.@RobAlonso RECORDANDO VIEJOS ESCRITOS…

RECORDANDO VIEJOS ESCRITOS…

Comment les Démocraties Finissent

El problema no es criticar por criticar. Nuestro ánimo es aportar la crítica constructiva donde entendemos se comete un importante error. Por ejemplo, ante nuestras propias narices está naciendo una corriente tan absurda como aquella en la cual nos quiere encasillar – uniformemente — la mayoría de nuestros políticos tradicionales. Ante lo peligroso e inconveniente de empeñarse obstinadamente en la teoría que asegura que aquí va a haber referendo revocatorio limpio y transparente, está floreciendo una corriente — radicalmente opuesta — la cual nos invita a convertirnos en soldados de infantería y con nuestras escopetas, chopos y machetes, salir a enfrentar a las Fuerzas Armadas entregadas al cartel extranjero que desde Cuba maneja Castro. ¡Ojalá pudiéramos!

Por ahí me salió un lector comparándome a Jean-Francois Revel, quien hizo de la crítica universal su deporte. Revel escribió “Italianos al Desnudo”, donde señalaba que los italianos jamás han ocupado un lugar prominente en sexualidad ni en cocina. Su obra “En France” (“En Francia”), indignó a los franceses al demostrarles su chovinista desconocimiento del resto del mundo. Para ponerle la tapa al pomo, en su libro “Ni Marx ni Jesús” provocó la irritación de los intelectuales izquierdistas de todo el mundo al proclamar que la única sociedad verdaderamente revolucionaria en la última parte del siglo XX no era la Unión Soviética, ni China, ni Cuba, ni Kampuchea… sino Estados Unidos.

Pero lejos de molestarme con la absurda comparación, el amigo lector lo que hizo fue elevarme el ego, pues Jean-Francois Revel fue un importante profesor de filosofía convertido en periodista, ex editorialista y director del prestigioso semanario L’Express, y además de hacer muchas travesuras literarias que le ayudaron a cosechar cualquier cantidad de enfurecidos críticos a lo largo y ancho del mundo intelectual (y no tan intelectual), escribió también un aleccionador y escalofriante libro titulado “Comment les Démocraties Finissent” (“Cómo Mueren Las Democracias”), una obra espectacular que si le cambiamos algunos eventos, países y protagonistas por otros, la pudiéramos reeditar para que encaje en la enajenada realidad de la Venezuela de hoy.

En una oportunidad el amigo Revel montó en cólera ante la apreciación generalizada de muchos “kremlinólogos” occidentales quienes aseguraban — solemnemente — que el entonces recién llegado al poder en la Unión Soviética, Yuri Andropov, era un hombre muy civilizado porque leía novelas norteamericanas y bebía güisqui escocés, por lo tanto estaba a punto de liberizar el sistema soviético. Revel recordaba entonces que a la muerte de Lenin, en 1924, los analistas políticos del occidente felicitaban al mundo porque el poder soviético quedaba en manos de un “pragmatista moderado”: ¡José Stalin!

La obra de Revel, “Comment les Démocraties Finissent” está llena de impresionantes ALERTAS. Tal vez en eso nos parecemos un poco… digo yo, modestia muy aparte. En su libro Revel decía que nada asegura que la democracia pudiera ser eterna, sobre todo si ella persiste en negarse a prestar atención a las lecciones de la historia y – sobre todo – si se continuaba confundiendo DESEOS con REALIDADES. No pongo en duda hoy que todos nosotros DESEEMOS participar en un referendo revocatorio que saque del poder al Sr. Chávez para poder hacerlo preso, enviarlo a La Haya, condenarlo por crímenes de lesa humanidad y guardarlo para siempre al lado del Sr. Milosevic, su colega en desmanes. Pero, ¿es una aspiración basada en la realidad?

Acepto absolutamente el sentimiento de rabia e impotencia de la gran mayoría de los venezolanos ante la agresión y humillación producida por una “potencia” extranjera de pacotilla que produce en nosotros el deseo de querer salir a las calles – hoy mismo – con un revolver en la mano a enfrentarnos a las tanquetas artilladas con cañones de 60mm. Pero, ¿podría cristalizarse ese sueño en una aceptable y factible realidad?

Revel advertía que por una combinación de ceguera y timidez, las democracias habían dejado — desde la Revolución rusa — que las dictaduras comunistas dispusieran todas las jugadas y fijaran la mayoría de las reglas en los asuntos internacionales. Vemos en Venezuela cómo el régimen CASTRO-COMUNISTA de los señores Chávez y Castro, dicta las pautas y fija las reglas en los asuntos políticos domésticos, al tiempo en que intenta y sueña con hacer lo propio más allá de las fronteras cubanas y venezolanas.

El Sr. Jimmy Carter se “cogió los dedos” con Leonid Brezhnev, a quien consideraba un pragmático amante de la paz y quedó dolorosamente sorprendido cuando ocupó Afganistán. El Presidente Carter hubiera DESEADO otra cosa muy diferente en torno a los acontecimientos que cambiaron al mundo; confundió DESEOS con REALIDADES. Tal vez no se hubiera llevado tal sorpresa, opinaba Revel, si hubiera recordado – por ejemplo – cómo en 1921 los soviéticos extinguieron la libertad de la joven república de Georgia en el Cáucaso, donde en una previa elección democrática los bolcheviques habían obtenido sólo 24,513 votos de un total de casi 900.000 emitidos. El Ejército Rojo, respondiendo a lo que llamó “los deseos de los georgianos”, invadió el país, ahogó en sangre la resistencia y anexó el territorio a la Unión Soviética. Algo muy similar sucedió en 1940 con las repúblicas bálticas… y todos estos desmanes se hicieron ante los ojos de la Liga de Las Naciones, representantes – entonces – de lo que hoy conocemos como la “comunidad internacional”.

Decía Revel que como las democracias habían desistido de desafiar a los soviéticos por haber invadido territorios, los comunistas de todas partes llegaron a considerar que cualquier cosa en el mundo no comunista era caza no vedada. Entre las reglas que según Revel los países democráticos aceptaban en mayor o menor grado, estaba aquella en la que los comunistas escogían el lugar y el momento de la confrontación, lo que les daba inmensas ventajas tácticas. Vemos en Venezuela cómo el Sr. Chávez nos prepara cada domingo – en su programa “Aló Presidente” – la agenda de la semana por venir, escogiendo el tema de discusión, entretenimiento y “guaraleo”, mientras nos mete cubanos del Batallón II de Infantería y envía jóvenes venezolanos a Cuba para ser entrenados en las técnicas de las “Brigadas de Acción Rápidas”, inteligencia, contra-inteligencia, tácticas de confrontación y defensa urbana, etc.

Decía Revel que Lenin, en una discusión un tanto agria con su canciller Chicherin, en 1922, le recordó que el Partido empleaba el pacifismo para desintegrar al enemigo, a la burguesía. Revel señalaba que nada era más grotesco que el repetido anhelo de los estadistas occidentales por creer a los dirigentes soviéticos cuando estos afirmaban estar ansiosos por lograr la paz, sin embargo, antes de comenzar cualquier negociación, se aseguraban siempre de pedirnos concesiones por delante — sin mencionar en absoluto las del lado comunista – para convencerlos de nuestra buena fe. Franklin Roosevelt cayó por inocente en las trampas de Stalin cuando en Yalta le dio al soviético lo que éste le pidió, con la infundada esperanza de que Stalin le daría algo a cambio. Ya vimos el papelazo en el cual culminó la llamada y costosísima “Mesa de Negociaciones” presidida por el Sr. César Gaviria y vemos hoy al Diputado Maduro hablar de paz como si se hubiese convertido, en la tarde de ayer, al evangelismo.

No obstante todas estas advertencias, aseguraba Revel que no había una necesidad objetiva de que las democracias mueran, puesto que éstas ofrecen a sus ciudadanos más comida, comodidades y oportunidades de realización personal que cualquier otro sistema de gobierno en la historia. Sentenció Revel – cual profecía – que aún con todos esos baches de ignorancia y errores, un sistema tan superior como la democracia prevalecería – al final — sobre el comunista… y fue así, salvo en países tan cavernícolas como Cuba y Corea.

Pero concluyo al igual que Revel. Si los venezolanos insistimos en malentender al CASTRO-COMUNISMO y negarle sus apetencias de imperialismo rojo… y dejamos que el bando contrario fije las reglas; seguimos soñando con pajaritos preñados, creyendo que con utópicos métodos electorales vamos a sacudirnos de este monstruo de diez mil cabezas o lo podemos hacer – fuera de “LA GUARIMBA” — con un chopo en la mano y cuatro perdigones calibre 16, nos estaremos colocando en la misma posición de los atenienses en el siglo IV a. de C.

Demóstenes, el gran orador, advertía constantemente a sus conciudadanos que el poderoso vecino de Atenas, Filipo II de Macedonia, no había creado un ejército formidable con fines netamente pacíficos. Les decía Demóstenes que la vigilancia eterna era el precio de su libertad.

Los atenienses de entonces escuchaban con cortesía, pero al cabo de pocos años se aburrieron de Demóstenes y de sus insistentes advertencias de ALERTAS sobre Filipo II. Era más cómodo creer en otros oradores – algunos de ellos pagados por el propio Filipo II y otros verdaderamente sinceros – que decían que el rey de Macedonia buscaba la paz universal… y lo siguieron creyendo hasta que Filipo II y su formidable ejército invadieron Atenas en el año 338 a. de C. Los atenienses no recobrarían la libertad sino 2170 años después.

Caracas, 19 de junio de 2003
Robert Alonso

El problema no es criticar por criticar. Nuestro ánimo es aportar la crítica constructiva donde entendemos se comete un importante error. Por ejemplo, ante nuestras propias narices está naciendo una corriente tan absurda como aquella…
INFOMEDIGLESIAS.BLOGSPOT.COM

.@RobAlonso “EL GUARALEO INTERNACIONAL”

“EL GUARALEO INTERNACIONAL”

Al pasar las décadas, un periodista hispano – Pablo Gato –
publicó un libro titulado “El Plan Hatuey”, basado en las declaraciones dadas a la CIA por el piloto castrista Rafael del Pino, “héroe de Bahía de Cochinos”, quien en 1987 se le escapó a Fidel Castro en una avioneta y aterrizó en Cayo Hueso, el punto continental más al sur de Estados Unidos.

El General del Pino (piloto estrella de los Castro por muchos años), reveló un plan a través del cual, en un escenario extremo, Fidel Castro ordenaría el envío de una avioneta artillada con un misil tierra-aire, que volaría a baja altura y le dispararía a la planta nuclear, Turkey Point, desde una distancia media de 45 millas. El ataque produciría centenares de miles de muertos y un desastre ecológico similar al ocurrido en Chernobyl, el 26 de abril de 1986. La isla de Cuba (los Castro incluidos), volaría en mil pedazos, por supuesto.

La planta nuclear de Turkey Point es propiedad de la “Florida Power Line”. Está ubicada en Homestead, a unos 40 kilómetros de Miami. Para el año 2010, en un área de 16 kms de la planta, vivían unos 160mil seres humanos y a unos 80 kms de ella, habitan poco menos de 3.5 millones. De haber una fuga, la nube nuclear podría llegar a Canadá.

Según el General del Pino, la amenaza de Castro de volar Turkey Point, sería la clave del por qué ningún presidente norteamericano ha ordenado la invasión a Cuba, isla que se encuentra a 90 millas de las costas de La Florida.

Decía mi abuela Carmelina, QEPD: “… quien puede lo mucho, puede lo poco…” Si el gobierno norteamericano está dispuesto a atacar al Imperio Castro-Estalinista en Venezuela: ¿por qué no descongelar el Capítulo III de la Ley Helms Burton de un solo plumazo presidencial?

Para el beneficio de mis lectores con corta memoria, o que no leyeron mi artículo sobre el Capítulo III de la Ley Helms Burton, les comentaré que se trata de una ley “burundanguera”, salvo en el capítulo tercero, según el cual – entre otras cosas – cualquier buque o aeronave que visite Cuba, no podrá atracar o aterrizar en Estados Unidos por un período demasiado prolongado.

Cuando los Castro analizaron ese capítulo, movieron sus piezas – principalmente en Europa – y lograron que el entonces-presidente Bill Clinton (quien firmó la mencionada ley, luego de haber sido aprobada por la Cámara de Representantes y el Senado), congelara el ahora-famoso Capítulo III (Chapter III).

Desde Clinton hasta Trump, todos los presidentes norteamericanos (Clinton, Bush, Obama y ahora Trump), han mantenido congelado ese capítulo, luego de una “inspección” llevada a cabo cada seis meses.

Descongelando el Capítulo III de la Ley Helms Burton, no haría falta invertir un solo dólar de los contribuyentes norteamericanos… no moriría un solo soldado norteamericano y el Imperio Castro-Estalinista caería en una semana, puesto que ninguna naviera, ni línea aérea de carga, estarían dispuestas a llevarle porquerías a Cuba, para luego no poder hacer lo mismo a territorio norteamericano. Descongelando el Capítulo III de la Ley Helms Burton, no solamente Trump liberaría a Antonio Ledesma y a Leopoldo López… liberaría a dos pueblos: ¡el cubano y el venezolano!

La Ley Helms Burton (Helms Burton Act), se promulgó el 12 de marzo de 1996 y desde entonces, el Imperio Castro-Estalinista se ha fortalecido enormemente, pues dicha ley es un “saludo a la bandera”… salvo el capítulo tercero.

“Quien hace lo mucho: hace lo poco”. ¿Por qué Trump, hace unas semanas, no fue capaz de descongelar el Capítulo III de la Ley Helms Burton? ¡Porque no está dispuesto a cambiar el orden establecido en la región! !Por eso! Además, él sabe que liberando a Cuba de los Castro, se libera a Venezuela del castro-estalinismo… y eso podría traer consecuencias tremendamente serias.

Venezuela no solamente les pertenece a Cuba y a los Castro. Quien crea eso, solamente conoce la punta del iceberg. Venezuela, desgraciadamente, les pertenece, además: a los rusos, a los chinos y a los iraníes. Trump sabe que puede jurungar la cadena, pero jamás se metería con el mono.

Algo más: ¡Venezuela, TAMBIÉN LES PERTENECE A LOS GRINGOS! Ya muchos no se acuerdan, pero un alto porcentaje de la explotación de la Plataforma Deltana, donde se encuentran los yacimientos de gas natural más grandes del planeta Tierra, lo explota la Chevron, empresa que le pertenece al Clan Bush. Ya muchos se olvidan que Chávez les otorgó esa concesión a los Bush (y a muchas otras empresas multinacionales), de manera ilegal, a dedo… sin contar con la aprobación de la entonces-asamblea.

http://comoseperdiointroduccion.blogspot.com/

Los venezolanos, primordialmente en el Sur de La Florida, se han convertido en una fuerza electoral impresionante y todo indica que esa fuerza se irá incrementando con los años. Hay que sembrar en la comunidad venezolana en esa región, para cosechar votos en un futuro no-muy lejano. Un excelente sembrador de ilusiones y de promesas es el joven político Marco Rubio, quien no descarta llegar a la Casa Blanca algún día… ¿con la ayuda de los venezolanos de La Florida y del resto de Estados Unidos? En consecuencia, el primero en sacarle punta a la tragedia venezolana ha sido, y será: el Senador Marco Rubio… de origen cubano, por cierto. Sin embargo, jamás lo hemos visto presionar, DESDE EL SENADO, para que los presidentes norteamericanos (Trump incluido), descongelen el Capítulo III de la Ley Helms Burton. ¿Por qué?

Hablando de cubanos. Yo, que soy cubano, me acuerdo cómo se emocionaban mis padres y sus amigos, cada vez que se producían eventos a través de los cuales, los gobernantes norteamericanos se aprovechaban para sembrar “fans” (fanáticos).

http://coraminasi.blogspot.com/

Hoy me llegó un video donde una vocera del vice-presidente norteamericano está advirtiendo que Estados Unidos no dejará solos a los venezolanos en su lucha por recuperar la libertad. Ese cuento es más viejo que “sentarse” agachado.

El 29 de diciembre de 1962 – a casi dos años de la traición (por parte del gobierno norteamericano de entonces) de Bahía de Cochinos – el presidente John F. Kennedy, acompañado de su joven y linda esposa Jacqueline, abarrotó el antiguo estadio del Orange Bowl, en Miami y SE CANSÓ de prometer libertad a los infelices, ilusos, ingenuos y nobles cubanos de entonces. De hecho, la Jacqueline se lanzó un emotivo discurso en español, que hizo llorar a decenas de miles:

https://www.youtube.com/watch?v=72z2025GyBE

John, siendo presidente de Estados Unidos, no solamente prometió luchar por la libertad de Cuba (hace hoy poco menos de 55 años). Kennedy prometió que la bandera de la Brigada 2506 (la brigada que invadió Cuba en abril de 1961), ondearía libremente en suelo cubano, antes de que él dejara la presidencia. Bueeeeeee… según todos sabemos hoy, Fidel Castro no lo dejó cumplir su promesa, porque se lo “echó al pico” antes de abandonar la Casa Blanca.

La bandera de la Brigada 2506, por cierto, tuvo que ser recuperada por un bufete de abogados, ya que el gobierno norteamericano se negaba a entregarla para que ondeara en el Museo de La Brigada 2506, en la llamada “Sagüecera” (South West) de la Pequeña Habana, en el corazón de Miami.

https://www.youtube.com/watch?v=bgWRxNUR494

Hoy, a casi 55 años de aquel discurso que guaraleó al exilio histórico cubano, escuchamos otro… no tan radical, de boca de una empleada de la Casa Blanca:

https://www.youtube.com/watch?v=n0YnCS9qzQU

A lo largo de mi apostolado de alertas al pueblo venezolano, que comenzó en 1985 (hace 32 años), me han atacado duramente al preguntarme por qué los venezolanos deben escuchar a un cubano, cuando los cubanos no han podido liberar a Cuba del mismo enemigo que ha venido depredando y destruyendo a Venezuela, durante casi ya dos décadas.

Bueno. Mi respuesta ha sido siempre la misma. Los cubanos somos “doctores en fracasos”. Si alguien sabe de fracasos, frente al Imperio Castro-Estalinista, somos los cubanos. He intentado ALERTAR a los venezolanos, para que no fracasen frente al mismo enemigo… aunque mejorado y corregido, gracias a nuevas experiencias y los años transcurridos.

Los venezolanos acaban de entrar en la etapa del “Guaraleo Internacional”. En esta etapa pueden pasar décadas. Es una muy-cruel etapa en la que el grueso del pueblo se sentará a ver cómo los norteamericanos llegan a liberarlos. ¡Hasta las ranas podrán echar más pelos que El Náufrago de Quino!

Miami 2 de agosto de 2017
Robert Alonso

.@RobAlonso ¿CONOCES A TU ENEMIGO?

¿CONOCES A TU ENEMIGO?

Las guerras tradicionales son brutas. Claro que existe la estrategia, pero éstas se basan en la fuerza bruta. Por supuesto, los informes de inteligencia constituyen un elemento sumamente importante para lograr la victoria, pero al final del día, es la fuerza bruta lo que cuenta.

En las guerras modernas, guerras desiguales o “guerras asimétricas”, la historia es totalmente distinta. Gana la parte que emplee mejor el cerebro. Sin embargo, para diseñar una estrategia adecuada, dentro de una ¨guerra asimétrica”, el factor principal es el conocimiento que se tenga del enemigo y saber, exactamente, cuáles son nuestras limitaciones.

La llamada “comunidad internacional” (los países del Primer Mundo o “mundo industrializado”), apoyará a quien levante el teléfono en el palacio de gobierno de un país gobernado por una tiranía, indistintamente del grado de crueldad o genocidio del tirano… a menos que se dé uno de dos escenarios, o ambos escenarios a la vez.

El primer escenario sería que la tiranía en cuestión esté afectando los intereses de la región… o de algún país del llamado “Primer Mundo”. El segundo escenario sería que en esa tiranía hubiera un líder verdaderamente-opositor que estuviera a punto de hacerse con el poder.

Una muestra del primer escenario es el producido por el sandinismo en la región centro-americana, con el desplazamiento desmedido de ciudadanos nicaragüenses hacia países vecinos, como Honduras, El Salvador y Costa Rica… lo que generó, con el apoyo internacional, la Guerra de Los Contra, que duró 10 años.

Una muestra del segundo escenario es el producido durante “la guerra” en Cuba de los Castro contra Batista. Cuando el gobierno de Eisenhower vio que Fidel lograría la victoria en un breve lapso de tiempo, le quitó el apoyo a Batista y se lo dió a Castro.

Ninguno de esos dos escenarios se puede aplicar a la Venezuela actual. Veremos “guapería” de muchos países en contra del régimen de los Castro en la patria de Bolívar, pero todo eso es para “engañar al público”. Una muestra de ese descarado engaño es el recién decreto de Trump, congelándole a Maduro sus “cuentas privadas” (personales) que (supuestamente) tiene en EE.UU., cuando Trump, Raimundo… y todo el mundo saben que el socotroco colombo-venezolano no tiene cuentas en el Imperio Mesmo… y, de paso, ningún norteamericano (que no sea uno que otro narco), hace negocios privados con el “presidente” venezolano.

Pero más allá de esas pequeñeces sin importancia, hay que conocer al enemigo.

Siomi, “La Guarimbera Mayor” y quien les escribe, nos casamos (por la iglesia) en octubre de 1974. Nuestra Luna de Miel comenzó en New Orleans, siguió en San Diego (California), continuó a través de varias ciudades del Estado de Washington, para subir hasta Edmonton, en la provincia de Alberta en Canadá. De ahí comenzamos a bajar hasta Nueva York y de La Gran Manzana aterrizamos en Atlanta, Georgia… para culminar nuestro viaje en La Sagüecera de Miami.

Estando en Atlanta, coincidimos con la pelea Muhammad Alí (Cassius Clay) Vs. George Foreman, por el título mundial de los pesos pesados. La contienda se dió en Zaire y fue transmitida en circuito cerrado a lo largo y ancho de Estados Unidos. Siomi y yo compramos los boletos en lo que sería “el poliedro” de Atlanta y asistimos a ese magno evento deportivo mundial.

La mayor parte de la pelea fue bastante fastidiosa. Muchos de los que estaban viéndola desde sus sillas en “el poliedro” de Atlanta, se levantaron y se fueron furiosos. Alí no lanzaba puños… solo unos de vez en cuando, como por no dejar. El 95% de la pelea lo pasó Alí en las cuerdas, recibiendo puñetazos de Foreman. El público abucheaba la pasividad de Alí, de 32 años, frente a un muchacho – Foreman – de 25, quien… para entonces, era el campeón mundial de la máxima categoría de los pesos.

De repente, a los 2:58 minutos del 8vo round, cuando ya su contendor no daba más del cansancio, Alí le soltó un derechazo a Foreman que lo llevó a la lona. Hasta ahí llegó George.

Muhammad Alí, posiblemente el mayor boxeador profesional de todos los tiempos, había escogido una estrategia, basándose en el conocimiento que tenía de su contendor, George Foreman.

Alí sabía que Foreman se cansaba cuando sus oponentes dejaban que lanzara puñetazos. Escogió, Alí, la estrategia de cansar a Foreman, a costa de recibir cualquier cantidad de peligrosos “piñazos”. Sabía que era un riesgo, pero para ganar: ¡hay que arriesgar!

Fue así como Muhammad Alí recuperó, luego de haber estado casi 4 años fuera del cuadrilátero… y de un breve retorno a las cuerdas, el título de campeón mundial de todos los pesos.

Es IMPERATIVO que los venezolanos conozcan a su enemigo, el castro-estalinismo internacional… y que escojan una estrategia adecuada, de cara a la “guerra asimétrica”. Marchando, votando, lanzando piedras tras escudos de latón, no lograrán otra cosa que incrementar la triste lista de muertos y la gran depresión colectiva que hoy destruye la moral de millones de seres humanos que ya no pueden más.

Es hora de pasar al retiro a los fulanos agentes de la perniciosa, traidora y MISERABLE falsa oposición, para darle luz verde al liderazgo compartido o “liderazgo colectivo”, bajo los verdaderos postulados de la resistencia cívica.

Otra cosa sería, como hubiera dicho CAP: “auto-suicidio generalizado y sostenido”.

Miami 1ro de agosto de 2017
Robert Alonso

** NO COPYRIGHT INFRINGEMENT INTENDED ** Follow me on Facebook – https://www.facebook.com/jeffjacksonbestboxing/Support me on Patreon – https://www.patreon.

LA “OPOSICIÓN” QUEDÓ SUB-CAMPEONA

LA OPOSICIÓN QUEDÓ SUB-CAMPEONA

Durante aquella locura de la Guerra de Las Malvinas, me encontraba en Argentina. Acababa de regresar de Comodoro Rivadavia, donde llegaban los marineros y aviadores argentinos abatidos por la insuperable fuerza militar británica. Era más que evidente que Argentina estaba ya liquidada, sin embargo, al llegar al aeropuerto de Buenos Aires, se respiraba un aire de triunfalismo INENTENDIBLE. Al final del cuento, los argentinos quedaron sub-campeones.

Hoy, abriendo mi correo, Twitter y Facebook, regresé a la época de aquella guerra – Argentina Vs. Gran Bretaña -, al leer algunos mensajes de triunfalismo enviados, sabrá Dios, por quién… o quiénes.

La peor medicina para los venezolanos, en estos momentos que vive el sufrido y DERROTADO pueblo de Venezuela, es el triunfalismo. Siempre he dicho que jamás seré ni pesimista ni optimista, pues ambos son sentimientos INFUNDADOS. Lo que indica la lógica es ser REALISTA. La realidad es que entre el chavo-madurismo-castrismo declarado y esa falsa oposición congregada en La MUD, los han montado en la olla. Jamás han estado peor, desde que los Castro montaron a Hugo Chávez en Miraflores. El escenario no puede ser MÁS ADVERSO. La palamentazón ha provenido desde todos los flancos posibles. NO hay nada que celebrar. Ni siquiera podrán decir que “… lo buen que tiene esto, es lo malo que se está poniendo”.

NO son pocos aquellos que piensan que “a mal tiempo, buena cara”. No son pocos aquellos que piensan que lo mejor para los venezolanos es darles un poco de “optimismo”, aunque sea en forma de humo ante una fuerte ventolera. Pero otros son perversos. Otros saben que generar falsas esperanzas, en estos momentos tan, pero tan críticos, sería cuchillo para las gargantas de cada venezolano, cuando comiencen, poco a poco, a caerse de sus camas y despierten.

Ojo… no todo el mundo puede soportar el realismo. Quienes menos soportan el realismo son los cobardes. Si tildamos de cobarde al pueblo venezolano, decirles la verdad no ayudaría en lo más mínimo. Por el contrario, si – en efecto – el pueblo venezolano ES mayoritariamente cobarde, no habrá nada adecuado que decir, sugerir o hacer… más allá de sugerirles que apaguen la luz y arranquen con la cabuya en la pata.

No sé. Tal vez fue mi crianza o mis experiencias de joven. La mayor de ellas, que vienen al caso hoy, la publiqué en el siguiente capítulo de mi libro “Cómo se Perdió Venezuela”:

http://comoseperdio12.blogspot.com/

Son dos las sugerencias que les puedo regalar a mis lectores venezolanos, que hoy – más que nunca – se habrán dado cuenta de que mis advertencias, desgraciadamente, han estado bien fundadas, a lo largo de este apostolado de alertas que comencé en el año 1989.

1. Manden a la mierda a la MUD y a los “muderos” lo antes posible.

2. Dejen el triunfalismo y pongan los pies firmes sobre la tierra.

La única esperanza que les queda hoy, está reflejada en aquella poesía anónima que solía recitar La Abuela Carmelina, cuando uno creía que podía mantenerse en la cima, eternamente y sin mayores esfuerzos:

“Esta vida es un relajo en forma de gallinero… y aquel que sube primero, se hace pupú en los de abajo. Pero si se sube un pavo, de peso no-muy ligero, puede que se rompa el gajo y, entonces, se irá al carajo: ¡aquel que subió primero!”

Miami 31 de julio de 2017
Robert Alonso

En 1966 mis padres me enviaron a estudiar al pequeño pueblo de Deer Park, en el estado de Washington, en Estados Unidos. Un pueblo de 3mil habitantes cuya escuela secundaria (high school) tenía el peor equipo de fútbol “americano” del noreste de ese estado. Hacía una década que no ganaba un solo jue…
COMOSEPERDIO12.BLOGSPOT.COM

“¡AL FREÍR SERÁ EL MORIR…!”

 

“¡AL FREÍR SERÁ EL MORIR…!”

Hasta El Bobo de la Yuca hubiera podido pronosticar “los resultados” de esa “consulta comicial”, llevada a cabo en el día de ayer, para elegir a los candidatos de la llamada “prostituyente” en Venezuela. No había que ser un analista con experiencia para haber determinado que el régimen anunciaría unos resultados que no fuesen ni tan calvos ni con dos pelucas, pero siempre por encima de los anunciados por los administradores de aquello que mentaron “plebiscito de papel cebolla”, los cipayos de la falsa oposición.

“Te engañe-te engañé¨, diría mi abuela Carmelina, QEPD, frente al engaño de “ambas” partes, pues ni la oposición sacó la esmirriada cifra de poco más de 7 millones, ni el régimen sacó la descarada y exagerada cifra de más de 8 millones. ¡Ambas partes dieron riendas sueltas al más vil y miserable engaño!

La Abuela Carmelina, QEPD, nos contaba la historia de dos gallegos. Uno, era dueño de una burra con la columna vertebral fracturada, de tanto cargar peso. El otro, tenía un latón lleno de manteca rancia. Ambos decidieron, el mismo día, deshacerse de sus malogrados bienes en el mercado del pueblo.

Camino hacia el mercado, ambos gallegos se encontraron en una encrucijada y decidieron intercambiar sus activos, para ahorrarse el tedioso y largo viaje al pueblo.

Cuando regresaban a sus respectivas casas, el antiguo dueño de la burra se dijo para sí: “¡… al montar, será el llorar…!” Por su lado, el antiguo dueño de la manteca rancia, se dijo para sí: “¡… al freír, será el morir!” Ambos se engañaron.

Sin embargo, en el caso de Venezuela y en torno a esas maromas que conocimos con los remoquetes de “plebiscito de papel cebolla” y “la consulta por la prostituyente”, el único engañado resultó ser ese pueblo compuesto por nobles, infelices e ingenuos venezolanos.

Bien lo advirtió Simón Bolívar el 15 de febrero de 1819, en su discurso ante la inauguración del Congreso de Angostura: “… por el engaño nos han dominado más que por la fuerza…” Y es que hasta el día de ayer, 30 de julio de 2017, los representantes de ambos bandos de venezolanos, han dominado a ese pueblo, más que por la fuerza: ¡por la vía del engaño más miserable!

Ahí tienen, los venezolanos, el resultado de haber votado, cual enajenados mentales, en más de 20 farsas electorales, comenzando por aquella, en el año 2000, cuando el gato de Francisco Arias Cárdenas se hizo pasar por liebre.

¿Y ahora qué?

Ahora tendrán que bailar pegado con los bailarines de Guanabacoa. Tendrán que aprender a comer piltrafa, si no quieren morir arponeados. El pueblo que siembra vientos, no puede cosechar otra cosa que no sean tempestades. El que siembra su maíz: ¡que se coma su pilón! A quien le guste la ñema: ¡que aguante el cacarequeo! ¿No querían caldo? ¡Tres tazas!

¿Y la “Comunidad Internacional”? ¡Bien, gracias! Esa “comunidad”, por más que diga otra cosa… como para engañar el público, seguirá apoyando a quien levante el teléfono en Miraflores… lamentablemente. Así es el mundo. Si cambiásemos al mundo por excremento, pupú o caca de perro: ¡perderíamos, irremediable y miserablemente, el envase!

A partir de hoy, el genocidio será “constitucional”. Habrá muertos como pa’tirar pa’rriba… por un ratico, hasta que – como hubiera dicho en vida el sátrapa de Joselo – “el pueblo se deje deso”. La Máscara será el líder de los socotrocos, dentro de la ANC. La farsa se hará tan vieja que a nadie va a sorprender ya. El bolívar tendrá el valor de una cáscara de plátano y los venezolanos, todos, terminarán comiendo de lo que pica el pollo.

¿Y qué querían? ¿En realidad pensaron que liberarían a Venezuela del castro-estalinismo internacional votando, marchando y tirando piedras, unos cuantos, detrás de un escudo de latón?

Ya lo dijo José Martí: “… la libertad es costosa. Debemos estar todos dispuestos a pagar su alto precio: ¡o a acostumbrarnos a vivir sin ella!”

31 de julio de 2017 – “El Día Después”

Robert Alonso

“EL LLEGADERO”

“EL LLEGADERO”

Cuando se siente que se ha llegado al final del camino, los venezolanos suelen decir que “han llegado al llegadero”… que “se acabó el pan de piquito”. Los cubanos solían decir: “…al carajo, albañiles, ¡que se acabó la mezcla!”

Los venezolanos que quedan – “por ahora” – en Venezuela: ¡LLEGARON AL LLEGADERO! Se les acabó el pan de piquito! De aquí para abajo es “jalar machete y escardilla, bajo el ardiente sol caribeño del mediodía. ¡Que Dios los ampare a todos!

¿Qué querían? ¿Petróleo? Muchos nos cansamos de advertir lo que, al final, comienza a terminar hoy 30 de julio de 2017. De aquí en adelante, Venezuela será otra… “¡constitucionalmente!” Como muy bien hubiera asegurado mi suegra, Siomara, QEPD: “no era nada lo del ojo… ¡y lo llevaba en la mano!”

A esos millones de venezolanos que dieron muestras de gustarles la ñema: ¡tendrán que aguantar el cacaraqueo eterno!

Mucho que se les dijo que dejaran de votar como unos enajenados mentales. Se les dijo que las marchas y las denuncias eran REACCIONES DEFENSIVAS, que lejos de beneficiar: ¡perjudican! Que las REACCIONES DEFENSIVAS, al final del día, generan e incrementan la depresión colectiva. Que ese garabato que mientan MUD era la “quinta columna” del régimen de los Castro en Venezuela. Pero no. Al parecer es cierto lo que dicen por ahí que nadie (ningún pueblo) escarmienta en cabeza ajena. Ahora la cabeza es Venezuela. Vamos a ver si escarmientan, a la dura.

Los venezolanos verán, por fin… lo que significa, para los Castro, el VERDADERO presidio político. Se derrumbarán hospitales y escuelas… pero se construirán centenares de prisiones. Los venezolanos verán lo que es morir, “constitucionalmente”, sea en el paredón de fusilamiento, como en cada esquina de ese triste y destruido país. Añorarán los tiempos en que el régimen asesinaba, solamente, un muchacho por día. Millones de venezolanos se lanzarán al exilio, así sea para limpiar pisos de asilos de ancianos.

Al pueblo venezolano lo fueron acomodando como acomoda el torero al miura, llevándolo hacia la pica a punta de verónicas. Los toreros “políticos” venezolanos, emplearon la capota del engaño, dando pases electorales, invitando al pueblo a marchas estériles repletas de ilusos. Al final del tercio, cuando los venezolanos vinieron a ver, tenían encima la pica de esta constituyuente que comenzará mañana lunes, 31 de julio de 2017: un día para recordar en la historia.

Muchos, entre quienes se contaba al tristemente-célebre Grl. Baduel (el de “Patria, Socialismo o Muerte”), se cansaron de sugerir una constituyente, como solución a todos los problemas de Venezuela, afilando así el cuchillo para las gargantas de todos y cada uno de los venezolanos.

Luego, entre morisquetas y morisquetas, los cipayos de la MUD prepararon una especie de “plebiscito” tan endeble que resultó ser de papel cebolla, a través del cual se podían leer la traición y el engaño, sin necesidad de lentes para la presbicia. Millones y millones de venezolanos cayeron en esa trampa y “cumplieron con la misión” de darle al régimen la cifra de 7.6 millones de electores “duros”, en contra de “la revolución”, en un supuesto universo de electores de casi 20 millones… cifra aceptada por “ambas partes”.

Emulando al sistema electoral norteamericano, desde ayer sábado comenzaron las “votaciones adelantadas”. Dicen que El Poliedro de Caracas se llenó de votantes. Hoy domingo no sabremos, a ciencia cierta, cuántos venezolanos votarán en los comicios para la constituyente, porque ya la MUD convocó al pueblo a las calles y si todo el mundo está (convenientemente para el régimen) en las calles, no sabremos cuántos de ellos protestan o votan.

El régimen cuenta con poco más de 3 millones de empleados públicos, que si no salen a votar los raspan. Además, los Castro tienen un colchón de, por lo menos, 1.5 millón de electores chimbos, fantasmas, INEXISTENTES… aceptado en aquello que bautizamos “Acta de la Traición No. I”, a través de la cual, tanto la MUD como el PSUV-CNE, aceptaron que el abultamiento del padrón electoral en más de 1.5 millón de electores inexistentes no incidirían, negativamente, en los resultados de cualquier consulta electoral.

www.archivosemanal.com/miedo

Si a los empleados públicos les sumamos los electores fantasmas, INEXISTENTES, aceptados por La MUD, el régimen pudo arrancar la consulta – que comenzó ayer – con 4.5 millones de votos. Superar los 7.6 millones que, según los falsos opositores, votaron el 16J, sería más fácil que pelar mandarinas con las uñas largas, especialmente si se cuenta con la DESCARADA Y MISERABLE complicidad de “los mudos”.

En la Cuba de 1976, luego de 17 años de ignominia castro-estalinista, los Castro redactaron una nueva constitución.

http://pdba.georgetown.edu/Constitutions/Cuba/cuba1976.html

Se podrán jugar sus vidas y las de todos sus familiares, que la que saldrá del horno de esta constituyente bolivariana, será –
casi – una copia al carbón (aumentada y corregida) de la que publicaron los Castro hace ya 40 largos y eternos años. Vayan y lean el “Preámbulo” de la constitución de los Castro. Corroborarán que dice así:

“NOSOTROS, CIUDADANOS CUBANOS, herederos y continuadores del trabajo creador y de las tradiciones de combatividad, firmeza, heroísmo y sacrificio forjadas por nuestros antecesores: por los aborígenes que prefirieron el exterminio a la sumisión; por los esclavos que se rebelaron contra sus amos; por lo que despertaron la conciencia nacional y el ansia cubana de patria y libertad; por los patriotas que en 1868 iniciaron las guerras de independencia contra el colonialismo español y los que en el último impulso de 1895 las llevaron a la victoria de 1898, victoria arrebatada por la intervención y ocupación militar de imperialismo yanqui; por los obreros, campesinos, estudiantes e intelectuales que lucharon durante más de cincuenta años contra el dominio imperialista, la corrupción política, la falta de derechos y libertades populares, el desempleo y la explotación impuesta por capitalistas y terratenientes; por los que promovieron, integraron y desarrollaron las primeras organizaciones de obreros y de campesinos, difundieron las ideas socialistas y fundaron los primeros movimientos marxista y marxista-leninista; por los integrantes de la vanguardia de la generación del centenario del natalicio de Martí que nutridos por su magisterio nos condujeron a la victoria revolucionaria de Enero…”

Seguro estoy que verán en la nueva constitución “bolivariana” algo similar a lo redactado en el Art. 66 de la “constitución martiana”: “Los órganos del Estado se integran, funcionan y desarrollan su actividad sobre la base de los principios de la democracia socialista, la unidad de poder y el centralismo democrático, los cuales se manifiestan en las formas siguientes…”

En Venezuela dejará de existir la “propiedad privada”, para darle paso a eso que los Castro llaman “propiedad socialista”, según vemos en los artículos 14 y 15 de la constitución cubana del 76: “En la república de Cuba rige el sistema socialista de economía basada en la propiedad socialista de todo el pueblo sobre los medios de producción y en la explotación del hombre.”

La esclavitud se hará constitucional, como vemos en la constitución cubana del 76, en su artículo 44, numeral tercero: “Se reconoce el trabajo voluntario, no remunerado, realizado en beneficio de toda la sociedad, en las actividades industriales, agrícolas, técnicas, artísticas y de servicio, como formador de la conciencia comunista de nuestro pueblo.” Ya verán como los van a “voluntariar” para que vayan a cortar caña en los cañaverales de Cuba, algo que – particularmente yo – he venido advirtiendo desde hace muchos años.

Mientras tanto, no les queda otra que “apretar aquello”. Hasta el más lerdo de los venezolanos se dará cuenta mañana lunes 31 de julio (de 2017), que fueron engañados, MISERABLEMENTE Y SIN VASELINA, por esos sujetos que pertenecían a la Coordinadora Democrática, a la que luego le cambiaron el remoquete por “LA MUD”. Fueron como torombolos a votar el 16J: ¿y qué lograron? ¿La fulana Asamblea Nacional Bolivariana les respondió? Ajá… nombraron nuevos “magistrados”: ¿y? ¿Dónde están que no los veo? ¿El las puertas del liceo y hablando con Timoteo? Destituyeron al infeliz de Maduro: ¿y?

Puro guaraleo… puro engaño. Bueno… al menos “hicieron algo”, como algo haría el médico que le manda aspirinas a un enfermo de dengue hemorrágico.

Al menos habrá una buena noticia para millones y millones de venezolanos: ¡no serán molestado jamás por La Guarimba Libertaria! Lo más probable que esa estrategia será proscrita, CONSTITUCIONALMENTE, como sucedió en Nicaragua, donde quien tranque una vía, es sentenciado a 30 años de prisión, sin derecho a beneficios. ¡Se salvaron los vecinos! Domingo Alberto Rangel (hijo), podrá dormir tranquilo: ¡no más “guarimbas”!

En la tarde de ayer sábado (29 de julio de 2017), salió Julio Borges, al lado de la Maricori Machado y delante de una cuerda de mequetrefes, torombolos, socotrocos y mentecatos, anunciando – para hoy domingo – un “Día de Protesta Patriótica”. ¿La última pataleta del ahogado?

Julio Borges, quien aseguró que la prioridad no era salir de Maduro (de los Castro en Venezuela), aseguró ayer con descaro que “la lucha ha dado sus frutos”. ¿Cuáles frutos? ¿Cientos de jóvenes muertos desde el año 2002 a la fecha? ¿Un país IMPUNEMENTE depredado y destruido por los cubanos castristas que operan desde el Hotel Alba, el verdadero centro de poder político y militar en Venezuela? ¿Un pueblo en total desesperanza y depresión? ¿Millones de venezolanos desparramados por el mundo, cual gitanos sin rumbo? ¿Una pobreza crítica generalizada entre los venezolanos? ¿Un país sin recursos, alimentos ni medicinas? ¿Una Venezuela tomada, abiertamente, por el narco-tráfico internacional? ¿El hampa desbordada? ¿La tasa cambiaria a Bs. 10,389,79 por dólar? ¿Una asamblea nacional equivalente al Departamento de Asuntos Sin Importancia de cualquier empresa en vías de desaparición? ¿Una Venezuela saqueada y ocupada por chinos, rusos, iraníes,
nicas y cubanos? ¿Millones de jóvenes venezolanos sin futuro alguno? ¿Una corrupción exacerbada y galopante jamás vista en uno de los países genéticamente más corruptos del planeta, desde la época de la colonia española? ¿Unas fuerzas armadas nacionales al servicios de los Castro? ¿Esos son los frutos que alega ver Borges?

“Ceja e’mulo”, en su intervención de ayer… casi por cadena nacional y sin que luego le tocaran un solo pelo de su calva, aseguró que el régimen no se saldrá hoy (domingo 30 de julio) con la suya. ¿Será socotroco… o descarado? ¡El régimen ya se salió con la suya desde que los Castro colocaron, con la ayuda de los votos de muchos venezolanos, a Chávez en Miraflores! Hasta El Bobo de la Yuca lo sabe.

Dijo Borges, alias “Ceja e’mulo”, que la Asamblea Nacional (bolivariana) seguirá sancionando. ¿Sancionando? Más bien: ¡guaraleando! Alegó, además, que la comunidad internacional seguirá ejerciendo presión sobre el régimen de los Castro en Venezuela. ¿Presión? ¿Cuál presión?

Pero, no se lo pierdan. Borges insistió en la vía electoral. Definitivamente para él y para los cipayos de la fulana MUD, los venezolanos son ANORMALOS e IMBÉCILOS.

Miami 30 de julio de 2017
Robert Alonso

@RobAlonso LO QUE ES IGUAL: ¡NO ES TRAMPA!

LO QUE ES IGUAL: ¡NO ES TRAMPA!

Se dice que lo que es igual, no es trampa… o que la salsa que es buena para el pavo, es buena para la pava. Eso podría, perfectamente bien, alegar el régimen de los Castro para justificar el soberano EMBUSTE que pondrán a decir a la “sufrida” Tibisay Lucena, en la noche de mañana domingo, cuando lea “los resultados” de la “consulta” electoral para elegir a los miembros de ese garabato que mientan “constituyente”, entre quienes se encontrará el pintoresco Antonio León, alias “La Máscara”.

https://www.youtube.com/watch?v=pbCVBxLwwvE

Cuando los cipayos de la MUD y demás organizaciones que participaron en aquel fulano “plebiscito de papel cebolla” del 16 del corriente mes de julio (2017) decidieron llevar a cabo una consulta al garete y de manera festinada, estaban sentando las bases para que el régimen castro-estalinista que impera en Venezuela pudiese hacer lo mismo, para luego alegar que “lo que es igual: ¡no es trampa!”

Para la consulta del 16J, como sucederá para la consulta de mañana, no hubo cuadernos electorales. Cualquiera se podía presentar, en cualquier “centro soberano” y “votar”. Se podía votar mil veces, porque no imperaba control alguno. Todo era, vamos a decirlo así: ¡por la izquierda!

Ese “libertinaje” en el proceso del 16J, no le pareció muy malo al régimen de los Castro en Venezuela. ¿Será que ellos estaban pensando hacer lo mismo en “la consulta” de mañana? Ya la “pobre” Tiby anunció que los venezolanos pueden votar en cualquier centro electoral. ¡El vivapepaje será apoteósico!

El régimen no cuestionó, para nada, los 7.6 millones que alegaron “los opositores” como resultado electoral de la maroma del 16J. Mañana en la noche, esos organizadores del evento del 16J, posiblemente no cuestionarán los resultados que anuncie el CNE sobre la maroma del 30J. Ahí se aplica aquello que asegura que lo que es igual, no es trampa… o que la salsa que es buena para el pavo, es buena para la pava.

No crean que fue un error de los líderes de “la oposición”. Nadie puede ser tan ANORMALO. Llevar a cabo unos comicios al garete, por la calle del medio… votando en las nubes y con un lápiz de agua, sentaba las bases para que “los soberanos” hicieran exactamente igual. ¡Y eso es lo que harán! Ya La Tiby lo anunció: ¡podrán votar donde quiera que los agarre la noche… o el día! ¡Éramos pocos… y parió la abuela!

El régimen (cipayos de la falsa oposición incluidos), fueron montando en la olla… y sin vaselina, a millones y millones de venezolanos. Con la apoteósica participación, de mucho más que esos 7.6 millones obedientemente reportados, se sentaron las bases para el mayor engaño electoral de mañana, dentro de la mayor farsa electoral jamás imaginada por el pueblo venezolano.

Los cipayos de la falsa oposición y el CNE saben, de sobra, que en el padrón electoral venezolano NO EXISTE la catarata de posibles electores que ambos bandos alegan y aceptan. A partir de septiembre de 2012, al menos nos enteramos – más allá de toda duda – que en ese padrón electoral hay, en el mejor de los casos, un poco más de millón y medio de electores chimbos… fantasmas: ¡inexistentes! Esos “electores virtuales”, en su totalidad, irán a votar mañana, aprovechando que sus nombres y cédulas (inexistentes) no estarán registradas en cuaderno alguna. Será un paseo por el prado, en una tarde de primavera… un “soplar y hacer botellas”.

www.archivosemanal.com/miedo
http://informerevocatorio.blogspot.com/
http://estudiodelaucv.blogspot.com/

Mañana se sabrá que en lugar de comer gallina, el pueblo de Venezuela, en general: ¡terminará muriendo arponeado!

Miami 29 de julio de 2017
Robert Alonso

Por Freddy Malpica (Ing. Mecánico, Ex-Rector USB) – Horacio Velasco (Ing. de Sistema, USB) – Isabelia Martín (Prof. Titular Física Matemática, USB)
INFORMEREVOCATORIO.BLOGSPOT.COM