrín, Mario Silva, los hermanos Villegas… y de ahí al infinito. ¡La lista es larguísima! No sería venganza: ¡sería justicia!

Claro… ahora en 30 días, según “La Bicha”, habrá unas nuevas elecciones. ¿Depurarán el padrón electoral en ese tiempo? ¿Quién compondrá ese CNE? ¿Quienes serán los candidatos? Ojo, porque por el “ex oficialismo” podría ser el propio Maduro… o Diosdado, o cualquiera de “ellos”. Por la “oposición” podría ser Ramos Allup. ¿Cómo sería la guarandinga? Todo estaría por verse.

¿Borrón y cuenta nueva? ¿Nadie torturó a nadie? ¿Nadie mató a nadie? ¿Nadie se robó nada?

Por otro lado, habría que ver cómo va a ejercer esa “presidencia interina” el joven Guaidó. ¿La ejercerá desde una embajada? ¿Desde el exterior… en el exilio? Todo está por verse. ¿Y cómo quedan los adecos, los miembros de Un Nuevo Tiempo… y el resto de la conchupancia? Si Guaidó no logra imponer “su señoría”: ¿perseguirán a sus afectos? ¿Quiénes serán esos afectos? En fin… ahora es que comienza la emoción.

Tenemos que esperar esos “acontecimientos”. Por supuesto… mientras tanto, mientras dure la euforia y la incertidumbre, nada de lo que aquí estoy relatando tendrá sentido. Habría que esperar a ver que nos trae este escenario “en la bola”.

Miami 23 de enero de 2019
Robert Alonso
“El Guarimbero Mayor”

¿Y MAÑANA? ¡AY MAÑANA!

¿Y MAÑANA? ¡AY MAÑANA!

No es para que me llamen “iluminado” ni brujo, pero les voy a decir lo que sucederá mañana: ¡ay mañana!

Mañana habrá una inmensa participación en toda Venezuela, tal vez no tan grande como se espera o como debería de ser, pero será grande: ¡muy grande! Los venezolanos saldrán, POR ENÉSIMA VEZ, a marchar. Es posible que no haya violencia… que todo transcurra en sana paz. Se hablará mucha paja… se mareará más a ese pobre pueblo: ¡y hasta ahí!

No descarto que algunos se alboroten aquí o allá. Me imagino que San Guaidó le mentirá una vez más al pueblo y le pedirá que guarde la cordura, porque – según los líderes de esa “oposición” – la recuperación de Venezuela será por la vía democrática, pacífica, constitucional: ¡Y ELECTORAL! Quienes no son demócrata, ni pacíficos ni constitucionales son “ellos” y cuando hacen “elecciones”: ¡cachaletea el fraude… o la componenda!

Mañana no caerá la tiranía… por el contrario: se incrementará la depresión colectiva. La euforia colectiva de hoy, se tornará en disforia generalizada pasado mañana. Ante el desánimo y sentimiento general de indefensión total, se incrementará el éxodo de la clase media… ¡y hasta el éxodo de los estratos sociales más bajo, entre aquellos que todavía puedan caminar! Habrá que apurarse, porque la xenofobia en contra del gentilicio venezolano está ganando terreno en países como Ecuador, Perú, Chile y Panamá… por ahora.

No hay que ser un buen analista para llegar a esas conclusiones; solamente hay que parar la oreja y escuchar lo que dicen quienes pesan dentro de la fulana “asamblea”, como – por ejemplo – Edgar Zambrano.

Acción Democrática es EL GRAN MANIPULADOR de eso que mientan “LA FALSA OPOSICIÓN”. Es el partido que “corta el bacalao”. Ya sabemos (desde hace rato), por dónde van los tiros de los adecos… por lo que dicen y por lo que no dicen, como es el caso de Ramos Allup, “El Manipulador Mayor”, quien está guardando un silencio casi-sepulcral, sin contar la devoción absoluta que la presidente de ese partido (Acción Democrática) guarda de los Castro y de la Revolución Cubana.

¡Están rodeados! Una vez más, esos líderes de la “FALSA OPOSICIÓN” los están llevando al matadero, pero en esta oportunidad será peor. Están elevando las esperanzas infundadas a niveles inimaginables para que el carajazo sea de tal magnitud: que la recuperación se torne casi-imposible.

A raíz de la disforia, como ya dijimos, se incrementará, de igual manera, el éxodo de los venezolanos. Terminará de desaparecer la clase media, la clase peligrosa para toda tiranía. Venezuela se quedará con los “patas-en-el-suelo”, pobres e infelices venezolanos que se levantarán todos los días para conseguir los huesos con los cuales les harán los caldos aguados a sus familias por las noches. El hambre terminará controlando a todos los estratos de la sociedad… menos a los enchufados (que cada día serán menos) y a la “clase dirigente” con sus cipayos, por supuesto.

El éxito que tendrá la convocatoria de mañana se convertirá, para Venezuela, los venezolanos y el futuro de esa nación: en una “maldición oculta” cuando esos cientos de miles de sufridos ciudadanos aterricen y se den cuenta de que, después de todo, lo que cargaba el burro entre sus patas traseras: ¡no era – precisamente – una trompeta!

¿Mañana? ¡Ay mañana!

Miami 22 de enero de 2019
Robert Alonso
“El Guarimbero Mayor”

¿CUÁNTO VALE UNA TIRANÍA?

¿CUÁNTO VALE UNA TIRANÍA?

Comienzo por recordarles que “deseos no preñan”. Una cosa es “desear” y otra cosa, muy distinta: es “lograr”. Me atrevo a asegurar que hoy, la inmensa mayoría de los venezolanos está en euforia, pensando que la pesadilla está por terminar a la vuelta de la esquina. El pueblo está optimista… pero no sabe que el optimismo es la otra cara de la moneda del pesimismo y que ambos – optimismo y pesimismo – son sentimientos infundados. El optimista se alegra y se esperanza basado en falsedades. El pesimista se deprime y se achanta basado en suposiciones negativas que jamás se pudieran materializar. La clave está en el REALISMO.

Para ser realista hay que evaluar las opciones y, sobre todo: ¡los escenarios! El optimismo eufórico que hoy experimenta la inmensa mayoría del pueblo venezolano, está basado en el “mencionado apoyo” de la comunidad internacional. Un apoyo que por ahora ha sido meramente decorativo, porque – a pesar de no reconocer al “gobierno” de Maduro – no hemos visto rupturas masivas de relaciones diplomáticas, ni de un lado ni del otro. Solamente Uruguay ha dado el paso al frente. Pero aun quedando Venezuela aislada de la mayoría de los países del planeta, tendría el suficiente apoyo como para que esa cúpula genocida y amoral pueda sobrevivir, como sobrevivieron los Castro durante el atroz “Período Especial”, que comenzó en Cuba como resultado del colapso de la Unión Soviética en 1991.

El Dr. Gene Sharp, padre de la resistencia cívica – no violenta – moderna, no creía en la fulana “comunidad internacional” y, en consecuencia, alertaba al respecto:

<<Muchas personas que actualmente están padeciendo bajo una dictadura, o que han tenido que exilarse para escapar de sus garras, no creen que los oprimidos puedan liberarse por sí mismos. Ellos no esperan que su pueblo pueda ser liberado sino por la acción de otros. Ponen su confianza en las fuerzas extranjeras. Creen que sólo una ayuda internacional puede ser lo bastante fuerte como para derribar a los dictadores. Esa visión de que los oprimidos son incapaces de actuar eficazmente es algunas veces correcta por tiempo limitado. Como hemos apuntado, con frecuencia la población sometida no quiere la lucha y está temporalmente incapacitada para ella, porque no tiene confianza en su propia capacidad de enfrentar la dictadura feroz y no ve una manera razonable de salvarse por su propio esfuerzo. En consecuencia, no es extraño que confíe sus esperanzas de liberación a la acción de otros. Las fuerzas externas pueden ser: la “opinión pública”, las Naciones Unidas, un país en particular o sanciones internacionales económicas y políticas. Una situación así puede parecer consoladora, pero existen graves problemas en cuanto a la confianza depositada en un salvador foráneo. Esa confianza puede estar puesta en un factor totalmente errado. Por lo general, no van a llegar salvadores extranjeros. Si interviene otro estado, probablemente no deba confiarse en él. Hay unas cuantas ásperas realidades con respecto a esa confianza en la intervención extranjera que habría que destacar aquí. • Con frecuencia los estados extranjeros tolerarán, o ayudarán inclusive, a la dictadura a fin de avanzar sus propios intereses económicos o políticos. • Los estados extranjeros podrían estar dispuestos a vender al pueblo oprimido a cambio de otros objetivos, en lugar de mantener las promesas que le hicieran de ayudarlo en su liberación. • Algunos estados extranjeros actuarán contra la dictadura, pero sólo a fin de ganar para sí mismos el control económico, político y militar del país. • Los estados extranjeros podrían involucrarse activamente para fines positivos sólo cuando hubiere un movimiento interno que ya haya comenzado a sacudir la dictadura y logrado que la atención internacional se enfoque sobre la índole brutal del gobierno.>> (Páginas 5, 6 y 7 del ensayo “De la Dictadura a la Democracia”, del Dr. Gene Sharp – ISBN 1-880813-13-0)

Luego de muchas reuniones con expertos en esta materia, hemos llegado a la conclusión que para “invitar” a esa “comunidad internacional” en función de ayudar a Venezuela a liberarse de la genocida tiranía, hace falta que la inmensa mayoría del pueblo se subleve y lo haga de una manera segura y efectiva: ¡trancando Venezuela de punta a punta! Eso sí… no pueden escuchar a los “colaboracionistas”, como sucedió en los años 2004, 2014 y 2017.

Pero el enemigo NO ES MOCHO. Lo que al enemigo le sobra son cómplices que se han enriquecido hasta lo inimaginable (de bando y bando) y dinero que juega garrote. Uds. solamente tienen que imaginarse que son narco-generales y tienen un millardo de dólares a buen resguardo fuera de Venezuela… tal vez hasta Pancho El Papa se los esté cuidando. Si cae la tiranía en Venezuela, lo perderían todo y terminarían sus días en un calabozo en EE.UU., sin visita conyugal. ¿Qué harían? ¿No estarían dispuestos a repartir 900 millones de dólares, quedarse con 100 millones y ayudar a controlar la situación favorablemente?

El peligro de poner las esperanzas en un líder es que lo pueden neutralizar… lo pueden comprar, lo pueden desaparecer, encarcelar o echarlo al exilio. Las tiranías modernas deben caer por la fuerza del liderazgo colectivo o compartido. Ningún régimen puede comprar o neutralizar a millones de ciudadanos en las calles, a menos que esos ciudadanos les sigan haciendo caso a esos líderes de lo que en Venezuela se conoce como “La Falsa Oposición”.

Piénsenlo. No dejen que las emociones distorsionen su capacidad de raciocinio. Recuerden que después de la euforia viene la disforia y la temible “depresión colectiva”, de la cual es tremendamente difícil recuperarse.

Una tiranía vale todos los reales del mundo…

Miami 16 de enero de 2019
Robert Alonso

.@RobAlonso ¡SE COMPLICA “LA COSA” PARA VENEZUELA!

¡SE COMPLICA “LA COSA” PARA VENEZUELA!

La política mundial, política al fin, es tremendamente dinámica. Desde que los Castro llegaron al poder, han sabido capotear grandes crisis que los han mantenido en vigencia, viendo pasar por la Casa Blanca a doce presidentes estadounidenses.

Cuando Rómulo Betancourt llegó a la presidencia en Venezuela, en 1959, Castro – siendo Betancourt presidente electo – lo invitó a sumarse a su revolución. Don Rómulo le respondió que él no estaba interesado en una revolución, si no en una evolución… y ahí comenzó, para Castro, su primera crisis. Decidió fomentar guerrillas con la intención de apoderarse de Venezuela y sus riquezas, además de un territorio estratégico para el sub-continente americano y El Caribe.

En abril de 1961, Castro se vio al borde de su desaparición, cuando una fuerza de más de mil cubanos anti-castristas invadió Cuba por la Bahía de Cochinos con el apoyo del gobierno de los Kennedy. El proyecto había sido “cocinado y aprobado” por el presidente Dwight Eisenhower, predecesor de John F. Kennedy, pero modificado al punto de desastre y traicionado, in situ, por el entonces-gobierno estadounidense.

Ese mismo año, en noviembre de 1961, el presidente Betancourt rompió relaciones con Cuba siguiendo una política llamada “La doctrina de Betancourt”, de no tener lazos con los gobiernos que habían llegado al poder por medios no electorales. El siguiente enero, Venezuela votó para expulsar a Cuba de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

En octubre de 1962, Estados Unidos – ¡por fin! – descubrió en la isla de Cuba, bases soviéticas en las que se habían instalado misiles con cabezas nucleares capaces de desaparecer a cada ciudad de ese país, a excepción de Seattle, por encontrarse fuera del alcance de los mismos. Esa crisis pasó a la historia con el nombre de “La Crisis de Octubre” o “La Crisis de los Misiles”, que puso al planeta Tierra al borde de una destrucción total. La crisis se resolvió, satisfactoriamente para los Castro, con el “Acuerdo K-K”: entre Khrushchev y Kennedy.

La primera “Misión Internacionalista” cumplida por las “Fuerzas Armadas Revolucionarias” (FAR) de la Cuba castrista, se desarrolló entre octubre de 1963 y abril de 1964, respondiendo a la solicitud de ayuda del máximo dirigente argelino, Ahmed Ben Bella, ante el ataque perpetrado por el ejército marroquí al territorio argelino. El contingente cubano estuvo integrado por 686 efectivos, en composición de un batallón de tanques y unidades de artillería y de aseguramiento.
El mando argelino-cubano planificó y organizó una operación ofensiva contra el territorio marroquí, denominado “Operación Dignidad”, la cual no fue necesaria ejecutar, ya que las partes llegaron a un arreglo después del cual las tropas cubanas regresaron a Cuba.

En julio de 1964, Rómulo Betancourt solicitó con éxito que las sanciones de la OEA fueran impuestas a Cuba después del descubrimiento de un cargamento de armas en una playa venezolana, abandonado por cubanos castristas para uso de las guerrillas de la Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN), que buscaban derrocar al gobierno constitucional de Betancourt con la intención de establecer un régimen marxista en Venezuela.

En 1966 el oficial cubano Arnaldo Ochoa, quien luego sería fusilado por Castro, con el comandante guerrillero venezolano Luben Petkoff, tomaron un bote en Pinar del Río con destino a las costas de Falcón, Venezuela, en una de sus expediciones más secretas. Junto con otros 15 militares cubanos fueron enviados por Castro para fortalecer las guerrillas de Douglas Bravo que luchaban contra el gobierno de Raúl Leoni, la cual terminó en una pérdida estratégica importante a gran costo humano. Los venezolanos entrenados por Cuba fueron desembarcados en julio de ese mismo año.

En mayo de 1967 el ejército venezolano interceptó en las playas de Machurucuto un desembarco de oficiales cubanos y guerrilleros venezolanos liderados por Guillermo Soto Rojas. Una vez que Betancourt y su sucesor Raúl Leoni dejaron el cargo, Venezuela se identificó cada vez más con el Tercer Mundo, la actividad guerrillera disminuyó y Castro “renunció” a la exportación de su revolución, lo que permitió un acercamiento tentativo con el gobierno venezolano. Las relaciones diplomáticas fueron restauradas en 1974 por el gobierno de Carlos Andrés Pérez, se reanudaron las entregas de petróleo y Venezuela abogó por la readmisión de Cuba a la OEA, algo que a los Castro no les interesaba por considerar que la OEA era (y sigue siendo) el “Departamento de Asuntos Sin Importancia del Continente Americano”.

En octubre de 1973, Fidel Castro intervino en el conflicto de Siria. Cuba envió 746 combatientes, respondiendo a la solicitud de ayuda realizada por el gobierno sirio con motivo del fracaso de la ofensiva desatada por Egipto y Siria, el 6 de octubre de 1973, para tratar de recuperar los territorios ocupados por Israel durante la Guerra de los seis días, en junio de 1967.

Con los efectivos cubanos se conformó un regimiento de tanques, que después se integró en la “47 Brigada de Tanques” cubano-siria. El 29 de octubre, un día después del arribo del primer grupo de cubanos, Siria aceptó la “Resolución 338 del Consejo de Seguridad de la ONU” que decretaba el cese al fuego entre sionistas y árabes. No obstante, el mando cubano-sirio planificó seis misiones combativas a cumplir por la “47 Brigada de Tanques”, las que no fueron necesarias ejecutar.
El 15 de enero de 1975, el contingente militar cubano partió de regreso a Cuba, arribando a la isla el 4 de febrero, dándose por concluida la misión. Dos días después se les brindó un recibimiento oficial en La Cabaña, donde habló Fidel Castro.

La misión en Angola, denominada “Operación Carlota”, fue la más importante cumplida por las Fuerzas Armadas Revolucionarias Cubanas, pues abarcó desde agosto de 1975 – cuando partió hacia ese país el primer grupo de cubanos – hasta mayo de 1991, cuando regresó a Cuba el último grupo de combatientes: ¡16 años más tarde! A lo largo de esos dieciséis años, los internacionalistas cubanos participaron, conjuntamente con los combatientes de las FAPLA y la SWAPO, en las más importantes acciones combativas libradas en Angola, donde murieron decenas de miles de jóvenes cubanos y cientos de miles regresaron a Cuba mutilados, tanto física como mentalmente.

Paralelamente a la misión en Angola, un contingente militar cubano se desplegó en la región de Punta Negra, República del Congo, con la misión de actuar como apoyo de las tropas que defendían Cabinda (Angola).

Codificada como “Operación Baraguá”, comenzó en enero de 1978 en Etiopía una de esas tantas “misiones internacionalistas”, cuando llegaron los cubanos a ese país africano las primeras tropas cubanas para enfrentar la confrontación de las fuerzas armadas de Somalia, iniciada en julio de 1977. Primeramente, los cubanos se incorporaron a la defensa de la ciudad de Harar y posteriormente participaron en la contraofensiva etíope, la cual concluyó el 11 de marzo de ese año, días después de haber sido tomada la ciudad de Jijiga. La misión se prolongó hasta septiembre de 1989 y en ella participaron 41 mil 730 militares cubanos.

Además, las FAR cumplieron misiones de colaboración militar (asesoramiento) en más de diez países. En todas estas misiones participaron 385 mil 908 combatientes cubanos. Los Castro participaron en conflictos políticos o armados en Chile, Bolivia, El Salvador, Nicaragua, Colombia, Panamá y Grenada… además de influir en los gobiernos de Jamaica y de Guyana. ¡Lindos chicos… peeeeero!

Dicen que todos los días sale un pendejo a la calle: ¡y el que se lo encuentre es de él! Los Castro se encontraron a Huguito Rafael Chávez Frías, a través de su hermano Adán. Gracias al pacto firmado entre CAP y Castro, a finales de 1978, para “reunificar” a la familia cubana en Venezuela, Fidel invadió la patria de Bolívar infiltrando a miles de cubanos altamente entrenados y con experiencia militar adquirida en todas esas fulanas “misiones internacionalistas”. Le tocó al ingenuo de Luis Herrera Campíns honrar ese acuerdo invasor que CAP firmó con Fidel Castro, a quien admiraba con locura. Fui nombrado “comisionado presidencial” y le reportaba, directamente, al ministro de la secretaría de entonces: Gonzalo García Bustillos.

Muy pronto nos dimos cuentas de que todo formaba parte de un proyecto para invadir e infiltrar, silenciosamente, a Venezuela. Unos meses más tarde le sugerí al ministro García Bustillos que eliminara el acuerdo… pero ya era demasiado tarde. A través de la “Casa de la Amistad Cubano-Venezolana”, los Castro habían invitado a centenares de jóvenes venezolanos a Cuba, entre los cuales fueron “beneficiados” Adán Chávez y Nicolás Maduro. Los cubanos castristas minaron a Venezuela, infiltrando en ese país hasta el Movimiento Scout, pasando por la iglesia católica, los partidos políticos y, sobre todo: ¡el estamento militar! El resto ya todos Uds. lo saben.

Es evidente, más que evidente, que los Castro han sabido jugar exitosamente en el tablero político internacional. De eso que no les quepa la menor duda. Cuando por fin se adueñaron de Venezuela por la vía fabianista-electoral, nadie en ese país tenía la más mínima idea del tamaño y de la clase de enemigo que enfrentaban… y comenzaron a tirar tiros al aire a ver si caían los patos: ¡pero por esa laguna jamás habían volado patos!

Una cuerda de muchachitos de “Primero Justicia”, partido que se creó, INCREÍBLEMETE, a partir de un programa de televisión con el mismo nombre, se constituyeron en líderes para liberar a Venezuela de uno de los regímenes más mañosos, amorales, infrahumanos y genocidas que ha conocido la humanidad. Los Castro, con suficiente experiencia, fueron creando líderes “opositores” para darles “guaral” (cuerda) a los anonadados venezolanos. En el año 2000 colocaron a Francisco Arias Cárdenas de candidato bufo “en contra” del entonces-incondicional Hugo Chávez. En 2006 se cuadraron a Manuel Rosales y luego acordaron el engaño con un “marrano” (judío, supuestamente, converso al cristianismo), Henrique Capriles Radonski, quien entregó su victoria electoral en dos oportunidades: 2012 y 2013.

Muy pronto estos “muchachos” (y no-tan-muchachos), se dieron cuenta de que no podían con el monstruo y se prestaron para conformar lo que hoy se conoce como “LA FALSA OPOSICIÓN”, la cual yo vengo denunciando desde el año 2003, cuando comenzaron a llamarme LOCO.

Cuando ya no quedaban líderes “opositores” con huesos sanos en Venezuela, los Castro comenzaron a construir a la “Violeta Chamorro venezolana”: María Corina Machado, quien es hoy la única voz “opositora” que escuchan millones y millones de venezolanos.

María Corina Machado no tiene un “discurso libertario”. Se mueve en “campaña electoral” al más puro estilo de “La Cuarta” en un país total y absolutamente controlado y subyugado por el narcocastro-estalinismo internacional, donde el que menos grite, lo “suicidan” lanzándolo de un décimo piso sin ventanas. La Machado no ha expuesto su “plan de liberación”. Habla de “cosas” como “El Capitalismo Popular”, que nadie – ni ella misma – entiende. Sale en videos cocinando casabe y cosas por el estilo: ¡pero no dice cómo piensa ella conducir la liberación de Venezuela de uno de los regímenes más atroces del planeta! Mientras tanto, como los Castro han hecho con líderes anticastristas cubanos, le están dando “guaral”… hasta que llegue la hora de quitarle su “licencia de opositora”. Si quieren saber qué hicieron los Castro para mantener vivo el movimiento sandinista en Nicaragua cuando ya la guerra civil en ese país la habían perdido frene a los “Contras”, revisen este capítulo de mi libro, “Cómo se Perdió Venezuela”:

http://comoseperdio3.blogspot.com/

A todas éstas y ante un cuadro de total sentimiento de indefensión absoluta, el pueblo de Venezuela, en su inmensa mayoría – como hizo el pueblo de Cuba durante décadas – está esperando la invasión de los “americanos”, que en ese país le llaman “inherencia humanitaria”. A falta de palos del cual ahorcarse, los venezolanos “creen” (esperan… desean: ¡aspiran!) que va haber una “transición pacífica, constitucional y democrática”; cuento-chino que les han metido en sus cabezas estos líderes de papel. María Corina, por cierto… cuenta con que al producirse tal “transición”, ella estará encabezando la lista de los “presidenciables”. El grave problema es que los venezolanos, en su inmensa mayoría, no conocen la trayectoria de los Castro y que como al “macao” (un famoso y agresivo molusco que abunda en Cuba), habrá que darle fuego en sus culos, para que suelten a Venezuela.

Entonces, en el horizonte solamente se perfila una intervención militar por parte del gobierno de Estados Unidos, propuesto y promovido por los halcones que rodean al presidente Donald Trump, a quien la mayoría de los venezolanos (al menos en EE.UU.), parece detestar. En contra de esas esperanzas se ha pronunciado ya el vicepresidente estadounidense, Mike Pence.

Con los nuevos acontecimientos producidos por el enjuiciamiento, condena y concierto del Tuerto Andrade, se abrió una esperanza de invasión a Venezuela y el panorama se vio medianamente esperanzador. Miles de millones (millardos o billones) de dólares se han repartido para sobornar periodistas y políticos de la supuesta oposición… más muchos más repartidos para generar terrorismo que pondrían en peligro la seguridad de los “americanos”. Por un momento era lógico pensar que los “americanos” iban a aplicarle a Maduro, lo que le aplicaron a Noriega en Panamá.

Para poner el parche antes de que salga el hueco, los Castro – ni cortos ni perezosos… y ni pendejos que ellos fueran – comenzaron a mover sus piezas sobre ese nuevo tablero internacional. En primer lugar, convencieron a los rusos para que enviaran destructores de última generación a Cuba… para defender “la revolución” y patrullar el área del Caribe (Venezuela). Al mismo tiempo, se lanzaron con una jugada magistral: un acuerdo con Turquía para que este país terminara de raspar la olla minera en Venezuela, llevándose todo el oro que puedan depredar, junto con otros minerales de gran importancia estratégica. Eso lo hicieron a sabiendas de que EE.UU. cuenta con Turquía para mantener una base aérea en Incirlik, instalaciones necesarias para la defensa de un posible ataque de misiles enemigos. ¡Pendejos no son!

La única opción que tienen los venezolanos de ver una “inherencia humanitaria” en Venezuela es salir masivamente a trancar a Venezuela de rabo a cabo con los carros que todavía existen en ese país en vías de extinción. Una vez trancado el país… ¡que se prenda “La Sampablera” y que todos los infiernos se desaten! Pero tendrán que liberarse – primero – de esos líderes, como la María Corina Machado, quien está – como caimana en boca de caño – esperando la solución pacífica, democrática y constitucional, para verse en el espejo con la banda presidencial hecha en España.

¡SE COMPLICA “LA COSA” PARA VENEZUELA!

Miami 5 de diciembre de 2018
Robert Alonso

@RobAlonso “LA SAMPABLERA”

“LA SAMPABLERA”

Francisco Herrera Luque, a pesar de haber sido “ñangaroso”, fue mi novelista favorito venezolano. Afortunadamente tengo en mi exilio todas sus obras. Mi pasión era el estilo en que Pancho narraba sus “historias noveladas”: Boves, El Urugallo; En la Casa del Pez que Escupe el Agua; Los Amos del Valle; La Luna de Fausto; El Vuelo del Alcatraz… y, por supuesto: La Historia Fabulada (volúmenes I, II y III).

Herrera Luque, además de escritor, fue psiquiatra. Nació en la Caracas de 1927 y murió en esa misma ciudad poco antes de caer la noche en Venezuela: en 1991. Tuve el gusto de pasar con él una tarde frente a nuestra Cabaña 29 del club Playa Azul, en el litoral central de Venezuela.

Otro de mis personajes favoritos lo fue el actor, director, guionista y productor de cine: el norteamericano Orson Welles, quien había nacido en 1915 y fallecido en 1985, cuando había cumplido ya sus 70 años de edad.

El domingo 30 de octubre de 1938, Orson Welles estremeció a su audiencia radial norteamericana, con una producción impresionante, la cual pasó a la historia como “La Guerra de los Mundos” (“The War of the Worlds”, en inglés). Welles había adaptado para la radio una novela que Herbert George Wells había publicado, con el mismo título, en 1898.

La producción de Orson Welles, dirigida y narrada por él, salió al aire en vivo y en directo, en la noche de Halloween: el domingo 30 de octubre de 1938. ¡Fue aterrador! El episodio, además, se hizo famoso por demostrar el poder de los medios de comunicación, ya sea por que causó el pánico en su audiencia o por el fenómeno posterior de la creación del mito que millones de estadounidenses se asustaron con la invasión de extraterrestres.

Unos 47 años más tarde, intentando emular a Orson Welles, dirigí y escribí una serie para la televisión que se hiciera famosa en Venezuela, transmitida por RCTV, llamada “Lo Increíble”. Esa misma serie, con el nombre de “A Fondo”, la llevé a WAPA TV en Puerto Rico y de regreso a Venezuela, la continué en Venezolana de Televisión, titulada “Más Allá de la Comprensión”. A través de esos programas pude corroborar el poder de la comunicación social y sus medios. Fue una experiencia extraordinaria.

Manuel Juan Carvajal, el crítico de la TV y radio más “ácido” de la Venezuela de 1984 (hace 34 años), me honró con los comentarios que hoy les publico debajo de estas líneas. Carvajal, en mi ilusión juvenil (tenía yo, entonces, 34 añitos), me hizo sentir como el Orson Welles cubano-venezolano del momento. ¡Ja!

Hoy, pensando que me saldrá – más o menos bien – he querido repetir el estilo de Welles, salvando las distancias, con esta “obra” que he titulado: “LA SAMPABLERA”

EL NUEVO HERALD
Miami 12 de enero de 2019

Ante el descaro del gobierno de Nicolás Maduro de irrespetar la constitución bolivariana en el día de anteayer, 10 de enero, el pueblo de Venezuela comenzó a tomar las calles en las primeras horas del día. A golpe de las once de la mañana y de manera espontánea, muchos habitantes de la ciudad capital comenzaron a dejar sus vehículos automotores en medio de las vías: calles, avenidas y autopistas. El ejemplo fue seguido, de inmediato, por las grandes ciudades del país… Maracaibo, Valencia, Barquisimeto, Maracay, San Cristóbal, Cumaná, Carúpano, Ciudad Bolívar, etc. Ya para el mediodía, las mayores ciudades del país estaban total y absolutamente paralizadas por los vehículos que sus propietarios habían abandonado en las vías públicas, a sabiendas de que en pocos meses esos vehículos no tendrían valor alguno, debido a la falta de repuestos y de gasolina… tal como ha sucedido en todos y cada uno de los países ocupados por el comunismo internacional.

No se registró confrontación alguna. Los propietarios de los vehículos que sirvieron para esta monumental e histórica paralización de un país, abandonaron sus carros y se refugiaron en sus viviendas, también conocidas como “guarimbas”, ya que éste vocablo tiene el significado de “refugio” en uno de los dialectos ancestrales caribes de Venezuela. Hasta las avanzadas horas de la noche no se registraban bajas, mutilados ni detenidos. Las “fuerzas del orden” han sido incapaces de ejercer sus funciones, debido a que las vías públicas están totalmente bloqueadas por centenares de miles de carros que sus propietarios han abandonado, anárquicamente, en la mayoría de las calles, avenidas y autopistas del país.

Aprovechando la TOTAL Y ABSOLUTA paralización de estas ciudades, grupos de jóvenes anárquicos se han dado a la tarea de darles candela a las sedes que representan el poder del gobierno, tales como inmuebles pertenecientes al PSUV, alcaldías, ministerios, notarías, etc. Extraoficialmente se informó que la embajada y el consulado de Cuba están en llamas, como lo están los hoteles llamados “Alba”, en pleno corazón de Caracas y se habla de ataques contra otras embajadas de países “socialistas”, colaboradores del gobierno que ha destruido a Venezuela. El caos anárquico se ha extendido a las sedes de los partidos “opositores”, que han colaborado con el régimen, como Acción Democrática, COPEI, Un Nuevo Tiempo, Voluntad Popular, Primero Justicia, entre otros.

Hasta el momento se desconoce el paradero de muchos de los actores de la tragedia venezolana, entre los que podríamos mencionar a los altos funcionarios del gobierno, pero también a los representantes de lo que hoy llaman “La Falsa Oposición”: María Corina Machado, Henry Ramos Allup, Henrique Capriles Radonski, Leopoldo López, entre muchos otros que permanecían en Venezuela. Líderes de esa falsa oposición, como Antonio Ledezma y Julio Borges, entre otros, salvaron su integridad por haber abandonado Venezuela con anterioridad a este impresionante pandemónium.

Se desconocen los paraderos de los altísimos responsables directos de la tragedia venezolana, como Nicolás Maduro, Cilia Flores, Diosdado Cabello, Jorge y Delcy Rodríguez, Tareck El Aissami, Rafael Lacava, Vladimir Padrino López, Aristóbulo Istúriz, Tareck William Saab, Iris Varela y muchos otros. Se cree que no han podido abandonar Venezuela, debido a la imposibilidad de trasladarse a los aeropuertos, ya que todas las vías están trancadas y ni siquiera pueden transitar los pilotos afectos al gobierno, lo que nos recuerda cómo Milosevic, “El Carnicero de los Balcanes”, tuvo que entregarse a los tres días de haber comenzado en Serbia un “carrazo” bastante similar al que hoy vemos en Venezuela… ¡aunque no tan intenso! Milosevic fue enviado a La Haya y antes de ser condenado por haber masacrado a más de 600mil seres humanos, en lo que él llamó una “limpieza étnica”: ¡murió (o lo murieron) como una cucaracha en su celda!

El caos anárquico es indescriptible. Venezuela entera está en llamas. Los bomberos ni siquiera pueden llegar a sus estaciones y de llegar a ellas, los camiones cisternas no pueden recorrer las vías para aplacar los miles de fuegos, que ya para el anochecer se contaban por miles a lo largo y ancho del país.

Se desconoce al líder de esta sublevación. Es de suponer que la ciudadanía ha asumido lo que el Dr. Gene Sharp llamaba el “liderazgo colectivo” o “liderazgo compartido”, dado que la inmensa mayoría de los venezolanos ha entendido que ha sido engañada por esos que se llamaban “líderes opositores” y que ya está claro que eran cipayos del gobierno que engañaban a sus seguidores para anestesiarlos con falsas promesas, orientándolos hacia marchas inocuas, donde los ponían a tocar pitos y raca-racas… promoviendo “firmazos” y participación en falsos procesos electorales, a sabiendas de que todo estaba diseñado para el fraude, como se comprobó con las ya-famosas “actas traidoras”. Sin embargo, una organización, cuyo nombre no se ha dado a conocer, llamó a la redacción del Nuevo Herald para asegurar que en Venezuela tiene un contingente de miles de jóvenes venezolanos, dispuestos a prenderle candela a todas aquellas sedes de organismos, organizaciones, empresas y países que han colaborado – directa o indirectamente – con la destrucción sistemática de Venezuela, destruyendo millones de familias y el futuro de los jóvenes venezolanos.

La ciudadanía está a buen resguardo en sus respectivos hogares, en sus “guarimbas”. Se sabe que la gran mayoría de los venezolanos está armada, por lo que ni siquiera se puede apreciar motorizados de las bandas criminales, que en Venezuela llaman “colectivos”.

La Conferencia Episcopal ha lanzado un “grito de auxilio” a la comunidad internacional para que intervenga, humanitariamente, en Venezuela… a fin de ponerle fin a esta dramática situación jamás vista en país alguno, a lo largo y ancho de la historia de la humanidad. “Este es el resultado de casi 20 años de ignominia, de abuso, DE ENGAÑO y de opresión. El pueblo venezolano no tenía las armas para enfrentar al E.C.O. (Ejército Cubano de Ocupación), pero encontró el perfecto armamento para liberarse de los Castro: ¡sus carros!”, aseguró para las agencias internacionales de noticias el presidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela: Mons. José Luis Azuaje Ayala.

Esta crisis afectará – enormemente – los intereses de la región. Centenares de miles de venezolanos se están desplazando hacia los países fronterizos, Colombia y Brasil. Las autoridades de ambos países son incapaces de contener la impresionante avalancha de desplazados, debido a lo extenso del territorio fronterizo. Por otro lado, Estados Unidos contempla una gran distorsión de los precios del combustible, elevando el costo de la gasolina y del diesel a niveles históricos jamás imaginados… una distorsión que pudiera extenderse a nivel mundial.

La Lloyd de Londres anunció la inmediata anulación de todos sus seguros con navíos petroleros que toquen puertos venezolanos, por considerar que son “puertos inseguros”, lo que significa que de Venezuela no saldrá crudo hacia ningún país del globo terráqueo, sacando del mercado mundial el crudo que poco o mucho, sigue exportando – a duras penas – Venezuela.

Durante los últimos meses, los venezolanos les pedían a grito a los “americanos” que invadieran Venezuela, como invadieron Panamá y Grenada, para liberarlos de tan aberrante y destructivo sistema, pero no encontraron respuesta… a pesar del peligro que supone para la seguridad de EE.UU, un gobierno que financia al terrorismo internacional. Ante tal estado de indefensión, los venezolanos tomaron la decisión de sublevarse, a pesar del sacrificio que esa sublevación supone para todos y cada uno de los venezolanos que todavía viven en ese país.

Por otro lado, El Nuevo Herald pudo enterarse de que mañana 13 de enero, a primera hora, una comisión especial de seguridad internacional se reunirá en la ONU para tratar el impresionante problema de Venezuela y tomar medidas dirigidas a resolver tan grave crisis, a la que ya han bautizado como “LA SAMPABLERA”


Seguiremos informando…

Miami 30 de noviembre de 2018
Robert Alonso